Categorías
Mi Archivo de Notas

Aquella muestra de León

Lo vi hace poco, en el Teatro Alvear. Con Boy Olmi estábamos conduciendo la entrega de los premios Cultura Nación, que distinguió este primer año la trayectoria de veinte grandes nombres de la música y las artes plásticas. Antes de que se abriera el telón los premiados posaban para los fotógrafos. Era una fotografía fuerte. No voy a dar la lista porque es antinarrativo, pero diré: entre ellos estaba León Ferrari.

No lo conozco personalmente; hemos intercambiado un par de mails y escribí muchas notas sobre él y su obra cuando su muestra en el Recoleta fue censurada por presión de un grupo ultracatólico. Quiero recuperar, de aquella época, una anécdota que en su momento quedó sin escribir, y que a León probablemente va a interesarle. Creo que va a causarle gracia.

Mi ayudante en el taller de texto breve, Christian Rodríguez, es un pibe muy curioso intelectualmente, y avanza sin contradicciones sobre territorios que a mí me parecen muchas veces extraños, pero el impulso de la comunicación es misterioso y a veces provoca dislates como éste. Chris es gay y tiene un blog muy visitado que se llama putoyaparte. El tema del momento era la clausura de la muestra de León Ferrari en el Recoleta. En un bar, Chris se puso a leer el correo de lectores de La Nación. Era una carta que apoyaba la clausura, con el argumento de que se trataba de una ofensa a la Iglesia Católica, y esgrimía que la libertad artística no puede expenderse más allá de los límites del respeto a la Iglesia. Firmaba un hombre, y abajo estaba su dirección de mail. Chris tomó nota, y cuando llegó a su casa le escribió un correo a ese lector de La Nación, interpelándolo por las falacias de sus argumentos. Chris cuando escribe se entusiasma, y escribió largo y denso. Muy poco después recibió la respuesta, larga y densa, de parte del lector de La Nación.

Fue una chispa que se encendió de pronto. Un correo largo y denso se sumó a otro y a otro, y el día siguiente los entretuvo a los dos en un interminable ida y vuelta de posiciones aparentemente irreconciliables. Pero hay un detalle que todavía no conté y que es relevante para entender lo bizarro de la escena de estos dos tipos escribiéndose correos furiosos y a la vez invitándose a salir del presunto error respectivo.

El lector de La Nación resultó ser un cura (que no había firmado como cura), y no uno cualquiera: era miembro activo del grupo ultracatólico que había presentado la demanda ante la Justicia para que la muestra de León Ferrari fuera clausurada (eso la carta de lectores tampoco lo decía).

Así que lo que tenemos es a un gay y a un cura, después de haberse escrito sin parar algunos días, sentados en un bar de Palermo para tomar un café. No tengo dudas de qué hacía Chris allí: antropología. Quería ver cómo es la cara de alguien que, cultísimo y especializado en arte bizantino, era capaz de sostener que la Iglesia Católica debe seguir tutelando las conciencias de cristianos y no cristianos. Quería confrontar personalmente. No es peronista, pero es incorregible.

Por correo, el cura había insistido en que la muestra de Ferrari era un delito porque ofendía a la Virgen, y le decía que ya había abierto causas en lo civil y en lo penal. Chris le contestaba: “La denuncia penal y la civil son ridículas y van a terminar en la nada, porque te guste o no, la ‘blasfemia’ es una figura religiosa, no jurídica. Lo mismo ocurre con la ofensa. Y encima en este caso es la ofensa a una iconografía. Si yo mañana construyo una religión alrededor de un cacho de queso de rallar y te encuentro a vos un día rallando queso encima de tus spaghetti, ¿me tengo que sentir blasfemado? ¿Debería iniciarte una causa civil o penal?”.

El cura lector de La Nación no había ido al bar, en cambio, para ver cómo es la cara de un gay. Había ido a evangelizar. Comenzó piadoso: la Iglesia no expulsa a los homosexuales. Los recibe en su seno. Son personas que no pueden controlar ciertos aspectos de sus vidas y sienten una aberrante inclinación hacia personas de su mismo sexo. No pronunció la palabra “enfermedad” por delicadeza, pero sí expuso la condición: el celibato. Un homosexual célibe es perfectamente apto para integrar la grey.

