Categorías
Contratapa Página/12 Política internacional

Desquicio: Las torres gemelas de Trump

El hombre retacón y fornido portaba un fusil de guerra. Lo llevaba de costado, como indica la ley. En el porche de su mansión de Missouri, iba dos pasos hacia allá y dos hacia acá, mostrando su metralleta a los manifestantes negros que pasaban por su calle. No iban hacia su casa, sólo pasaban. Su mujer, alta, rubia, robusta, en calzas deportivas, llevaba su arma corta, tan femenina al lado del falo de metal de su marido, en su mano derecha. Con la otra mano la tocaba mientras, como él, miraba pasar a los negros. La mansión era increíble. Un palacete de piedra rodeado de árboles moldeados a lo Versalles. Ver la escena daba escalofríos. Y Donald Trump la retwitteó para eso, para dar escalofríos. Lo que se veía era el mensaje del presidente a sus seguidores

Categorías
Contratapa Página/12 Opinión

Racismo

El de este año no fue un 16 de junio más para recordar el bombardeo a la Plaza de Mayo. Esta vez estuvo atravesado por la politización de la pandemia, que en el fondo replica algo que dejó picando en el lado opaco de la historia argentina ese hecho fundante de una república fallida. Una república entre comillas. Ese bombardeo estuvo inspirado en el odio sin fondo que había provocado el peronismo. El golpe puso todo de nuevo en el orden que el antiperonismo concibe como el único posible, con las elites al comando. Ese orden restaurado a partir de esa barbarie de aviones atacando con catorce kilos de explosivos a población civil que estaba circunstancialmente en la plaza.

Ese tajo histórico, que fue el principio de la proscripción del peronismo durante 18 años, intentó cortar de cuajo no una ideología sino una idiosincrasia, una identidad, un modo de aspirar a vivir y que se resumía en otro orden, el de las mayorías trabajadoras representadas y protegidas desde el Estado

Categorías
Contratapa Página/12 Sociedad

Las voces de las mujeres

A principios de los ´80, la antropóloga norteamericana Marjorie Shostak, que había hecho trabajos de campo en el Africa meridional, daba a conocer la historia de una mujer bosquimana, Nisa. Era una mujer golpeada. Su marido secaba ramas de árbol y las tenía afiladas para castigarla cuando sentía celos. Mientras le pegaba le gritaba “Te voy a quitar toda tu belleza”. No fue ése sin embargo el mayor dolor que vivió Nisa. Con su marido casaron a su hija, Nai, que todavía era púber y no había tenido su primera menstruación, con un hombre adulto. Y fue en la noche de bodas que, al querer vencer la resistencia de la niña para dejarse penetrar, el marido le rompió el cuello. Nai murió en el acto

Categorías
Contratapa Página/12 Sociedad

Felicidad

“La gente es feliz. Tiene lo que desea y nunca desea lo que no puede obtener. Está a gusto, nunca está enferma. No teme a la muerte; ignora la pasión y la vejez, y no hay padres ni madres que estorben, no hay esposas ni hijos, ni amores demasiado fuertes”. Aldous Huxley publicó Un mundo feliz en l932. Frecuentaba el Grupo de Bloomsbury, que integraban Virginia Woolf y D. H Laurence. Huxley siempre fue abstemio, al contrario que sus contemporáneos, pero fue el primero en experimentar con LSD.

Curioso trío. Virginia Woolf cargaba con una lucidez que la enloquecía: veía claramente cómo estaba asfixiada y privada de intimidad por ser una mujer. Veía más allá de la normalidad de su época, en la que todavía no existían muchas voces que hablaran sobre la incomodidad de la subordinación

Categorías
Contratapa Página/12

Coronavirus y pensamiento: Elogio de la lentitud

A veces me despierto y creo que tuve un mal sueño, una pesadilla de ésas que permanecen al acecho aún en la vigilia. Y enseguida me doy cuenta de que no soñé con que el mundo era un purgatorio, y que lo es. Que en el panóptico global hay algo que reventó, y que es el mundo en el que vivíamos el que mutó.

Ya quedaron imprecisas y un poco inútiles todas las asociaciones al pasado, porque este nuevo laberinto sólo encontrará su explicación mirando hacia adelante. He mencionado hace poco el discurso de aceptación del Nobel de la escritora polaca Olga Tokarczuk, porque junto con el ensayo que escribió hace unos días Ignacio Ramonet, son las dos lecturas de la época que más me han interpelado últimamente

Categorías
Contratapa Página/12 Opinión

¿La libertad de dejar morir?

