Desnazificación

Contratapa en P/12 de hoy

Hace muchos años que se hacen invisibles hechos y poblaciones, y que millones de personas en todas partes tienen en mente un mundo que no es el real, sino el recorte que les han preparado, la única ventana por la miran las cosas.

La realidad contiene una diversidad que al poder le repele, porque seguimos actuando con la selección de las especies como marco de sentido común, incluso inconsciente. El poder llega hasta ahí de profundo, y cuenta con herramientas para hacer laparoscopías mentales y emocionales cada día. Pero la guerra desatada en Ucrania sobregiró todo: lo que estamos viendo es de un nivel de hipocresía y de autoritarismo nunca visto.

Una táctica vieja como el colonialismo es la de construir a un enemigo; pero va acompañada por la de hacer invisibles las propias salvajadas. Lo que se oculta es a veces lo que no tiene importancia en los parámetros del pensamiento dominante: el aparato de comunicación occidental –y localizo esta perspectiva desde mi localización carnal y política de latinoamericana– se enloqueció a grados escalofriantes.

Muchos europeos aceptan como un acto de libertad que nadie pueda acceder a la información de diferentes perspectivas y fuentes en sus canales de noticias. El solo hecho de que esto no sea motivo de repudio sino contado y entendido como “debilitar al enemigo”, mete la guerra en las casas: lo que era una decisión doméstica ahora es una restricción estatal. ¿No hay opinión pública crítica de la posición de la OTAN? Claro que sí. Pero es invisible. Si no estuviéramos un poco dopados, nos habría llamado la atención que ningún canal pasara el discurso de Malenchon, en Francia, o el discurso de Claire Daly, la eurodiputada irlandesa que pidió a los gritos que paren con la rusofobia y se dediquen a buscar el regreso a la diplomacia. El argentino también es un aparato comunicacional que sirve a la OTAN. La misma que nos hizo la guerra en Malvinas.

Desde hace décadas, los padecimientos de pueblos enteros, de países cuyas tradiciones se extienden al origen de la humanidad, han sido ocultados. Vivimos bajo la égida informativa de la OTAN, y desde luego no nos iban a mostrar ni a dejar escuchar en los últimos años los lamentos de millones de condenados de la tierra, cuyos ricos territorios fueron destruidos por Estados Unidos, que lucha hoy por conservar una hegemonía que ya no tiene. Esta obsesión en aceptar que la multipolaridad es un hecho, y que tiene que dejar que el mundo se reacomode, la arrastra a la extrema derecha.

La reaparición de ese extremismo fanático devino en otra herramienta útil. Antes fogoneaban y financiaban grupos terroristas bizarros. Ahora, couchean posibles presidentes de los países que les convienen, y los entronan para hacer sus operaciones. Nadie con dos dedos de frente puede dudar de que Zalensky es un golpista dispuesto a convertir Ucrania en una Meca neonazi.

Ver la escena de esta guerra con Rusia como nación provocada en sus narices, cuando todavía estaban en marcha negociaciones con el atroz peso de las masacres del Dombass, no significa en absoluto que uno acuerde con las políticas internas de Putin ni que crea que desde Rusia llega información confiable, claro. Pero, ¿cómo tener pensamiento crítico cuando se obstruye por la fuerza la versión de una de las partes?

Uno de los reproches más contundentes que se le hacen, y al que aun teniendo otra perspectiva de este conflicto quien firma esto comparte, es su intolerancia en relación con el género y su poca tolerancia a la oposición.

El pensamiento crítico no puede acomodarse a un lugar fijo. Putin no es aquí evaluado por sus políticas internas, sino por la nueva geopolítica que Estados Unidos quiere abortar como sea. Y siempre le han venido bien los fanatismos, aunque empiece sus propias y múltiples invasiones con la excusa de “la libertad”. Los militares latinoamericanos entrenados por ellos que durante décadas y que hasta hoy luchan contra “el enemigo interno” eran fanáticos capaces de buscar las formas más perversas de eliminación física del otro. Sabemos poco sobre los abusos de Rusia, que seguramente existen, pero hemos probado en carne propia los abusos de Estados Unidos. Su propio embajador en la Argentina, posando con Macri el jueves, es un abuso diplomático.

Putin habla de la necesidad de la “desnazificación” de Ucrania y el poder de Occidente lo hacen sonar “autoritario”, “dictador”. Y claro que hay que desnazificar el mundo, aunque en la ONU, en 2021, los únicos países que se opusieron a una resolución que iba en ese sentido hayan sido Estados Unidos y Ucrania.

Esto es lo más peligroso: los neoliberales han arrastrado a los liberales y hasta a muchas izquierdas a ese tipo de tolerancia absurda que padecemos también en nuestra política interna. El librepensador se siente menos librepensador ahora si alguien afirma que los negacionismos, que incuban los totalitarismos, deben ser erradicados legalmente. Esa malformación de la tolerancia es lo que a muchos les hace pasar por alto las barbaridades que han hecho hace más de una década los nazis ucranianos.

Con el nazismo no se discute. Con el fascismo no se negocia. A los totalitarismos la democracia no puede tolerarlos, porque se les abre el camino al poder nuevamente, y lo primero que repetirán será su eterno modus operandi de solución final.

La vieja Europa sigue siendo atrozmente eurocéntrica, y este conflicto le hace decir cosas que las estaturas de los viejos líderes europeos no hubieran soportado. Ya no están ahí los que tuvieron padres partisanos o experiencia vital del nazismo. Los corresponsales de grandes medios o agencias agregan a su estupor por la violencia cosas como que “este un conflicto diferente a otros”, porque han visto víctimas “rubias y de ojos celestes, que podrían vivir en la otra cuadra de tu casa”.

Esa declaración está colocada sobre la conmiseración pero sólo del que se le parece racialmente. Eso es una semilla nazi. Es una hilacha de racismo intolerable. Siguen teniendo aliento de colonizadores.

Después no nos preguntemos de dónde salen los neonazis. Después no nos asombremos cuando nuevas ultraderechas lleguen al poder y desde los propios Estados se pretenda eliminar también la noción de género y volver a hablar de sexo: lo que se le critica a Putin. Eso, entre otras grandes calamidades que pueden ocurrir.

Muchos de los que creemos que Rusia tiene tanto derecho a su seguridad nacional como cualquier otro país del mundo, no votaríamos a un candidato como Putin. Lo que nos revuelve el estómago es que con estas patrañas Estados Unidos capitalice a su favor esa mirada, y se atente contra el mundo multipolar que sí queremos, que sí apoyamos, que sí queremos preservar porque al menos hasta ahora, ni Rusia ni China nos deben nada. Los que instalaron las doctrinas de “seguridad nacional” –y la usaron para el exterminio de argentinos– fueron los estadounidenses.

Ahora creen que el mundo es para ellos. Y ésa es la pesadilla, porque esta vez ya no serán las fuerzas armadas ni los jueces los que intentarán hacerse del poder, sino los fanáticos que cultivan in vitro y que aplastarán todas las diferencias. Los discursos del odio, ¿para qué los usan? Para quemar a las brujas de Salem. 

Compartí tu aprecio

17 comentarios

  1. Columna oerfecta .
    Voy por orden . 1 ) El recorte de naciones y poblaciones se aprecia claramente en lo siguiente : desde niñxs se preparó y prepara para que se desee conocer con gran deseo , París, Londres , Roma , Madrid , Lisboa , Ámsterdam, Bruselas , Suiza , Viena. Nadie quiere conicer , porque fue inducido , Alemania, Moscú, los países del este , salvo Rumanía, por la leyenda del conde Dracula .
    2 ) el nazismo , conceptuslmente hablando, nunca fue un problema para los europeos , ni para los norteamericanos ; y desde hace tiempo , ni siquiera para Israel . Es más, avalan las políticas de exterminio del nazismo . El problema fue que Htler quiso , como los romanos , Napoleón, dominar el mundo , con lo cual prescindia de los mencionados ; es decir , fue demasiado lejos . Había que frenarlo definitivamente; y frenar definitivamente a Alemania. Ocasionó dos guerras atroces .
    3 ) Sandra Russo efectúa ua construcción maravillosa sobre la falsa y muy equivocada tolerancia con el negacionismo . No existe la contemplación frente a este flagelo deliberado. Es un cáncer que corroe y mata .
    En nuestro país cuando se comenzó a barruntar una posible ley que condene el negacionismo de los crímenes de lesa humanidad cometidos por la Dictadura genocida , no existío para nada una fuerte masa crítica que lo apoye . Eso fue producto de que mediaticamente , desde siempre , se le dio cabida a la » teoría de los dos demonios » ; a » la verdad completa » ; a » algo habrán hecho para que los militares hagan lo que hicieron » ; » no se juzgó a los subversivos » . Es más , desde la nefasta dirigencia peronista de centro derecha , política y sindical , siempre se fustigo a los guerrilleros identificados con los montoneros . Ejemplos : De la Sota y la CGT .
    Todo esto fue caldo de cultivo para lo que estamos viviendo . Lxs negacionidtas , que son nazis , ya mataron siendo antivacunas . Cusntxs compatriotas murieron porque cayeron en el » cazabobos » de no vacunarse, » porque la vacuna era rusa » .
    Coincido totalmente con la brillante articulación de Sandra Russo acerca de que con esta pasividad e indolencia , se habilita a que la ultraderecha llegue al poder con los votos , pues así dar paso a la solución final .
    4 ) En lo personal no objeto nada a Putin . Rusia necesitaba un Putin para recuperar su esplendor geopoliticp en la escena mundial. Un país tan vasto no podía andar a la deriva .
    Putin , como China , saben que los EEUU los asumen como enemigos a empequeñecer ; por lo tanto, la única manera de hacerles frente es teniendo un frente interno totalmente consolidado , sin fisuras .
    Al continente originario y el Caribe los EEUU lo dominan , salvo Cuba , Venezuela , Nicaragua, porque lograron imponer su idea de » democracia occidental » , acompañada de sus mascotas , los países europeos occidentales . Al haber la » democracia » que ellos propician, el resultado práctico es una total anomia , por la extrema división en el seno de la sociedad ; trabajo que llevan a cabo los lacayos medios .
    5 ) Esto es lo que pienso de esta magistral contratapa. Es tan rica y deja gran material de análisis, que todo lo apuntado parece insuficiente .

    • Hola Quizas se puede establecer una convesacion sobre puntos concretos del articulo
      En el articulo se dice que NO se analiza Putin en lo interno , por que se analiza Zelensky en lo Interno?
      Por que Rusia tiene derecho a su seguridad nacional y no Ucrania ?
      NO podemos caer desde la izquierda , desde lo progresista , pensar que el enemigo de mi enemigo es mi amigo , eso no siempre es cierto
      La OTAN y USA tambien cometieron crimenes de guerra , eso no exime de condenar lo q sucede ahora.

    • Hola Quizas se puede establecer una convesacion sobre puntos concretos del articulo
      En el articulo se dice que NO se analiza Putin en lo interno , por que se analiza Zelensky en lo Interno?
      Por que Rusia tiene derecho a su seguridad nacional y no Ucrania ?
      NO podemos caer desde la izquierda , desde lo progresista , pensar que el enemigo de mi enemigo es mi amigo , eso no siempre es cierto
      La OTAN y USA tambien cometieron crimenes de guerra , eso no exime de condenar lo q sucede ahora.

    • Hola QUizas se puede establecer una conversacion
      En el articulo se dice que NO se analiza Putin en lo interno , por que se analiza Zelensky en lo Interno?
      Por que Rusia tiene derecho a su seguridad nacional y no Ucrania ?
      NO podemos caer desde la izquierda , desde lo progresista , pensar que el enemigo de mi enemigo es mi amigo , eso no siempre es cierto
      La OTAN y USA tambien cometieron crimenes de guerra , eso no exime de condenar lo q sucede ahora.

  2. Ubicandonos en el momento actual , lo sangriento no se puede justificar .
    En el articulo se dice que NO se analiza Putin en lo interno , por que se analiza Zelensky en lo Interno?
    Por que Rusia tiene derecho a su seguridad nacional y no Ucrania ?
    NO podemos caer desde la izquierda , desde lo progresista , pensar que el enemigo de mi enemigo es mi amigo , eso no siempre es cierto
    La OTAN y USA tambien cometieron crimenes de guerra , eso no exime de condenar lo q sucede ahora.
    Lo de Donbass tambien es para condenar-investigar el genocidio de Ucrania
    Tener en cuenta quePutin apoya la extrema derecha , por ejemplo en Francia a Le Pen.
    Por favor Sandra o alguien Continue la discusion

  3. Por favor , estamos dejando a la derecha como razonables rechazando a Putin cuando efectivamante es razonable aunque quizas por distintas razones , Discutamos

  4. Es asqueroso ver como se toman las palabras de un agresor y se las justifica para iniciar un conflicto bélico por parte de una de los estados mas oligárquicos y de la derecha mas rancia. Crimen de guerra comparado a la guerra de Irak, pero esta vez justificada desde la supuesta centro izquierda, apelando a un supuesto nazismo (el cual es un flagelo en el viejo continente) no tiene, visto por donde se lo vea, ninguna participación en las esferas políticas de Ucrania.

    Un discurso que posiciona a la rama de la centro izquierda del peronismo en hacerse eco de las palabras de uno de los estados mas oligárquicos y de la derecha mas antidemocrática. ¿Este es el precio para luchar por un mundo multipolar? ¿Justificar una invasión? (con todo lo que eso lleva) solo por que el otro bloque lo hizo a sangre y fuego, ¿justificar a las ambiciones imperialistas de Putin?. Pedir por la paz, apoyar a un país que sufre a una invasión, ¿es hacerle el juego a la OTAN?.

    Hacer de megáfono para justificar las declaraciones de Putin en este crimen como lo es la guerra contra Ucrania, es lo mas vil que vi hasta ahora. Después de la infame guerra contra Irak

  5. A ver Sandra. Zelensky, el presidente de Ucrania, es un judío que habla ruso.

    Su padre fue el único superviviente del Holocausto nazi de entre sus hermanos. Además luchó contra los nazis en la Segunda Guerra Mundial.

    Los nazis en Ucrania son una fuerza política marginal que no fue capaz de sacar ni un diputado en el parlamente. Es inaudito que nos pretendan hacer creer que Ucrania está gobernada por unos nazis dirigidos por un judío.

    En Rusia también hay nazis.

  6. Sandra, supongo que no te suena el Memorándum de Budapest. Echa un ojo en Wikipedia.

    Te lo resumo. Cuando se rompió la Unión Soviética, Ucrania se convirtió en el tercer país del mundo con mas armamento nuclear. Decía, con toda la razón del mundo, que necesitaba ese armamento nuclear para disuadir a los vecinos que podrían invadirle. Para convencerle de que abandonase el armamento nuclear, se estableció del Memorándum de Budapest, firmado por Rusia, Ucrania, Estados Unidos, y el Reino Unido. Eso fue en 1994.

    Básicamente se le dijo a Ucrania que si abandonaba el armamento nuclear los tres países restantes iban a garantizar su integridad territorial.

    Con la invasión de Rusia todo eso se fue al garete. Pero lo peor es el mensaje que se manda al mundo de que lo mejor es tener armamento nuclear.

  7. Sandra, creo que perteneces a la izquierda del «antiimperialismo selectivo»

    Toda contra USA, pero cuando es el imperio ruso, hay que justificar a Putin.

  8. Sandra, en serio creés valioso en este momento ocupar tu espacio en los medios para poner en agenda discusiones sobre pensamiento crítico, opinión publicada o neonazismo ? Las muertes que están ocurriendo son reales. No son una construcción mediática. Que no empieces por fijar posición sobre eso, podría decir, al no conocerte en profundidad, que te define. Y no de la mejor manera. Con bien decis y coincido, con el nazismo no se discute, con el fascismo no se negocia. Y agrego, a quienes no valoran la vida del otro, como mínimo hay que interpelarlos hasta que lo hagan. Será tu caso ?
    Espero que no creas que estas aportando un análisis profundo e intelectual sobre geopolítica. Ojalá nunca tengas familiares directos -o incluso vos misma- huyendo de su propio país al que eligieron libremente para vivir y desarrollarse ….. y en el que -a diferencia de sus vecinos rusos- resuelven democráticamente sus destinos. De paso, sería bueno para robustecer tus argumentos que te animaras -como otros colegas tuyos ya lo hicieron- a viajar para allá a cubrir los hechos de cerca (….. no desde la comodidad y seguridad de tu escritorio…….de paso, se escribe Donbas no Dombass) y justificar con hechos por qué Zelensky es un golpista dispuesto a convertir Ucrania en una Meca neonazi. Te está faltando mucha información y sobrando dogmatismo. Ojalá tengas la oportunidad de constatar en persona -sino ahora, en tiempos de paz- cómo es Ucrania y su pueblo. Y hacer el mismo ejercicio sobre la dirigencia rusa. Gracias por permitirme dejar publicada mi reflexión en tu blog. Te mando saludos.