Cuando finalmente la muestra fue levantada, se terminó el clima cordial de la relación, que había seguido unos días más por correo. Chris terminó tratándolo de energúmeno, y el cura decretándolo irrecuperable. Sin embargo, poco después, por lo jugoso y rabioso de esos correos, Chris le pidió permiso para editarlos y subirlos a su blog. El cura no se opuso. Y allí están, pero ahora con León Ferrari diciendo lo que quiere decir muy lejos, en el país en el que está enclavado el Vaticano.

A mí siempre me llamó la atención León Ferrari, pero más allá de su obra. Lo vi hace poco, decía, en el Alvear, y recuerdo que cuando lo veía recibir su premio y ser aplaudido de pie, pensaba “puta, qué lindo viejo”, porque Ferrari, a sus 84 años, es lo que tantos aspiramos a ser alguna vez. Viejos pero como él, con su sonrisa divertida por los escándalos que arma, con su energía disponible para seguir creando y creyendo en las cosas que creyó siempre. Un tipo con vida vivida, ideas pensadas, obra hecha, mente abierta, ganas. El premio de Venecia fue para León Ferrari. León Ferrari es el premio que nos sacamos nosotros.

¿Te gustó?  Compartilo 👇

WhatsApp
[Continuar leyendo...] Aquella muestra de León.&url=https://dejamelopensar.com.ar/2007/10/20/aquella-muestra-de-leon/" target="_blank" rel="noopener" aria-label="Compartir en Telegram" onclick="gtag('event', 'te', {'event_category': 'Aquella muestra de León', 'event_label': 'share-te', 'value': '1'});">
Telegram

20 respuestas a «Aquella muestra de León»

Sandra:

Soy el sacerdote del que hablás en tu artículo. El que lo lea sin remitirse a las fuentes puede quedarse con la idea de que fui yo el que hablé de blasfemia. Si te fijás bien, esa palabra nunca la mencioné. Sólo la usó Christian y los que comentaron en intercambio de mails. Yo solo hablé de la ofensa que la muestra significaba para «mi» sentimiento religioso. Y determinar «mi» propio sentimiento religioso es asunto mío, ¿no? O sobre mi propia sensibilidad religiosa tengo que pedir que alguien me diga qué debo sentir o no, o cuándo puedo sentirme ofendido. Y, además, resulta que esta sensibilidad la comparto con otros seres humanos durante los últimos dos mil años. Tampoco es que se me ocurrio adorar el queso de rayar y ofenderme porque lo tires sobre tus spaghetti. No menosprecies lo que piensan los que no piensan como vos. A veces los que parecen tan amplios son pequeños dictadores. Hay que saber escuchar al que piensa distinto. Quizás tengan algo de razón.
P. Eduardo Pérez dal Lago

Yo también, cuando sea grande quiero escribir como vos, y como el Christian… o como yo, pero así de bueno….(ya soy grande… entonces, qué hago?)

