Categorías
Política Videos

Vamos a hacerla

Estos canallas nos van a dejar la escena envenenada antes de irse. Estamos asistiendo a las últimas puntadas que le dan al vestido defectuoso y mortuorio que le hicieron al país. No podía ser de otra manera. Siempre fueron la escoria que hoy se ve, la cara rota que hoy se les ve, el nido de las malas intenciones y la impiedad que hoy se les ve.

Pero se van. Vamos a tener que atajar todos juntos el regalo de mierda que nos dejan mientras ellos se van ultra ricos y todavía sin pagar costo, porque perder no les duele. Lo que les duele es se les ve lo que son, y no dan la talla para pertenecer al círculo rojo ni de la nariz de un payaso. Macri es un papelón global.

Nosotros tardamos mucho en generar la sincronía que hoy vamos captando y percibiendo minuto a minuto. En el Frente de Todos hay gente que se quiere y que no se ha querido y que se ha detestado. Pero a todo eso hay que ponerle un punto. Que no debe terminar en la victoria. Ahí es cuando nos vamos a poner a prueba. Esa es la única clave para abrir la nueva página. No hay resto para el recelo.

La unidad no es una palabra. Hoy es una víscera nuestra. Es nuestra placenta. Lo que nos da vida. Todos los motivos por los que antes nos quisimos mucho, poco o nada hoy son detalles. Si tuviera que pedir un deseo, uno solo ante esta torta que debe volver a ser redistribuida aunque hoy casi no exista, sería este: que nos enamoremos de lo que somos hoy, de lo que conseguimos juntos, del momento en el que decidimos empezar a escuchar las razones de los demás, de las ganas que tenemos todos de bailar hasta que no nos den las piernas, de la necesidad que tenemos todos de que los pibes coman, de que los pibes coman, que de que los pibes coman.

Categorías
Política Videos

Carrió, no hay roto para tu descosido

¿Qué necesidad interna, personal, política, tenía E. Carrió por pronunciar esa horrible frase que dijo en el CCK al tomar las riendas del discurso macrista? “Nos van a sacar muertos de Olivos”. ¿En qué cabeza democrática cabe que a un funcionario del gobierno que perdió las elecciones haya que sacarlo “muerto” del epicentro del poder político? ¿Por qué no podría ella salir por sus propios medios, caminando, o no ir, quedarse en su casa si la escena se le hace insoportable?

A mí me hizo retrotraerme casi cuatro años, cuando asumió Cambiemos. Las doce horas que le quitaron al gobierno de Cristina se debieron, creo, a una imposibilidad inentendible de Macri de enfrentarse con Cristina, no en el sentido de confrontación sino en el de cara a cara: no la puede ver. En este caso, de ganar en octubre, la imposibilidad sería con el gobierno que integra Cristina, o quizá Cristina representara ya entonces, para el actual presidente, al peronismo.

Estamos cerca de descubrir que el odio tan intenso que sienten por la ex presidenta no se originaba en Cristina por ella misma, por sus particularidades, sus cadenas nacionales, su maquillaje o su soberbia. Se originaba en las políticas que aplicaba. El odio que fabricaron por cada detalle personal de la ex presidenta se parece mucho al sexismo, que no funciona contra todas las mujeres. No funcionó para Awada ni para Bullrich ni para Vidal. Las tapas jugosas y vendedoras que se perdió Noticias por no abordar el personaje político de Vidal son incontables. El sexismo es absolutamente selectivo. Y es una herramienta del poder patriarcal, que celebra a las mujeres
como las de Cambiemos y apunta contra mujeres como Cristina.

Entre las cosas que queremos sacarnos lo antes posible de encima es el tono tanático, vinculado a la muerte y a lo oscuro, que escuchamos siempre en boca de ellos para referirse a alguien que a nosotros nos gusta o que queremos. No hace falta que nadie muera, Carrió. Ya murieron bastantes personas en los últimos años por violencia institucional o por negligencia o impericia, como en el caso del Ara San Juan o el caño de gas de la escuela de Moreno que se llevó las vidas de Sandra y de Rubén. Los que votamos al Frente de Todos no queremos más oscuridad ni sentimientos de bajofondo. Todo lo contrario, Carrió. Queremos ganar y que ese día presencies la ceremonia de traspaso y después te vayas a tu casa a seguir con tu vida. No hay un roto para tu descosido.