  9. Sandra, siendo honesto contigo tu argumentación hace agua tantos lados que no sé por dónde comenzar. Creo que el primer punto, y más importante, es que se trata de un clásico ejemplo del uso de la “razón instrumental” (Habermas, 1947) donde básicamente partís de premisas falsas y usas un razonamiento lógico para luego argumentar que tus conclusiones son correctas. Tu insinuación de que el presidente Zelenky es un “nazi” por el simple hecho de que el presidente Putin así lo afirma demuestra un desconocimiento absoluto no solo de la realidad ucraniana sino también de la cultura e historia rusa, porque,
    (i) Zelensky profesa la religión judía, siendo descendiente de sobrevivientes del holocausto que tuvo lugar en territorio ucranio por parte del ejercito Nazi durante la segunda guerra mundial,
    (ii) además, es un rusofono que fue electo presidente con el 73% del total de votos. En contraposición, existe en Ucrania un partido político de ultra-derecha llamado “Svoboda” que podría considerarse rusofobo pero cuyo candidato solo alcanzo el 2% del electorado y no se relaciona de ninguna manera con Zelensky y su partido.
    (iii) Por otra parte, históricamente fue la “Gran Guerra Patriótica” (para Rusia) o “Segunda Guerra Mundial” (para el resto del mundo) el evento que más alineo a toda la sociedad rusa (en ese momento soviética) detrás de un único objetivo: derrotar al ejército Nazi. Desde entonces, los lideres soviéticos primeros y rusos después apelan sistemáticamente a este argumento para conseguir el apoyo de la sociedad rusa en su conjunto.
    El ejemplo más evidente de esto es el, denominado por Occidente, Muro de Berlín que se construyó para evitar que los individuos huyesen del estado totalitario soviético. Sin embargo, los lideres soviéticos llamaron a este mucho “muro antifascista” pues era “para evitar que los fascistas entrasen a la U.R.S.S.”.
    Probablemente la mejor traducción que podríamos dar al castellano de la palabra “des-nazificar” en el discurso del presidente Putin sea “des-patriotizar”: pues, en definitiva, lo que esta haciendo el presidente Putin es negar la existencia de una identidad ucrania independiente y tratar de absorberla dentro de la cultura rusa.
    Personalmente, creo que lo que estamos ante la batalla última de la democracia contra la autocracia:
    – El sistema de gobierno autocrático del presidente Putin alcanzó su máximo esplendor con precios extraordinarios de los comodities energéticos que siguió a la “crisis de las hipotecas subprime” en 2008. Pero, más recientemente, ha comenzado una progresiva decadencia siendo que la economía rusa no ha crecido en los últimos 10 años. (Nota al margen: fenómeno curiosamente similar al así llamado “kirchnerismo” en la República Argentina). Ante la imposibilidad de proveer bienestar social, el presidente Putin ha prometido al pueblo ruso “restaurar las glorias pasadas del entonces Imperio Ruso”.
    – Al mismo tiempo, el gobierno autocrático del presidente Putin, no puede tolerar la existencia de un gobierno democrático republicano que SI funciona (con todos los defectos que pueda tener) entre los expaises miembros de la U.R.S.S.: las protestas que hemos visto el año pasado en Bielorrusia y este año Kazajistán son a imagen y semejanza de la Revolución de la Dignidad o “euro-maidan” ucranio de 2014, donde el pueblo ucranio reconquistó su libertad del entonces gobierno “pro-Putin” de Viktor Yanukovich. En última instancia, el temor del presidente Putin no es a la proximidad de la OTAN sino al esparcimiento hacia es este de esta “idea de libertad” y justamente por ello es que no se conforma con un compromiso por parte de Ucrania de no ingresar a la OTAN sino que existe la renuncia del gobierno de Zelenzky como requerimiento previo al cese de hostilidades. Curiosamente, ha trascendido que Viktor Yanukovych se encuentra en Bielorrusia aguardando… instrucciones desde Moscú quizás?
    Para concluir, no puedo dejar de resaltar que los resultados de la invasión militar que el presidente Putin ordenó sobre Ucrania son exactamente opuestos a los objetivos que entiendo él buscaba:
    – Unió a la sociedad ucrania en un sentimiento nacionalista como no se veía desde la primera independencia de Ucrania en 1917-1918.
    – Difundió la identidad ucrania en todo el mundo como no se veía desde 1917-1918. En efecto, recordemos que por aquel entonces Argentina fue uno de los primeros países en reconocer la independencia del Ucrania bajo el mandato de Hipólito Yrigoyen.
    – Revitalizó a la OTAN que, sin una hipótesis de conflicto real, había quedado en el olvido. En efecto, países como Finlandia, Suecia o Dinamarca vuelven a considerar su ingreso.
    – Incrementó los presupuestos de defensa de prácticamente todos los países europeos.
    – Forzó a UE replantearse su dependencia al gas ruso, impulsando la implementación de energías alternativas que en última instancia repercutirán muy negativamente en el ingreso de divisa extranjera a Rusia.
    – A medida que continúan los bombardeos sobre civiles, esta generando un sentimiento rusofobo en el resto del mundo completamente innecesario (es la guerra del presidente Putin, y NO del pueblo ruso) y que tomará mucho tiempo de subsanar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.