Categorías
Mi Archivo de Notas

Una mujer

Los hombres tienen más fuerza física. Quizás ésta, una de las diferencias inequívocas entre hombres y mujeres, haya sido la responsable de millones de destinos humanos, el disparador del aire comprimido que nos alteró la percepción, el tuétano del hueso que no dejamos de roer, como ratitas entrenadas. La fuerza física fue la que los llevó a ellos a cazar, mientras nosotras nos quedábamos a recolectar. Hoy, los hombres siguen yéndose y nosotras quedándonos. Es un chiste.

La fuerza física fue en aquel comienzo el atributo necesario para la supervivencia de la especie. Que las hembras fueran las que gestaran y parieran a la especie pudo valerles una mitad del poder. Pero no. Si uno lo piensa, el trato habría sido justo. Pero el trato fue injusto. El varón fue el narrador de la humanidad. Los varones nos han contado cómo sucedió todo, por qué, cuáles fueron los motivos, cuáles fueron los resultados y cuáles los argumentos. Casi todas las civilizaciones han dado por válida, siempre, la narración de los varones. Las mujeres hemos ido escuchando esa voz como si no hubiera otra, porque pasamos siglos y siglos de silencio, sin reivindicar siquiera el sonido de una voz propia. Necesariamente, cuando esa voz comenzó a hacerse audible, a principios del siglo XIX, fue una voz oprimida, rabiosa. La voz femenina que hizo cuña en la cultura fue primero una voz que cargaba con el peso de las que nunca hablaron. Cuando Virginia Woolf escribió sobre el cuarto propio, no sólo estaba reclamando la intimidad física necesaria para expandirse como sujeto. Estaba reclamando esencialmente la intimidad subjetiva imprescindible para tener juicio propio.

Hay un closet femenino. Así como hay un closet heterosexual. Los gays nos han enseñado muchísimo al respecto. Su emblemática “salida del closet”, con la angustia y los conflictos que supone enfrentarla, nos hablan a los heterosexuales de nuestros propios roperos, en los que hemos dejado, colgadas y descartadas, nuestras otras partes disponibles.

Hay un closet femenino. Allí todavía están, colgadas y descartadas, para muchas mujeres, algunas de las mejores partes de la feminidad. Hace apenas un siglo que somos criaturas con dos dedos de frente. Hasta entonces éramos algo así como chimpancés hembras, o mejor, personas con capacidades diferentes: sobre todo, capacidad de abnegación y de negación.

Ahora que somos sujetos y que el dinero ha reemplazado al dinosaurio, en estos tiempos en los que la fuerza física es un atributo degradado, presumimos que somos dueñas también de abrir nuestros roperos y vestirnos con lo que se nos dé la gana. Pero no, que lleva tiempo. Y una se enreda con una misma. Ahora que la fuerza de voluntad es tanto o más valorada que la fuerza física, las mujeres tenemos oportunidades magníficas. ¿Pero queremos oportunidades magníficas en términos profesionales o económicos? Muchas mujeres, en estos tiempos, están tan agobiadas que le llamarían “oportunidad magnífica” a poder romper en llanto en el hombro de un varón. Y ellos… antes nos abrían la puerta y ahora nos quitan el hombro. No hay nada que espante más a un varón argentino mayor de cuarenta años que una mujer que “lo necesite”.

Nosotras queremos a los varones. Hubo un par de generaciones que, la verdad, no los querían. Y cómo los iban a querer. Apenas se toma conciencia de que por el hecho de ser mujer una criatura de la especie humana ha sido sistemáticamente castigada en todas las culturas, eso da rabia. Muchísimas mujeres han vivido sus vidas con absolutamente todas las oportunidades recortadas y, sin embargo, al mismo tiempo vivieron de ese modo sin que se les ocurriera que algo raro, algo siniestro, algo tremendo pasaba.

Uno de los correos electrónicos con los que los ruralistas llamaban durante el paro a cacerolear decía que había que “poner en su lugar a esa simple mujer que se cree más de lo que es”. Tal cual. Pasmaba. Me lo reenvió, también azorada, Claudia Piñeyro, la autora de Las viudas de los jueves. Una escritora cuyo mayor logro, yo creo, es la fidelidad con la que ha captado una faceta de esa noia femenina, ese vacío atroz. “Una simple mujer que se cree más de lo que es” estaba, en el correo original, escrito en rojo. Subrayado. Quien lo haya decidido, quien haya optado por pintar esas once palabras con el color del rouge, de la sangre menstrual, de la protección contra la envidia, de los labios cuando desean, no tiene cuarto propio. Esa definición probablemente autorreferencial de quien concibe a la Presidenta como “una simple mujer que se cree más de lo que es” no hace más que repetir, como un eco bobo, seco, lo que nos han dicho siempre. La suficiente cantidad de siglos como para que ahora una mujer escriba eso sobre otra mujer.

¿Te gustó?  Compartilo 👇

WhatsApp
[Continuar leyendo...] Una mujer.&url=https://dejamelopensar.com.ar/2008/04/18/una-mujer/" target="_blank" rel="noopener" aria-label="Compartir en Telegram" onclick="gtag('event', 'te', {'event_category': 'Una mujer', 'event_label': 'share-te', 'value': '1'});">
Telegram

16 respuestas a «Una mujer»

Como siempre muy buenas tus cronicas….ayudan como disparadores para pensar…para asociar ideas y que la cosa se mueva. Pensaba en la mirada del Poder Establishment expresada a traves de los grandes medios que organizan y difunden «El Sentido Comun» sobre nuestra Presidente, muchos d eellos se refieren a ella como La Señora (Neustad en reportaje de Rozin en C5Saul), esa mirada prejuiciosa y chicanera asqueada de machismo…funciona como unvelo perfecto para no hablar delo que tenemos que hablar…reforma agraria? peones del campo en pesimas consiciones laborales? entre otras cosas…
Pero el ejercicio que me propongo es mas amplio, imagino si tuvieramos un presidente con rasgos indigenas, meztizo con una politica que responda a las clases populares, me da escalofrios lo que dirian de ese presidente y asi seria con todos los ejemplos, pero es sintomatico pensar como se referia esa Clase Alta y señorial cuando tuvo un Presidente Riojano, que respondioa sus intereses al limite de lo tolerable, que buen cuidado que tuvieron de tolerarlo y adoptarlo como uno d elos suyos…sigo pensando en los velos que producen los prejuicios, cuanto esconden…
Como hombre estoy orgulloso de tener una Presidenta, no por su condicion de genero, sino por sus convicciones y porque se poara con dignidad frente a los Dinosaurios de siempre que siempre nos acompañan.
Gracias Sandra por tus notas.

Sandra, excelente.
Las mujeres han vivido, creo, lo que también viven los negros, no? La supremacia del hombre blanco, la civilizacion, la supervivencia del mas apto…..cuantos males!.
Sandra, una corrección que veo que en Página 12 se pasó de largo:

«Los hombres tienen más fuerza física. Quizás ésta, una de las diferencias inequívocas entre hombres y mujeres»
La palabra esta, no lleva acento en este caso.
Saludos.

Sandra, me encanta como escribís. Tenés la virtud de dar con «le mot juste» para expresar tus ideas, tus definiciones, tus estados de ánimo.
Yo soy un modesto observador de la realidad política, y cada vez me preocupa más el avance del gorilaje, en su siniestra tarea de sabotear al gobierno de Cristina y sembrar el odio de clases. Me temo que no van a reparar en medios para desestabilizar y crear las condiciones para el caos.
Me gustaría conocer tu opinión sobre esto.
P.D.: Además, sos muy linda. Recienvenido.

