Categorías
Mi Archivo de Notas

Blancanieves

La chica del cuento era encantadora, y nos fascinaba su nombre. Ella era blanca como la nieve, por eso se llamaba así, porque su cara, blanquísima en contraste con su pelo de un castaño subido, la hacían hermosa.

Acá nieve no había pero sabíamos que era blanca, así que nos imaginábamos a Blancanieves con la piel blanca, como Andrea del Boca o Nacha Guevara, pero mucho más bonita, claro. Más allá de ese color tan puro, no conocíamos la textura de la nieve, cómo era hundir la mano en ella, cómo era deslizarse sobre ella, cómo era el ruido de la nieve cayendo, o mejor, el susurro. No podíamos comprender del todo nuestras lecturas, ya que en muchos cuentos aparecía la nieve, y había personajes que se caían en ella. ¿Cómo sería eso? ¿La nieve mojaba?

Después la gente crece y si tiene muchísima suerte viaja a algún lugar con nieve y conoce todo eso, y lo ama. Pero mucho antes, en la infancia, la nieve era aquello que había en el lugar de donde venía Papa Noel. La nieve era un fetiche infantil. Pasaban cosas maravillosas en los lugares con nieve. Había ratoncillos y castillos y duendes y brujas y hadas y princesas y príncipes que estaban hechos el uno para el otro, y había magia, sobre todo magia: donde había nieve había hechizos, y si el hechizo era bueno hasta podía mantener a una doncella durmiendo cien años.

La nieve no es solamente el resultado de un accidente meteorológico. Se hablará del Cambio Climático y estará muy bien. Pero la nieve es además un ingrediente mágico que embelesa a quienes la miran caer en Buenos Aires.

Vengo de la calle, de morirme de frío y de risa al ver a la gente de cualquier edad gritando: “¡Nieve!”. Las miradas estaban alzadas al cielo, en lugares iluminados que dejaban ver la nevada caer suspendida por su bajo peso. El ritmo de la nieve, su cadencia, su casi sopor, era el tantas veces imaginado a fuerza de ver dibujos coloreados. Teníamos la nieve en los recuerdos que ya olvidamos. Anoche la tuvimos en las manos. Vivimos por una noche en uno de esos lugares en los que hay nieve. En los que hay magia, y puede pasar cualquier cosa. Bueno, eso ya éramos.

¿Te gustó?  Compartilo 👇

WhatsApp
[Continuar leyendo...] Blancanieves.&url=https://dejamelopensar.com.ar/2007/07/10/blancanieves/" target="_blank" rel="noopener" aria-label="Compartir en Telegram" onclick="gtag('event', 'te', {'event_category': 'Blancanieves', 'event_label': 'share-te', 'value': '1'});">
Telegram

3 respuestas a «Blancanieves»

En el artículo Blancanieves cuando escribís «Acá» ¿te referís a los porteños o a los argentinos? Porque hay muchos niños en Cuyo , por ejemplo, que también leen Blancanieves y sí conocen la nieve. Y también adultos que leen Página12.
Me parece que para hablar de la nieve más interesante hubiera sido un punto de vista menos porteñocentrista. La nieve está más cerca de lo que parece.

A mi me daba la sensación de que todos (o casi todos) habían redescubierto una especie de vuelta a la inocencia ! Se los veía saltando, riéndose, jugando, todo gracias a un fenómeno natural.

Creo que la arquitectura de lo moderno obnubila y excita una proyección de lo sûper material volviendo todo inalcanzable, viviendo en no lugares, otros tiempos: el de la velocidad e instantaneidad.

Enbuenahora que mucha gente se haya dado cuenta que, tal como ocurrió con la nieve, un rayo de sol, el rocío de la mañana, unas gotas de lluvia, alimentan el alma, el corazón o lo que fuere, y que forman parte de lo cotidiano/excepcional a ningûn costo.

Sólo la voluntad de disfrutar.

La nieve esta en muchos lados asi que tu comentario es bastante tonto en cuanto a que Andrea del Boca y su blancura,mas la relacione con la bella durmiente jaja! por que Andrea es rubia y Blancanieves de cabello oscuro!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *