La plaza de las Trillizas

Hace rato que el campo seduce a la ciudad, tanto como la ciudad seduce al campo. “Yo estoy con el campo”, se leía ayer en las pancartas cuadraditas que exhibían jóvenes de look Cardon, una marca que, dicho sea de paso, tiene en Palermo su “torre rural”. Parece una bizarrada argentina, y acaso lo sea, pero en el sitio web de la marca que impuso la ropa de estancia entre jóvenes y adultos que de estancieros tienen poco, se indica que sus emprendimientos inmobiliarios se originaron en el deseo de que la gente del campo “se sienta en la ciudad como en su casa”.

Algunos barrios de esta ciudad, anoche, estuvieron con el campo, aunque no se sepa muy bien cuál es el lazo que se estrecha, más allá del espanto que los une, y que es el gobierno kirchnerista. Iba a pasar tarde o temprano, pero seguro iba a pasar ante alguna señal concreta de que había llegado la hora de redistribuir un poco, un poquito, algo de lo que tienen y nunca en la historia han cedido de buena fe o buena gana.

Las Trillizas de Oro lo supieron antes que muchos, y por eso hicieron buenos matrimonios: acabado hace rato su cuarto de hora, las chicas fueron noticia solamente porque las tres eligieron casarse con polistas. Hay un glamour polista que recoge cierta muchachada bilingüe, un toque de distinción en alpargatas, un manierismo de mate con la peonada, un aire de familia numerosa y divina que aunque argentina, es rubia y fina. La base social y cultural del nicho citadino que no tiene empacho en arrebatarles a los piqueteros sus piquetes y que desembarcó en las calles con entusiasmo de debutante, encanto del polista.

A propósito, el lunes 24 me equivoqué de marcha, y en lugar de ir a la de los organismos de derechos humanos aterricé en la de las agrupaciones de izquierda. Quien se atuviera a lo que allí se megafoneaba, jamás hubiese comprendido este país, que un día después, un solo día, ofreció en el mismo escenario el espectáculo del sector agropecuario forzando rebelión en la granja.

A pesar del arrebato con el que estas líneas están siendo escritas, hay al menos un par de cosas claras. Quien votó a Cristina Kirchner se presume que votó algo parecido a lo que pasa. Medidas que redistribuyan riqueza. ¿Por qué hasta ahora no se tomaron medidas como éstas? Porque medidas como éstas no son gratis. Porque la riqueza no se suelta. Porque no hay lógica ni ideología capaces de arrancarle a un sector privilegiado algo de lo que tiene. Porque a la redistribución de la riqueza hay que acompañarla y sostenerla y defenderla de la reacción que provoca. Porque para acompañar un proceso de redistribución de recursos y de asignación de torta hay que hablar claro, tener coraje y poner el cuerpo y la cabeza a favor de ese cambio. Porque es más fácil, desde un progresismo previsible, rancio y fofo, seguir boludeando con el bótox o las carteras de la Presidenta.

Hoy hay miles de personas en las calles con pancartitas que dicen “Yo estoy con el campo”, sin que eso signifique otra cosa que estar en contra de este gobierno y de las medidas que pueden rozarles las ganancias. Así ha sido siempre. Siempre han estado a favor de quien les done favores y en contra de quien se los recorte. No los mueve nada más que el bolsillo. No hay otra ideología que el bolsillo, aunque usen alpargatas y salgan de padrinos del hijo de un peón.