XX y/o XY

Sandra. Después de seguirte en pagina 12 y descubrirte como una “ polentosa” escritora , visceral y vindicadora de “ genero”, ( de genero humano) me avengo a encontrar tu blog, pagina, sitio, como mejor se entienda, y a cerrar el circulo lecto-escritor, por que en toda forma lingüística este intercambio no se cierra en tanto el que escribe no es leído, de ahí mi necesidad de comentarte, de expresarte a modo de plática de entre casa, que detrás de tus ideas pegadas al papel o a la pantalla del monitor, hay alguien que lee y espera continuar este dialogo. Por que cualquiera sea el modo de leer y cualquiera el género, literario o no, del texto, leer es, siempre, una forma del arte de la conversación. Es un diálogo entre autor y lector, y entre muchas otras voces suscitadas por ambos.
Es buena esta hora en que la mujer toma la palabra, después de tanto silencio, ya no tímidamente, ya no a la sombra de, ya no como señora de tal, ya si como autora y poderhabiente.
Hay una nueva mujer que viene pujando el parto de una generación humana distinta, es vero, también es cierto que los destinos de los pueblos se han escrito por hombres cuyas decisiones han tenido siempre que ver con alguna influencia femenina. La mujer nunca estuvo ausente en el acontecer de los cambios ni en la formación de aquellos hombres que luego llegaron al poder.
Es menester que se escudriñe la historia para entender como no recaer en los mismos errores pasados, para aprender como genero humano, indiferentemente de su sexo, que todo delirio de poder lleva al absolutismo, que el poder cuando se ejerce con arrogancia y despotismo indefectiblemente conduce al conflicto y el mundo en conflicto genera más pobreza e infelicidad.
Que el modelo concebido por nos los hombres, sea el ejemplo a no-imitar y que la mujer aprehenda un nuevo paradigma para torcer el rumbo sin retorcer lo enhiesto.
Que la virtud se imponga al capricho y que la humildad del diálogo sabio lidere todo entendimiento,
sin incurrir en el “síndrome del oprimido”.
Sandra espero no aburrirte con este comentario y aprovecho para manifestarte mi admiración por tu forma de decir.

Horacio Fioriello

La mujer es el negro del mundo, dijo John Lennon.

Cuando asumió Kirchner los medios decían (y también dibujaban) que era un títere de Duhalde. Después empezaron a decir que el cerebro detrás del gobierno era su mujer, Cristina Fernández de Kirchner. Ahora, que asumió el cerebro, dicen (y también dibujan… hola Sabat, qué tal) que en realidad el que decide todo es Néstor Kirchner. Lo hicieron ascender de títere a titiritero y a ella la pasaron de cerebro a títere.

Yo creo que si a un chico le contamos un cuento así nos diría: ¿pero cómo papá, éste era el títere o el titiritero? ¿Y la señora no era la inteligente, ahora me decís que es tonta?
Llevemos tranquilidad a los dueños de los multimedios, los chicos no votan.

Generalmente el sufrido varón de más de 40 arrastra una larga historia, y ya lo necesita mucha gente. Trabaja tiene al menos una ex, dos hijos….le succionan sin piedad el bolsillo, y le fuman hasta las colillas el corazón. Llorón, resultó el varón.

Yo desearía quedarme en casa cocinando, llevando a los chicos a la escuela y pudiendo a la vez expresarme como varón sensible que sirve a la reina.
Vosotras ahora podéis trabajar, gobernar…y nosotros, amariconarnos.

Pero me parece que eso no lo aceptan. Al menos, a mí no.

1) Leí el artículo que figuara aquí arriba el domingo y me quedó rebotando en la cabeza. Siempre pienso cómo es que no hay más Yiyas Murano. Me vino también a la mente, creo que era Freud, el que explicaba que los hombres salieron a cazar y las mujeres se quedaron a cuidar el fuego y los hijos, porque ellos se podrían tentar de mearlo y así apagarlo. Otra explicación «machista» sobre el tema. Automáticamente se me cruzan imágenes de mujeres del altiplano, con sus hijos a cuestas, me las imagino perfectamente cazando taciturnas.
Pienso en las leonas que cazan en manada para que después venga el león y coma primero. No, no es natural, entre nosotros los humanos. Nosotros los humanos no somos naturales. No hay nada natural en «lo humano» todo es creado/artificial, o en tal caso «lo creado/artificial» es natural al humano.
Pienso en las elefantas, viven en manada. Los elefantes no. Todas cuidan entre todas a/de los/sus niños. Son madres y tías, solas. Los elefantes andan por la selva solos y sueltos buscando manadas de elefantas para darles hijos y luego partir nuevamente a por su viaje solitario. La elefanta no siente envidia del elefante, es elefanta.
Vi una vez una elefanta viuda en un zoológico sostenida a la pared por grilletes, cuatro enormes cadenas que ataban sus patas gigantes. Grilletes, una morondanga para una elefanta viuda, atrapada e iracunda.
La vi, la separaban de su hijo, como en Dumbo. Pero no.
Ya la noche anterior, escuché decir, que se había soltado y había causado “serios destrozos en las instalaciones del zoológico”.
Elefanta desengrilletándose, rompiendo las cadenas, pegando alaridos/ ruidos como llanto o como grito. Y sus pasos/saltos retumbando en la tierra, retumbándome. Su cuidador lloraba más que ella. Lo vi.
La elefanta llora porque la separan de su hijo. Llora por estar sola, sin su hijo y sin su manada. No sin su elefante, los elefantes andan solos por la selva.
2) Dice Alicia Fernandez en el libro La sexualidad atrapada de la señorita maestra – Hablando de lo femenino y lo masculino -El hombre segmentariza, ordena, centraliza, crea permanentemente máquinas binarias – arriba/abajo, central/periférico – lo que es igual a forma molar de pensar el mundo. Distinto a lo femenino visto como lo impredecible. Mujer, lo femenino: Misterio y belleza. Devenir mujer.
Falo: Masculino. Castración: Femenino.
Diferencia: Sostén del deseo. Necesidad de que la diferencia sea en tanto noción flexible y no jerárquica.

Eso, beso.

Natalia, tú comentario me parece muy interesante, pero tal vez un poco generalizado… Yo creo que hay un base cierta en todo lo que decís sobre el género masculino, sea este humano ó animal, pero dentro de el, existe tanta variedad que creo que hoy día la generalización que hacés no es real… Lo que sí es cierto es que por cumplir ese rol de «cazador», «fuerte» e «insensible» enseñado también por nuestras madres mujeres, los hombres estamos en términos evolutivos, totalmente atrasados con repecto a las mujeres. Los hombres estamos recién ahora empezando a tener noción de nuestro cuerpo, de nuestra sensibilidad, de nuestros deseos, de hablar de lo que nos pasa con nuestros amigos y no sólo de fútbol y mujeres… Así que prepárense! A muchas mujeres les encantará y nos acompañarán, muchas otras, pese al «discurso», no harán más que añorar a aquel «animal» llamado hombre, del cual personalmente, me siento ya muy lejano…

Sancra: «esta mujer que se cree más que lo que es» es una frase cínica y arrastrada con la que los superhéroes de nuestra oligarquía ya tildaron a Eva Perón en su momento. Pero también digo que esa mujer, a quien su nota sugiere respetar y estoy de acuerdo, esa mujer, digo, negó -en su discurso de plaza de Mayo sin balcón- a otra mujer que años antes ocupó su cargo y fue vilipendiada por los mismos superhéroes, la única vez que un presidente de los argentinos pagó con cinco años de cárcel sus errores. CFdeK dijo en su discurso que sabía que por ser mujer todo le iba a resultar más difícil… ¿Recordaba a Isabel Perón en ese momento? ¿Por qué no la mencionó? Me pregunté: ¿»Es «yeta»el nombre de Isabel?» Las mujeres tenemos que reinvindicar nuestro propio género con coraje… de lo contrario seremos siempre vulnerables a los ataques de los superhéroes, tan fieles a sí mismos como a su clase.

Sandra:
va un comentario sobre el artículo El Abrazo, publicado hoy en Página 12.
Para los que vivimos los ’60 y ’70, hayamos sido sí o no militantes, ese abrazo expresa el momento en que se termina una batalla o una etapa de lucha…. Que presagia nuevas etapas y nuevas batallas: traduce la emoción de los que luchan… Es el abrazo entre dos militantes, dos compañeros. Que esos dos militantes, además, sean pareja resulta accesorio.
Ese abrazo es la manifestación de un proyecto compartido, de un rumbo común asumido, con sus triunfos y derrotas.

Hoy Sandra «el abrazo» tiene mucho mas significado que el día que lo escribiste. Hoy, lamentablemente, ese abrazo significa un dolor muy intenso, para los que seguimos poco a poco desde el anonimato esta pequeña recuperación de los ideales, de los sueños, de la posibilidad de volver a pensar las utopías. Espero que se pueda seguir recuperando algo de lo que alguna vez tuvimos.
Hoy ví «el odio corriendo con equipo de jogging», en Peña y Sanchez de Bustamante. Tenía el pelo correctamente teñido de rubio, llevaba calzas ajustadas, remera marca Puma y zapatillas que no sé de que marca, pero seguramente serían bien caras. Iba gritnado, festejando, casi como en un orgasmo, decía ¡¡¡¡¡ Se Murió, Se Murió !!!!. Yo la miré extrañado, dolido. Como estaba parado en el semáforo se pudo acercar a mí y decirme ¡¡¡¡ ahora vamos a ser mas felices !!!! No me aguanté y le grité ¡¡¡¡ Aunque esté muerto vos no vas a dejar de ser una frustrada y mal cogida !!!!

Hoy Sandra «el abrazo» tiene mucho mas significado que el día que lo escribiste. Hoy, lamentablemente, ese abrazo significa un dolor muy intenso, para los que seguimos poco a poco desde el anonimato esta pequeña recuperación de los ideales, de los sueños, de la posibilidad de volver a pensar las utopías. Espero que se pueda seguir recuperando algo de lo que alguna vez tuvimos.
Hoy ví «el odio corriendo con equipo de jogging», en Peña y Sanchez de Bustamante. Tenía el pelo correctamente teñido de rubio, llevaba calzas ajustadas, remera marca Puma y zapatillas que no sé de que marca, pero seguramente serían bien caras. Iba gritando, festejando, casi como en un orgasmo, decía ¡¡¡¡¡ Se Murió, Se Murió !!!!. Yo la miré extrañado, dolido. Como estaba parado en el semáforo se pudo acercar a mí y decirme ¡¡¡¡ ahora vamos a ser mas felices !!!! No me aguanté y le grité ¡¡¡¡ Aunque esté muerto vos no vas a dejar de ser una frustrada y mal cogida !!!!

estimada sandra al margen de reconocer tu inteligencia y tu firmeza como militante’quiero enaltecer aun mas tus condiciones humanas como esposa , estoy seguro que tuviste una vida plena con tu compañero del alma. estoy casado hace 36 años y cada dia que pasa estoy mas enamorado de luchy mi mujer de toda la vida. sos demaciada joven y espero que rehagas tu vida porque te lo mereces estoy seguro. quiero decirte que te aDMIRO mucho y me sensibiliza profundamente tu mirada. chau y te mando un fran abrazo BETO

Querida Sandra:
Para mí sos una tal sandra russo. ni más ni menos. Amo a los genios, a los geniales: cortázar, borges, monterroso, etc pero no encuentro tu comentario del postriunfo de macri, en donde casi se venía un apocalipsis de derecha. Ese día compartía opiniones con amigos sobre el 2012 de los mayas. No te pido que seas sesuda. Pero siempre el apocalipsia ha sido operativo para quienes mandan. El miedo nunca es inocente diría el sabio de Serrat. ¿Cuál es la fecha del inicio de la cuenta larga de los mayas, ese era el problema? Y yo leía tu comentario exagerado… Tu apocalipsis personal. De tiempos inmemoriales el fin del mundo ha sido una coartada del poder. Sos una mina inteligente. No hay apocalipsis. Hay el aquí y ahora, la realidad neurótica de todos los días, la triste rutina que les dá de comer a los poderosos. No hay apocalipsis ni 13.0.0.0.0 de la cuenta larga de los mayas. Ellos arrancaban el corazón de sus sacrificados, nosotros no. Un afectuoso saludo…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *