El juego de las 300 mil diferencias

Solo con dos fotos confrontadas se puede develar una época marcada por la utilización de la justicia para perseguir a dirigentes populares versus el estéril acompañamiento a un delincuente como el ex presidente. Nota de Jorge Elbaum

Comparar es un ejercicio de ponderación. Todo cotejo implica un punto de vista, una decisión de mirar en planos alternativos. Aquí el contraste del amor y la indiferencia. En esta diferencia la marca de un amor un desinterés a pesar de las propaladoras que llamaron en la última semana a completar micros para una gira a Dolores que no prosperó.

Aquí y allá, un abismo. El mismo que separa la defensa de intereses en oposición a los que implican la miserias del espionaje a víctimas –familiares de los 44 del Ara San Juan– destrozadas por la indolencia de un gobierno que ni siquiera los recibía. Cuando se escriba la crónica histórica de esta época se mostrarán, en forma comparativa, estas fotos. En ella se apreciará la contra cara de la criminalización de la política con l que se persiguió a Cristina y la mezquindad de quienes utilizaron el Estados para espiar y perseguir a los más débiles.

Compartí tu aprecio

3 comentarios

    • Les faltó señalar lo más fundamental, macri los convocó, en cambio el acompañamiento a Cristina fue espontáneo y en la segunda indagatoria, Cristina pidió expresamente que no fueran…..

Deja un comentario