Categorías
Política

CABA en peligro

Hace dos días que no hay luz ni agua en la villa 31. Y ya hubo casos de COVID-19 allí. Los médicos de los hospitales municipales hacen protestas que no son televisadas, ni siquiera ahora, con la Parca dando vueltas, porque no tienen insumos básicos de protección ni para ellos. Se acaba de saber que los barbijos que Larreta compró a 3000 pesos cada uno estaban vencidos, un replay siniestro de los vagones de subte con asbesto.

Larreta, no alcanza con que te sientes al lado del Presidente. No alcanza con que hagas como que cuidás a la población de esta ciudad. No alcanza con que una tal Felicitas Béccar Varela diga en provincia que las medidas a las que presuntamente adherís son una trampa k “para quedarse con empresas” o patrimonio ajeno. El bla bla de lo bolivariano pasó hace una eternidad. Despierten.

La ciudad más rica es la ciudad más peligrosa. No dejan de hacer negocios sucios ni en estas circunstancias tremendas. Estamos desprotegidos mientras comprás armas represivas. A quién nos van a mandar a rezarle cuando estalle la salud pública que gobierno Pro tras gobierno Pro han desmantelado con esa prescindencia de niños bien que no saben planificar ni cuidar ni prever ni hacer licitaciones.

Lleven agua a las villas, lleven luz. Lleven insumos, lleven alcohol en gel. Lleven ambulancias. Dejen de mirar sus resúmenes de cuentas off shore y hagan ancla en la realidad, que ya es más que visible, nos estalla ante los ojos. Tenemos miedo de tenerte en el gobierno, Larreta, porque los medios que pagaron por adelantado te cubren, pero no queremos una ciudad con maceteros enormes y espantosos y la posibilidad cercana de contagios a granel por la desidia, la ambición, el descontrol y la falta de pericia en el manejo de lo público.

Hoy la prioridad no es Recoleta. La prioridad es la 31, donde diez personas viviendo juntas no pueden hacer cuarentena, no tienen agua para lavarse las manos ni luz para quedarse adentro. No son seres humanos de segunda ni de tercera. Son seres humanos como cualquiera, a los que no se los puede excluir de la vida, y eso de hecho es lo que están haciendo. Actúen rápido, por una vez en la vida piensen en la población y no en sus avaros intereses políticos.

Lo que pase en CABA tiene responsables. Son ustedes.