Categorías
Política

La cuarentena más larga del mundo es la de Milagro, no jodan

Dice P.Bullrich que está “para bancar”. A los jóvenes. Dice que “no hay que estigmatizarlos”. A esta altura, después de haber visto a los Trump boys intentar copar el Capitolio, da pereza hablar sobre P. Bullrich, pero es lo que hay. 

La pandemia les calzó bien, igual que a la ultraderecha de cualquier parte. Han reconvertido a la salud pública en un “aparato represivo” y han asimilado la “libertad” a la que pregonan los falsos libertarios, que si no fueran tan falsos no brindarían con los nazis ni con los falangistas, como lo hacen en todo el mundo. 

Aquí estamos con una subida de casos que vuelve a hacer temer un colapso. Que haya nuevas restricciones (aunque la verdad casi no las hay) era previsible cuando empezamos a ver a miles de jóvenes y adultos hacer como si incluso con las primeras dosis de la vacuna que impugnan por su procedencia, la pandemia hubiera hecho su retirada. 

¿Nos hemos vuelto todos idiotas? ¿Qué clima familiar es el que viven esos pibes que posiblemente si se contagian la pasen leve pero en el camino dejarán un tendal de muertos? ¿Desde cuándo P.Bullrich banca algo que no sea su propio beneficio? ¿Hasta cuándo habrá que soportar que dirigentes mentirosos, mafiosos, persecutorios, corruptos, se explayen en cadena y suelten sus globos putrefactos para que esas ideas circulen con fruición en nuestra sociedad? 

El gobierno que elegimos es tierno. Algunos queríamos un poco más de garra y de acción, no de declamaciones. ¿Los jóvenes y los adultos están hartos de “la cuarentena más larga del mundo”? Miren: hay una mujer que está haciendo la cuarentena más larga del mundo y parece que no le importa a nadie. Milagro Sala fue puesta en una cuarentena siniestra por Gerardo Morales hace 5 años. Amado Boudou fue condenado por la Corte Suprema sin fundamentos. ¿Son temas distintos? No.   

Si hablamos de la libertad, hablemos de la libertad. De las restricciones estamos hartos todos, pero en estos meses hemos visto morir a miles de personas y seguiremos viendo cómo las infecciones pican cerca y el miedo corroe de noche y los pensamientos nublan la razón. 

Pero si no se tratara de un virus, si fuera la erupción de todos los volcanes del mundo juntos (no lo descarten, porque el planeta está furioso), ¿qué dirían? No estamos cuidándonos ni dejando de ver a gente querida ni casi olvidando cómo era una fiesta porque nos encante este estilo de vida. Lo hacemos para no morir y no contribuir a que muera nadie. 

La libertad no es una fiesta clandestina. Eso en este contexto es una pelotudez. Los que van a esos lugares rompiendo todas las reglas son los auténticos responsables de que las olas del virus se renueven. No son chicos rebeldes, son imbéciles que creen que su goce vale más que la vida incluso de quienes quizá ellos quieran. 

Todo está patas arriba, sobre todo el lenguaje. Lástima que los medios que nos envenenaron la vida sigan gozando de la pauta pública de la que los medios pequeños carecen. ¿Cuándo se va a rever ese sinsentido creado por los fuertes, y que hace que cuanto más grande y potente sea un medio más recaude del Estado? ¿Ese no es un Estado bobo? Pido disculpas si ofendo, pero yo creo que sí. 

Todo está vinculado, porque la mafia sigue operando sobre el sentido común, porque los mercenarios siguen propalando disparates y maldades, y estamos a su merced, repodridos de la misma cantinela destituyente desde más de diez años. Siguen ejerciendo violencia simbólica contra Cristina, dibujándola con una soga en el cuello… y con nuestro dinero. 

En el lenguaje reside el huevo de la serpiente, siempre ha anidado allí. Si el gobierno no decide plantear en serio la lucha por el sentido común, P.Bullrich seguirá habilitada a “bancar a los pibes”, con Santiago Maldonado y tantos otros en la conciencia. 

¿Otra vez hablarán de infectadura? Pero claro que sí. No hay salida si no se identifica qué puerta abrir para que entre un poco de aire. ¿Será capaz este gobierno de abrirla? Yo banco, como tantos millones, pero grito. Es lo mínimo que se puede hacer cuando uno ve tantos errores. Grito por honestidad intelectual, porque después de nueve meses de confinamiento no por las restricciones sino por los  idiotas y egoístas que no cumplen las reglas, tengo la sensación de que de un lado hay gente voluntariosa y anhelante de una armonía imposible, y del otro gente que aprovecha la muerte en su propio beneficio. 

El silencio no es salud, y el grito a veces es obligatorio.

¿Te gustó?  Compartilo 👇

WhatsApp
Telegram
Categorías
Recortes de Radio

Milagro Sala: «Acá en Jujuy parece que no cambió el gobierno»

Recorte del día 9 de Abril de 2020

Segunda parte:

Columna de Sandra Russo en Juego de Damas, en Radio Nacional AM 870. Conduce Luisa Valmagia, de Lunes a Viernes de 18 a 20 hs.

¿Te gustó?  Compartilo 👇

WhatsApp
Telegram