Estimado «padre»-cura: debería decirle «mal de muchos, consuelo de tontos». Nada cobra valor sólo por su antigüedad o por el consenso que despierta. Mi sensibilidad religiosa (y sobre todo humana), de persona nacida y criada en el seno de una familia católica apostólica romana, se ve profundamente ofendida cuando veo las toneladas de oro exhibidas obscenamente en el Vaticano, recubriendo superficies como paredes o techos que no muestran valor artístico alguno. (Aclaro que no me refiero, por ejemplo, a La Pietá, que también está allí -excepcional y conmovedora obra de arte, que además es de mármol y no de oro-, o al techo de la Capilla Sixtina -tampoco de oro-, de los que oblando el precio de la entrada, a Dios gracias, se nos permite disfrutar estéticamente: por suerte, éso comparte la Iglesia). Pareciera ser que se nos quiere enviar, sin sutilezas, otro tipo de mensaje con la ostentación innecesaria: somos ricos y poderosos, no lo olviden. ¿Esto no mella su sensibilidad? ¿No ofende su sentimiento religioso? Si es así, ¿ha hecho las correspondientes denuncias? No desconozco que los tesoros lingoteados del Vaticano que no se muestran ni se declaran exceden infinitamente lo que está accesible al visitante. ¿Por qué utilizo la palabra obsceno? Porque la caridad, «padre»-cura, si mal no recuerdo, comenzaba por casa, pero no pescaron la metáfora; la tomaron en sentido literal, con lo que resulta malinterpretada. «Casa» debería ser lo más desamparado de la grey, católica o no católica, ya que si amas al prójimo como a ti mismo, tanto confort y tanta abundancia deberían hacerse extensivos -ya que la milenaria Iglesia Católica cuenta con los recursos-, al menos, a los millones de niños que en el mundo mueren de hambre o por enfermedad. Aprovecho para verter otro comentario que no viene específicamente al caso, pero que no termino de comprender: las enfáticas declaraciones eclesiásticas para separar de sus filas a los sacerdotes gay (de los obispos, curiosamente, no dicen nada). Me hago cargo de que constituye una especie de ahorro, habida cuenta de las indemnizaciones que han debido pagar en otros países por conductas sexualmente abusivas perpetradas contra menores. Mi duda es: si un sacerdote DEBE ser célibe, lo que significa prohibición absoluta de acceso carnal de ningún tipo (no es que yo esté de acuerdo, pero es parte del «combo» que toma con los hábitos), ¿qué importa si es hétero u homosexual, o hermafrodita? Lo verdaderamente necesario es que no sea degenerado, sobre todo con menores. Muchos sacerdotes heterosexuales han abusado de niñas y jovencitas, de modo que la inclinación sexual no es el quid de la cuestión. Quizás podría decirse que el quid está en no ser pedófilo. Seguiría, pero se me hace muy largo. Ah, y el queso se ralla, a menos que usted quiera pintarlo a franjas, en cuyo caso me retracto porque en esa eventualidad sí corresponde el verbo rayar. Amén. Veo que todos responden con un nombre de pila (ya que estamos, utilicemos el léxico que corresponde al contexto). Sin embargo, ya que usted se ha presentado con nombre y apellido, aunque a diferencia de usted, a mí no me ampara ninguna institución, ni reciente ni milenaria; ni poderosa ni menesterosa; comparto dudas y pensamientos a título exclusivamente personal y corresponde que me haga cargo de lo que digo con mi nombre completo. Atentamente. Amalia C. Lodi.

me gustan mucho las contratapas como así. ésta en particular es elíptica y a la vez narra una historia dento de otra.
aplaudo la facilidad, aplaudo las hagallas de quien se mantuvo firme en el sentido hermoso de la palabra ante un cobarde, canalla que se apañaba en la «clandestinidad» para acusar a ferrari, como el nefasto Von Wernich seguramente en el nombre de dios atosigaba a los detenidos clandestinamente!

Don «premio de Venecia, León Ferrari, que nos sacamos nosotros», el queso es de rallar y no de rayar, salvo que usted agarre el lápiz y lo llene de rayas, por ejemplo.
Hombre grande, que no se diga!!!
Mi correo para rayar (y nunca para rallar): raul@aventurasenlinea.com.ar
Buen provecho.

AHHHHHHHHHHHHHH, me equivoqué: el que dijo queso de rayar es el cura Eduardo Pérez dal Lagoy yo lo confundí con el capo capo León Ferrari, DIOS MIO, PERDONA ESTE EXABRUPTO.
Y vaya mis pedidos de disculpas al hombre culto en serio y la acaración para el … este… para don… eh… este…. pal cura, vio:
Don «Eduardo Pérez dal Lago», el queso es de rallar y no de rayar, salvo que usted agarre el lápiz y lo llene de rayas, por ejemplo.
Hombre grande, que no se diga!!!
Mi correo para rayar (y nunca para rallar): raul@aventurasenlinea.com.ar
Buen provecho.

Señor del Lago,

si la muestra ofendía «tu» sentimiento religioso, pues no iban ni vos ni ninguno de tus compañeros milenarios a verla, y listo, sin prohibirles a los demás la posibilidad de ir.

Se me ocurren demasiadas cosas para decirte, pero me llevarían demasiado tiempo y seguramente ni vos vas a cambiar tu parecer, ni yo el mío. Además la Iglesia Católica ya hizo demasiado daño a mi psiquis. Me conformo con que los fervorosos católicos vuelvan a ser una minoría, como lo eran en sus primeros siglos (parece que se olvidaron de eso).

Así que me despido cordialmente.