“Andate rata infectada” le dejaron dicho a una médica riojana a la que le incendiaron al auto los vecinos. A un enfermero de Córdoba, los suyos lo atacaron a golpes y le dejaron la cara morada. Apenas dos casos entre muchos otros, mientras Macri regresa junto a la comparsa negacionista a hablar de “autoritarismo” en la estrategia de la cuarentena. No le echó la culpa a China, como su mentor, pero “teme” que el gobierno incurra en “autoritarismos”. Han infectado las palabras. Han infectado la palabra “libertad” con el reemplazo de defensa de la vida por libre circulación y acumulación del dinero, y a como dé lugar.

A miles de kilómetros, en el ombligo del imperio que se deshace, gente armada hasta los dientes salió a amenazar a la gobernadora de Michigan, que implantó una cuarentena en serio, no un simulacro como el que pretendió hacer Trump, desentendiéndose del manejo federal de la pandemia, después de negar la gravedad del contagio, las recomendaciones de la OMS, los consejos de los infectólogos de su país, y de buena parte de la opinión pública

Categorías
Contratapa Página/12

Nuevos crímenes contra la humanidad

La crisis económica será quizá la peor de todas. Hacia qué lado el mundo cambie, tendrá que ver con cuántas personas son capaces de comprender su época, que es la que implosionó. 

Hace largos meses, cuando en la agenda mundial se agregaba el cambio climático y la inminente megaextinción de especies, el filósofo italiano Franco Berardi dijo una frase que la pandemia trae, como una botella que rueda en la arena saliendo del mar. Dijo: “El capitalismo ha muerto, pero estamos viviendo adentro de su cadáver”.

Los lectores de las épocas que les tocan suelen tener esos aciertos que de tan afilados permanecen de base para otras generaciones, porque captan no una característica, sino una dinámica

Categorías
Archivo Contratapa Página/12

Florence y Dorothea

Florence Owens Thompson nunca llegó a decirle su nombre a la fotógrafa Dorothea Lange. Corría 1936. Lange y su segundo marido, el economista de Berkeley Paul Schuster Taylor, trabajaban para una oficina creada por el presidente Franklin Delano Roosevelt: la Oficina de Administración de Seguridad Agraria. Ya iban dándole forma a lo que sería su célebre obra en común, Un éxodo americano. Un record de erosión humana. Los textos pertenecen a Taylor y las fotos a Lange. Así trabajaban. Así se habían ena-morado. El le había cambiado la vida a ella, sacándola del estudio y llevándola a los campos. Y ella tomó las fotografías que se convertirían en iconos de La Gran Depresión, entre ellas la más difundida, Madre migrante

Categorías
Contratapa Página/12

Neo negacionismos

Este año pasamos un 24 de marzo extraño como todo lo que pasa, pero logramos darle la espesura de la conciencia, que es la base de la memoria. No sólo fue un 24 extraño por la cuarentena obligatoria, las noticias de infectados y muertos, los pañuelos y las banderas en el corazón y los balcones o las terrazas, y la sensación íntima y colectiva de fragilidad y contingencia. También fue el primer 24 de marzo en el que, después del ciclo político anterior, el macrista, pudimos recordar el golpe genocida de 1976 sin el aturdimiento del negacionismo que había empezado a asomar en años anteriores desvergonzadamente en boca de quienes no tienen otra forma de circulación política, y en el marco de un Estado también negacionista

Categorías
Contratapa Página/12

La salud pública

Desde Madrid, el veterano dirigente de Izquierda Unida Julio Anguita, tuiteó: “Recuerden esto cada vez que les digan ´la sanidad privada es más barata´. El coronavirus está poniendo en evidencia lo que ya sabíamos, que la sanidad privada es parasitaria de la pública. Empresas multimillonarias cuyo modelo de negocio depende de derivar pacientes graves a la pública y de desentenderse cuando pasa algo como esto”. Un enfermero del Hospital Central de Madrid –donde el equipo de gobierno está siendo testeado después de que la ministra de Igualdad, Irene Montero, diera positivo, y su pareja, Pablo Iglesias, brindara con el rey–, informaba en un canal de televisión, ayer, que la situación dentro de los hospitales es caótica