Hablemos de masculinidades

En el marco del Primer Congreso Bonaerense sobre violencias por razones de género, en uno de los múltiples conversatorios, paneles y charlas se abordó el tema de las masculinidades. El objetivo de estas reuniones es la elaboración de más y nuevas políticas públicas para frenar las violencias. Nota de Ariadna Casal.

Ariel Sánchez, director de Masculinidades para la Igualdad moderó el conversatorio sobre Masculinidades del primer Congreso bonaerense sobre Violencias por Razones de Género organizado por el Ministerio de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual en el marco del 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de las Violencias contra las Mujeres.

El Congreso apunta -a partir de la exposición de referentes y actores sociales en mesas, paneles y charlas- a abordar las diversas modalidades de las violencias. Pensar en desarticular las violencias de un sistema patriarcal implica un trabajo especializado y que aborde cada tipo y modalidad de la violencia de manera particular y específica. En este panel, diferentes equipos compartieron experiencias de trabajo con “Masculinidades” y varones que ejercen o han ejercido violencias.

Se buscó reflexionar en torno a la construcción de lo masculino y lo varonil en un entorno cultural que habilita, genera y reproduce prácticas desiguales y violentas que son aceptadas, naturalizadas e instaladas como cotidianas; pero también puso el foco en la experiencia de las y los trabajadores que accionan y que ponen manos a la obra para la erradicación de las violencias. 

En el espacio se compartieron experiencias cotidianas y estrategias de abordaje dentro de los dispositivos de atención de la provincia de Buenos Aires. 

“Quienes trabajamos en atención a varones nos encontramos en un momento de expansión de esta política pública, tenemos necesidad de consolidación de los equipos, de los espacios de supervisión, de reconocimiento económico adecuado y el desafío de multiplicarlo, de seguir tejiendo redes, de articular con la diversidad de actores que participan del tema y sobre todo con las organizaciones que trabajan con masculinidades a nivel local y con la justicia para que podamos desarrollar nuestro trabajo con la urgencia y la precisión que se merece”, señaló Matías De Stéfano Barbero, integrante del Instituto “Masculinidades y Cambio Social”.

Se recuperó la experiencia de la “Línea Hablemos”, una línea telefónica de atención, primera escucha y derivación para varones que ejercen violencia o que están en conflicto con la ley penal por haber ejercido violencia impulsada desde el Ministerio bonaerense. “Es una estrategia de accesibilidad para aquellos que -sin denuncia- empiezan a registrar cierto malestar y la identificación del ejercicio de la violencia” señaló la coordinadora de la Línea, Soledad Cecere y destacó la importancia de “poder abrir espacios que alojen a estos varones, de acceso rápido, fácil y lo más permeable posible”.

En Luján funciona el dispositivo de nuevas masculinidades (NuMA) de la Dirección de Género y Diversidad del municipio, coordinado por Regina Angulo y Ana Parra, quienes compartieron sus experiencias de trabajo con varones y contaron el proceso de institucionalización del dispositivo en la localidad -que se creó en conjunto con el Patronato de Liberados- con el principal objetivo de tener una vía de acceso para varones que quieran pedir ayuda. Esta política busca también la promoción de nuevas masculinidades desde un enfoque integral, que considera necesario fortalecer y profundizar el trabajo con varones como eslabón fundamental para el abordaje y la erradicación de las violencias.

Vicente Garay, trabajador del Ministerio y coordinador del dispositivo “Interpelando masculinidades” de la Universidad Nacional de La Plata, puso el acento en la importancia de crear espacios para varones y masculinidades “que no pueden ser pensados como un dispositivo aislado que vaya por fuera del abordaje de violencias por motivos de género”. 

En su análisis de la situación actual de los abordajes con varones, repasó tres ejes de trabajo: el contexto, la masculinidad hegemónica y la grupalidad masculina. “Podemos trabajar la prevención, la sensibilización y la formación de todas las masculinidades, en todos los varones, porque entendemos también que es una forma de generar políticas preventivas”, concluyó. 

El Congreso se desarrolla durante toda la semana y habrá mesas de intercambio, conferencias y paneles sobre distintas temáticas en torno al trabajo de prevención y erradicación de las violencias de género.

Compartí tu aprecio

Un comentario

Deja un comentario