Estimada Sandra:

Realmente me parecio muy asombroso la capacidad que posee para la redaccion. desde los 10 años que escribo poesias, o simplemente algunas lineas destinadas a la vida cotidiana, sin un fin especifico, solo para satisfacerme. ahora a los 20 años decidi seguir una carrera multimedial y no algo literario o periodistico. observando algunos periodistas o personajes que se desempeñan tan bien narrando de la vida, de algun modo recuerdo cuando yo lo hacia. me llegan mucho sus articulos y estoy en la busqueda de alguno de sus libros para conocer mas sobre sus ideales. la felicito mucho Sra.Sandra, es tan talentosa que no deja de asombrarme. Un saludo.

Nicolas

http://www.basefuero-cayt.gov.ar/det_act.php?organismo=J04&tipo=EXP&numero=14194&anio=1&cod=SENAMP&numact=38206&anioact=0

acá puede consultarse la sentencia de la Sala I de la Cámara de Apelaciones Contenciosa de la Ciudad que abrió la muestra de León Ferrari, revocando la medida de la jueza de primera instancia que la había clausurado.
Yo recomiendo para el lego, obviar todo lo que no se entiende y leerla como si fuera un texto filosófico o de crítica del arte. Una de las mejores sentencias que dió el poder judicial argentino… y para abogados… una joyita

ultimamente cuando veo a un cura me pregunto: «¿que le habrá pasado a este tipo en su infancia-adolescencia para meterse en el lugar que se metió?. Seguramente los problemas que tuvo, podrían haberse solucionado en su momento y no tener que escaparse de la vida de esa manera. ¿que acto de cobardía existe mas grande, que encerrarse en un templo alejado de la sociedad, viviendo una vida irreal, buscando protección en un ser que ni ve ni toca sin siquiera saber si existe. y por ahí escucho dios es vida, es amor, es alegría. ¿por que será que se los ve muertos, odiosos y tristes?»

Enlazo las dos notas, «Nada Banal» y esta, para hacer este comentario: con qué autoridad, con qué moral, la misma Iglesia que participó en la tortura y desaparición de muchos de sus fieles: los palotinos, para dar un ejemplo claro, pasando por todo el universo de personas que desaparecieron con su anuencia, se atreve a prohibir una muestra de arte por blasfema, obscena o el adjetivo que se les ocurra?
Con qué moral se oponen al aborto, que segun dicen es un asesinato, ellos, que estuvieron presentes cuando se torturaba y se asesinaba a tantos seres humanos? No lo puedo entender ni aceptar. Soy catolica, pero no creo que el divino perdon les pueda favorecer. No basta con la confesion de sus crimenes, como dice Gelman, ni el flaco perdon de Dios es suficiente….

Me gustan mucho los textos de Sandra Russo. Siempre los guardé en la PC y fatalmente con un virus perdí gran parte de ellos.
Hace mucho tiempo Página 12 publicó un artículo que hablaba sobre los abrazos, creo que su título era «Abrazar, ser abrazado». Un texto conmovedor, muy importante para mí en ese momento, que me gustaría si es posible, recuperar.
Muchas gracias. Saludos. Susana

al fin encontre un lugar para plasmar lo maravillosas que me resultan tus contratapas en pagina 12!!!
me sensibilizan,me despiertan ,me hace decir todo el tiempo:pienso y siento lo mismo!!!acabo de leer el pais de las trillizas del dia 26 /3/08 a casi 24 hs de los cacerolazos en alpargatas y chombas, no tengo nada mas que decir que es genial tu texto ,a pesar de lo mal dormida que estoy ya que segui todo por tele desde mi casa en mar del plata y hoy me levante a las 6 am
. los autoconvocados de ayer ,en realidad son los que esperaban una minima chispa para mostrar la molestia por la politica de derechos humanos que se lleva a cabo .escuché frases historicas de señores exitados y embravecidos en la plaza como BASTA DE MONTONEROS REVANCHISTAS!! pateticos,pobres ideologicamente,los une al campo solo las ganas de pertenecer,no me daban rabia, senti verguenza al mirarlos…..
un gran abrazo sandra!!!!

Estimados amigos, les agradeceriamso que difundan la realizacion de la 1º Feria Nacional de Semillas Nativas y Criollas a realizarse el 17 y 18 de septiembre.
En la feria, participaran mas de 2000 productores familiares, campesinos, pueblos originarios de todo el pais, con todas las producciones regionales.
El evento pretende revalorizar la agricultura familiar y defender la soberania alimentaria y la biodiversidad.
Para mas informacion y programa solicitar a feriadesemillas@yahoo.com.ar
Muchas Gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *