Noche del 14 de noviembre

Hoy que las hormigas de la amargura baten palmas en las cuevas corporativas donde la codicia celebra su dicha. Hoy que la tristeza tiene forma de urna y su escenificación encierra al verdugo con su víctimas. Nota de Jorge Elbaum

Hoy que las hormigas de la amargura baten palmas en las cuevas corporativas donde la codicia celebra su dicha. 

Hoy que la tristeza tiene forma de urna y su escenificación encierra al verdugo con su víctimas. 

Hoy que renace en la derrota el ancestral murmullo de la resistencia, acorde al susurro de viejos cantos silenciados.

Hoy que volvemos a tomar impulso frente a los impúdicos  rostros de quienes nos creen derrotados.

Hoy que no deja de latir el ardor de Patria, incluso frente al sonido cooptado de la propaganda de la avaricia. 

Hoy que sus sonrisas ofrecen entregas, latigazos a los más humildes y servidumbres variadas respecto del norte. 

Hoy advertimos –ante posibles desconciertos extraviados– que no hay claudicación posible frente al antagonismo de sangres recordadas

Será porque somos huesos curtidos de piel ajada.

Raíces invencibles, que redoblan su apuesta en llamarada. 

Compartí tu aprecio

3 comentarios

  1. Bellisimo .
    Pero estamos más fuertes que nunca.
    No ganaron contundentemente . Tienen un sabor amargo.
    Estamos vigorosos
    Somos Tony Montana cuando dice : » El Mundo es mio » .
    Estoy más optimista que nunca .
    Están desconcertados. Están para el cachetada. Están bloqueando. Debemos tomar la iniciativa ferozmente .

Deja un comentario