Contratos matrimoniales

La psicoanalista y escritora Julia Kristeva habla "del padre fiel" a su propia ternura: su fuente de seguridad. Columna de Juego de Damas, por Nacional.

Un comentario

  1. El hombre debe » humanizarse » . Ya se » carnalizo » demasiado .
    La ternura es indispensable El mismo Che Guevara decía: » Endurecerse , pero sin perder la ternura jamás » .
    La ternura nos suaviza, nos atempera , nos proyecta a una interrelación de calidez , de comprensión .
    Hay un interesante juego de la columnista que siente una fascinación especial por el deleite carnal , como portento de la felicidad , como paroxismo del placer , que lo atribuyo a sus raíces y signos astrológico ( Tauro , de abril ; Chancho en chino ) , que lo emparenta , en este caso , con el fenómeno de la ternura .
    Me atrevo a interpretar que lo que intenta transmitirnos es que debemos tender a la conjunción, podríamos decir perfecta, de lograr la plenitud del encuentro íntimo, a través de la ternura . Algo que trascienda lo puramente genital .
    En lo que respecta a que todos , todas y todxs no salimos indemnes de la experiencia del amor , ya sea a una persona , causa o ideal, en mi concepto tiene que ver con que la naturaleza humana es esencialmente egoísta, y cuando amamos salimos de nuestra caparazón para abrirnos , por completo , a una experiencia , donde la grandeza, el altruismo , la abnegación , la vocación de servicio «suplanta » a nuestro verdadero yo .
    Por eso cuando nos decepcionamos nos decimos y les decimos a nuestras amistades y personas conocidas : » Fui un boludo » ; » fui una boluda » » ¡ Cómo nadie me habló » !
    Somos así.

Deja un comentario