Compartí tu aprecio

28 comentarios

  1. Durante 28 años me desempeñé como “encargado de estancia” o “mayordomo” como le decían antes y hoy algunos dirían que fui “gerente de producción”. Hoy miro atónito los noticieros por televisión, ya que lo que mas me sorprende es la falta de memoria de quienes dicen ser productores agropecuarios, cuando en las zonas de producción sojera hace ya muchos años, desde la aparición de los pools de siembra dejaron de ser productores para transformarse en rentistas, producto de los cambios y transformaciones ocurridos en nuestro país durante la década menemista.
    Me tocó ver cómo los campos quedaban deshabitados, cómo se cerraban las escuelas rurales por falta de presupuesto y alumnos; y cómo estos productores se quedaban todo el día en los pueblos dedicados al ocio, no precisamente creativo.
    Me tocó aplicar los ajustes que recomendaban achicar el personal en aras de una mayor productividad y gracias al tipo de cambio existente (1 a 1) ver como esos ajustes lo único que hacían era aumentar la pobreza.
    En general la mayoría de los “productores agropecuarios” (rentistas) son nietos de inmigrantes italianos que vivían en los campos, que se lavaban en la bomba sapo con ayuda de un fuentón, usaban el marlo de las trojas de maíz para hacer andar las cocinas “Istilart” y se levantaban antes del amanecer.
    Estos nietos se mudaron al pueblo o la ciudad mas cercanos, compitieron entre sí a ver quién tenía la casa mas lujosa y el mejor quincho con aire acondicionado, baño y al lado de la pileta de natación. He visto en un pueblo de 10.000 habitantes con no menos de 800 productores agropecuarios cómo solamente 4 ó 5 camionetas salían hacia los campos antes del amanecer, mientras que el resto se quedaban durmiendo hasta las 9 ó 10 de la mañana para ir a desayunar al Club Social y si les resultaba cómodo se daban una vuelta por el campo a media tarde para ver si el peón “necesitaba algo”.
    No tengo la menor duda que estas son algunas de las personas que están cortando las rutas uniformados con remeras “Lacoste” pidiendo que el gobierno quite las retenciones, aunque eso lleve a que el kilo de pan cueste 14 pesos.
    Estoy seguro que serán los mismos que cuando los alimentos estén a precios prohibitivos pedirán mano dura cuando descubran que no pueden parar en un semáforo con sus 4 x 4 sin que los asalten.
    Es verdad que siempre hubo pequeños productores, principalmente en las zonas marginales, que vivieron y viven en la pobreza, pero esos en su mayoría no son productores de soja, girasol trigo y maíz que son los productos que tienen retenciones.
    Sería muy interesante saber cuántos tractores compró un productor propietario de tierras ( no un contratista ya que son cosas muy diferentes) en los últimos cuatro años y cuánto dinero destinó a la compra de 4 x 4 y a la construcción de quinchos con aire acondicionado y pileta de natación.

  2. lamentable que una persona de su edad tenga este pensamiento tan arcaico, creo que podria utilizar su inteligencia pra construir..
    Ademas como periodista, la nota tiene miles de errorres informativos pero lo mas preocupante como periodista es el cinismo con el que esta escrito.
    LAMENTABLE.
    HABLAR Y HABLAR O ESCRIBIR Y ESCRIBIR SIN TENER IDEA DE LO QUE REALMENTE SUCEDE ESTA BIEN ALINEADO CON SU NOTA, TOTALMENTE FUERA DE LA REALIDAD.

  3. Increible descripcion. Tu claridad para contar las razones, los porqué de esta protesta y de este paro superan ampliamente a la de muchos comentaristas políticos de todo el espectro. Gracias por la lucidez
    Fernando

  4. Anoche me fui a dormir con una gran cantidad de pensamientos sobre el tema dando vueltas en mi cabeza, para hoy despertarme y leerlos en tu contratapa, escritos con la claridad de siempre y de la manera que hace que uno los tome como propios. Muchas Gracias.

  5. Señora Sandra Russo, yo quisiera saber, si es que usted lo sabe, de que mente «genial» salio la definicion «piqueteros cardon» ya que si mal no recuerdo, en reiteradas oportunidades he visto a la Sra. Presidente vestida con ropa de la mencionada marca. Mi duda es, si la Sra. no estuviese a cargo del Poder ejecutivo, ¿participaria de los piquetes? le dejo mi pregunta para ver si tiene una respuesta que diste de la soberbia de la sra el dia de ayer. No soy estanciero, no tengo familiares estancieros y sinceramente me importa muy poco saber como se maneja un campo, lo que si se es que no podemos seguir teniendo gobernantes que sigan manejando el pais con la politica de estos señores, quienes no aceptan medias tintas y se esta o con ellos o en su contra. Basta de enemigos dentro de las fronteras.

    Saludos.

  6. Nací en el campo. Viví en el hasta los 13 años para irme a un pueblo que casi es un campo, hasta los 18. Desde los 18 vivo en capital por mi estudio y ahora por mi trabajo, que no tiene nada que ver con el campo. Soy asalariado y vivo de mi salario.
    En donde viví mi niñez y adolescencia, hay de todo, los grandes (que ansian comprar Cardon pero no les dá, así que taaan grande no son) y los chicos (que sueñan en pegarle a la cosecha para recuperarse de las deudas y del banco que lo tiene con la soga al cuello). Desde que el razonamiento empezó a dominar mi instinto y puedo recordar, encuentro que siempre son los mismos los que se llevan la torta aprovechando el oportunismo del sistema reinante. Sean los gobiernos de militares, peronistas, radicales, zurdos o de derecha. Y los honestos y trabajadores son los mismos en cada uno de los gobiernos de turno.
    Vi, cómo en los 90 todo ese pueblo y campo se iba a pique.
    También vi, como después de la devaluación, hubo un crecimiento del campo y de la mano, el interior.
    Yo no veo en este pedido del campo que el mismo no quiera compartir las ganancias -siendo que hace años que se viene compartiendo con las retenciones- sino que es demasiado lo que se pide desde el 11 de marzo.
    He escuchado comantarios que no son lógicos para cualquier ser humano. A saber:
    – «ganaron mucho y ahora no quieren repartir» – cualquiera que gane, bien o mal, no va a repartir de la noche a la mañana. Si yo hoy siembro soja, maiz, o lo que sea, lo voy a hacer pensando (calculando) que voy a ganar tanta plata, por eso, gasto tanto para hacerlo. Lo que está pasando es que en el momento que voy a cortar, el gobierno aumenta las retenciones y de la noche a la mañana, cobro menos. Es como el asalariado que cobra 1000 pesos. Si a fin de mes, yo le doy 1200 pesos, el lo que me va a decir, a lo sumo, es gracias. Así le sigo pagando por 4 meses. El ya se acostumbró a un ritmo de vida a 1200 pesos (no estamos hablando que se gasta los 200 pesos en joda, sino que los empieza a invertir en algo). Llegado el 5 mes, le digo que ahora va a cobrar 900. No creo que le vaya a gustar y me parece lógico. No porque le haya bajado el salario solamente, sino que no le avisé con anterioridad, para que el vaya planificando sus costos.
    – «Solo siembran soja, por eso se les aplica las retenciones» El campo es un negocio, y es por eso que se va a sembrar lo que sea conveniente economicamente hablando. Esto es más tajante en un país que no tiene un plan agropecuario a largo plazo, no existe. ¿de qué me sirve hacer planes a largo plazo si no se de cuánto va a ser mi rentabilidad a 3 años?. Y yo estoy de acuerdo en que no es conveniente estar sembrando soja y más soja. Pero solo es con un plan político que eso se logra. Es como la emanación de gases de los autos. Se le pide, a las autopartistas que para el 2015 ( no se bien la fecha) los autos tiren un 20% menos de monóxido de carbono al medio ambiente. No pasa porque a las empresas automovilísticas les guste hacer autos que sean menos nocivos, sino que por ley tienen que hacer eso para ese año. Y hay que hacer una inversión importante para eso. Bueno, con el campo pasa lo mismo. Pero las políticas que se aplican son sin anestecia, como hace 2 años atras con el paro de las exportaciones de carne.
    ¿Por qué no se puede pedir por un plan?¿Por qué no se puede decir que para el año 2009, se piensa en poner en práctica un plan para incentivar la siembra de otro cultivo, o la ganadería?¿O que se va a aplicar esto dentro de 6 meses, pero que antes se va hablar?

    Por último: no me siento cómodo, y no frecuento con gente que use ropa cardón y que su filosofía de vida sea parecida a los polistas. Pero es su vida, la respeto. Ahora, esa gente está con el campo en este paro, como otros sectores de la argentina.
    Si hay algo que me molesta, es que se piense que solamente esa gente está haciendo el paro, porque significaría que por prejucios que existen a ese tipo de personas, se mete en la bolsa a otros sectores del campo y del interior y se empieza a mencionar 4×4, casas de lujo, vacaciones en Punta del Este, como un denominador común del sector agropecuario. Hay de todo en el campo, como en los demás sectores de la sociedad. Sería como culparte por ser periodista nombrándote un colega no muy ético con su profesión.
    Sandra, me gustan tus escritos, y por eso escribo esto. Lo que está molestando en este paro, es cómo se están aplicando las medidas, la forma de tratar a la gente.
    Si no he sido claro, o los errores invaden mi escrito, pido perdón. Solo quiero hacer llegar mi parte de por qué estoy con el paro y en contra de Cristina.
    Gracias. Saludos.

  7. Sandra, no puedo más que felicitarte, tu artículo tiene sensatez, síntesis y profundidad, cosas que escasean en los medios de comunicación en estos días con respecto a este tema. Coincido con todo lo que magistralmente escribís.
    Sigo tus artículos desde hace mucho tiempo, y modestamente, creo que el gobierno en este caso no tiene acerca de este problema una buena estrategia comunicacional. Creo que es necesario informar a la gente con profundidad sobre este tema, porque aquí lo que está en juego es una política concreta de intento de distribución de riqueza, y lamentablemente, nunca se habla de esto con claridad en los medios. ué un placer leer tu artículo. Te felicito.

  8. Lo primero que se me ocurrió fue ¨éste tema hubiera estado bueno debatirlo en Dejámelo Pensar !¨.

    El tema de los medios de información respecto al tratamiento de la noticia fue algo que tampoco se nos puede escapar, sobre todo fue humillante al extremo lo ocurrido en Canal 7 ¨la televisión PUBLICA¨.

    Patética fue la cobertura (cobertura ?) parcializando la noticia, obviando a las 21 hs lo que estaba ocurriendo en todo el país. Es una televisión pûblica ó la sala teatral de Rosario Lufrano !!??? Si muestran cada pelotudez de la Sra CFK (ejemplo: reunión con Antonio Banderas) y suspenden la transmisión, lo de ayer no ameritaba el mismo tratamiento ?

    Antes pensaba que Canal 7 no contaba con periodistas, sino con marionetas. Ayer confirmé que no hay más marionetas, sino bufones.

    Y el derecho a la información clara, pûblica y objetiva ? Me hicieron reir mucho.

    Ah, eso si, el Canal ¨pûblico¨ está en un creciente plan de instalación de repetidoras para que todos los pueblos cuenten con su señal. Menos mal !

  9. Brillante la nota, perfectamente descriptiva de una situación simple, menos mal, porque si la tuviéramos que entender (la actualidad digo) si uno quisiera hacerlo a la luz de la «información» proporcionada por algunos (casi todos bah..) medios masivos de comunicación…estariamos perdidos.
    Poniendo mis ideologías de lado, tratando de mantener una mirada objetiva sobre los acontecimientos de estos días, puedo entender perfectamente – no compartir desde luego- las razones de los que protestan: sienten que le están tocando sus dinerillos, los describe perfectamente la nota: «Siempre han estado a favor de quien les done favores y en contra de quien se los recorte. No los mueve nada más que el bolsillo. No hay otra ideología que el bolsillo».
    También puedo llegar a entender a la gente de Palermo, barrio Norte, Las Cañitas y Belgrano que se movilizó «espontáneamente» portando cartelitos todos igualitos, «apoyando al campo»; a ellos, como los describe magistralmente S.Russo, no los une el amor, los une el espanto de cinco años de gobierno progresista.
    Puedo entender la pasión, los ánimos exaltados, incluso la violencia que a veces llega sin ser realmente buscada, sino como producto de esa impotencia y odio que hace ya mas de un lustro que se vienen destilando a fuego lento y que esta vez encontró en esta protesta un fueguito para tratar de que suba el hervor.
    Yo, racionalmente, puedo entender casi todo respecto de este conflicto, entiendo las posiciones y hasta a veces me doy cuenta cuando los dirigentes mienten abiertamente (es un logro, o no?), pero hay una cosa que NO ENTIENDO y quisiera que alguien que sepa mas que yo me lo explique y es: CUAL ES EL PAPEL DE LOS MEDIOS DE COMUNICACION EN ESTE CONFLICTO.
    En estos últimos cuatro o cinco días he seguido con atención el desarrollo de los hechos por los canales habituales, TN, América, Canal 26, Canal 13 y demás, y me sentí horrorizado al ver como estos canales de televisión continuamente han incitado a la violencia, a la desobediencia civil y a la lucha entre hermanos, cubriendo las diferentes cortes de ruta con un grado tal de desinformación y cinismo rayano en el delito, sesgando la información, manipulando imágenes, palabras y hechos para acomodarlos a sus interese, poniéndoles el micrófono a personas y personajes totalmente fuera de si y que además no tenían idea de lo que se esta reclamando, solo pedían que se vaya Moyano y que cristina se saque el botox, o viceversa, les da igual.
    Presentan a los que marchan contra el gobierno como «pacíficos manifestantes que apoyan al campo» y a los que marchan a favor del gobierno como «Piqueteros K», ni siquiera les reconocen como ciudadanos con derechos iguales a los otros, e incitan a la violencia de unos contra otros. Ponen en directo en un cuadro del televisor el discurso de la Presidenta y en otos tres cuadros los rostros de los que están hace 14 días en la ruta………..imaginemos que la CNN pone las caras de los Iraquíes cuando los yankis estan bombardeando Bagdad, y cuando se termina el bombardeo el periodista, al mejor estilo Julio Bazan le pregunta a uno de ellos: ¿que le pareció Sr. cual es su opinión? Anuncian el Apocalipsis del desabastecimiento, mostrando góndolas de carne vacías y remarcando que las vacas no llegan porque el gobierno lo impide, agitan constantemente el fantasma de Moyano cuando la realidad es que hace días que hay miles de camioneros varados, aguantando pacientemente, perdiendo plata, tiempo y algunos hasta sus empleos. Crean un estado de confusión, miedo y desasosiego tal en la población que si uno habla con cualquier persona de a pie, ve que el pobre tipo cree que esta caminando por Bagdad esquivando bombas antipersonales y esquivando obuses y morteros y que el mundo se acaba mañana.
    Ahora yo me pregunto: COMO HAN LLEGADO ESTOS MEDIOS A ACTUAR COMO LO ESTAN HACIENDO, SOCAVANDO DESCARADAMENTE EL ANDAMIAJE POLITICO- ECONOMICO DE UN GOBIERNO DEMOCRATICAMENTE ELEGIDO, MINANDO UN PROCESO INICIADO HACE 6 AÑOS QUE A SACADO A LA ARGENTINA DE LA DISGREGACION COMO PAIS Y LA HA HECHO CRECER UN 60%; BASTARDEANDO TODOS LOS ESFUERZOS QUE HEMOS HECHO TODOS LOS CIUDADANOS PARA PODER VIVIR EN DEMOCRACIA Y RESOLVER ESTAS CUESTIONES DIALOGANDO. ES EVIDENTE QUE ALGUNOS PROTAGONISTAS DE NUESTRA HISTORIA HAN CAMBIADO, YA NO ESTAN MAS LOS MILITARES GENOCIDAS Y DESAPARECEDORES AL SERVICIO DE LA SOCIEDAD RURAL, SERA ENTONCES QUE LOS PATRONES DE SIEMPRE AHORA RECURREN A LOS MEDIOS CONCENTRADOS DE INFORMACION?
    Por lo que he visto en estos días esto no es un golpe de estado económico como dice D¨elia, es un golpe de estado mediático, desembozado, artero y muyyyy peligroso. Si hay alguien que sepa posta porque los medios quieren producir un golpe de estado por favor escribanme a mi casilla.

  10. No voté a Cristina ni a su marido y dejé de leer Páginas 12 desde que se convirtió en el boletín oficial, eso no quita que esté totalmente de acuerdo con aumentar las retenciones a cualquier sector productivo (en este caso «el campo») que haya tenido un crecimiento sustancial. No nos olvidemos que el 95% de la soja que se produce se EXPORTA.

    EL ARTÍCULO ES EXCELENTE, LO MEJOR QUE LEÍ DEL TEMA, FELICITACIONES.

  11. Tu nota está muy bien y caracteriza con agudeza literaria la posición de los sectores medios altos tilingos sanisidrenses o de barrio norte, con mayor o menor vinculación al campo, como así la de una parte del medio pelo argentino que sin interés concreto en el rubro se aproxima a aquél en el posibilismo de una repentina prosperidad económica y su deseo, devenido de su más recóndito complejo de inferioridad de guarango, de «parecerse a» o «querer ser como».

    Pero de lo que tu nota no da cuenta, y es creo el hecho verdaderamente significativo de anteayer, si se quiere inaudito e indignante al más elemental sentido común, es el de la movilización de parte de la clase media capitalina de profesionales y empleados públicos de barrios más modestos como Flores, Caballito, etc., incluidos adolescentes lagañosos de ojota y musculosa de colegio privado de cuota barata, señoras cuarentonas de calzas y rubio teñido que alquilan un 2 ambientes, viejas gordas jubiladas o pensionadas de rulero y batón, el kiosquero de la esquina, el remisero de acá a la vuelta y el almacenero Don José, aunados todos en la insolencia ignorante de sus estridentes cacerolas, cacareando consignas baratas de noticiero.

    Porque que la otra manga de vendepatrias, de egoístas, protesten, tiene dentro de su lógica mezquina, improductiva y puramente rentística, cierto sentido -pues se les pide algo de sus pingües ganancias, a las que todo el pueblo argentino ha venido contribuyendo con su sacrificio, para redistribuir, y ellos, claro, no quieren largar un mango-; tiene sentido y era, en buena medida, de esperar. Pero que esta clase media, con alguna posibilidad de consumo acrecentada en buena parte por el desarrollismo y tibias políticas distributivas del propio gobierno -que sin dudas los benefició-, se rasgue las vestiduras por el «autoritarismo», «prepotencia» y no sé qué otros calificativos anecdóticos de los K por no sé qué miedo al «populismo» que le metieron los medios, y salga precisamente a enrostrarlo tomando partido por «el campo» (sojeros), justo en un conflicto donde la posición del gobierno, más que en ningún otro, refleja la defensa del interés de estos propios sectores medios -¿de dónde salen, sino, sus modestos aumentos salariales, el precio pesificado de leche, frutas, verduras y asadito del domingo?-; que esta clase media, digo, haga el circo lamentable que hizo ayer, resulta completamente inaudito y raya en el más completo absurdo, sino lisa y llanamente en la imbecilidad.

    Intentar explicar esta injustificable y cruel contradicción es tarea larga y complejísima, que algunas figuras del pensamiento nacional han sabido abordar con rigor y agudeza, y que implicaría remontarnos a viejos aspectos estructurales y definitorios de nuestra historia y cultura. Creo intuir o adivinar al paso, sin mayor reflexión y a título de mero disparador, que en la clase media argentina, como en parte de la latinoamericana, sucede algo parecido a lo del medio pelo pero con muchas menores posibilidades de realización material y al tiempo más encubierto o disimulado por las contradicciones que la atormentan como clase por su condición intermedia y de natural indefinición. Por un lado, asume posiciones más desde el interés de lo que en el fondo le gustaría ser que desde el concreto interés de lo que es o de lo que está más cerca de ser -el pobre-. Pero por otro, arropa o camufla este inconfesable y en cierto modo inconsciente anhelo visceral, con un palabrerío y formulismo de corte democrático e institucional que, haciendo un culto de las buenas maneras y la no violencia, busca dejar en alto un discurso civilizado e igualitario, de respeto a la opinión ajena y, desde ya, sensible a la pobreza en genera y abstractamente considerada -aunque al referirse a los pobres concretos y palpables acabe por afirmar que «son brutos», «no saben votar», «son negros; ojo, negros de acá -señalando la cabeza-«, cuando no directamente, en el exabrupto de su irritación, «negros de mierda»-.

    Y en este conflicto del campo pasa exactamente eso. La clase media urbana con pretensiones sale en defensa «del campo», del paro de nada menos que la patronal, increpando al gobierno por la «desmesurada» porción de renta que pretende retenérsele al sector, pero al mismo tiempo se ve en la necesidad de marcar el distingo entre productores grandes y chicos, y justificar su indignación, junto a su vocera Carrió, por los perjuicios sufridos por los últimos. Trina que «sacarle esa parte de sus ingresos a un productor chico es como que a vos o a mí nos saquen un 45% de nuestro sueldo». Sin embargo, y más allá de lo que en su falta de conocimiento llaman productores «chicos» -100, 200 o 300 hectáreas?-, de la falta de referencia a que la suba de retenciones que motivó el conflicto se refiere sólo a la soja -que está arrasando el suelo argentino y perjudicando el cultivo de otros productos básicos-, más allá de todo, y aún cuando asumiéramos tal retención al chico como injusta, lo que llama realmente la atención es que lleguen al extremo de la movilización -ellos que nunca se movilizan- por esta eventual injusticia o «despojo» a un sector ajeno -pues que pequeños o medianos productores ganen menos en un momento de prosperidad- y en cambio nada hayan hecho o dicho jamás en solidaridad con otros sectores mucho más míseros y golpeados. Nunca los ví, en efecto, salir a la calle y golpetear sus fastidiosas y cobardes cacerolas ante injusticias mucho más grandes y que recaen sobre sectores mucho más marginados -excluidos, desocupados, jubilados, mineros muertos o, sin ir más lejos, peones rurales empleados en negro y con sueldos miserables por los mismos patrones que hacen paro-. Antes bien, en estos últimos cinco años, los ví irritarse, despotricar y pedir represión contra los piqueteros pobres de verdad.

    Sí, ya sé, hay algo más, aprovechan para pegarle al gobierno que no pueden digerir, es casi un pretexto para demostrar el rechazo visceral que sienten por él. Sí, ¡pero lindo pretexto fueron a elegir para pegarle! En la elección de este conflicto como oportunidad hay también toda una definición. Es eso que decía de recónditamente querer ser más. En realidad todo es una conjunción que tiene la misma raíz…

    En el fondo campea un miedo casi instintivo a lo popular, al griterío y ruidosidad con que festejan y se expresan las masas, al mal gusto y estridencia de su consumo, a la altanería con que defienden, cuando pueden, la dignidad que conocieron hace 60 años. La clase media tilinga o consumista le tiene un terror visceral al «hedor de las masas» en movimiento, ocupando los espacios públicos de la ciudad y ni qué hablar cuando ejercen un ápice de poder. Por eso tanto odio concentrado -casi como responsabilizándolos de todos los problemas nacionales- al sindicalista de la pulsera de oro que mandonea y se maneja con autosuficiencia y altivez, o al que se hizo el chalet torta en el mismo barrio humilde que lo vio nacer, o a Hugo Moyano, o a Luis D´Elía. Por eso mismo no pueden tragar a Chavez, sus estridentes camisas rojas, sus exuberantes y ampulosos discursos, aunque disponga medidas que velan por los pobres y el interés nacional, medidas que en él, Chavez, ven como provocativas, autoritarias o demagógicas, y que en los países escandinavos, eventualmente, dispuestas por rubios, con meticulosidad gris y en un marco de prosperidad, ponderan como progresistas. Por eso, en fin, y aunque diste bastante de ser auténticamente popular y estar empeñado en un verdadero cambio de modelo, no pueden digerir al matrimonio K, en el cual ven, exagerando bastante, populismo, apoyo sindical, algo de peronismo tradicional, piqueterismo, alineación con los países díscolos de América Latina, y ven, con todo ello, empeñado en convertir a la Argentina en un país feo, sucio, desprolijo e incivilizado en el cual la Europa del Norte no se interesará.

    Saludos,
    Pablo G.T.

  12. Temo que tu comentario acerca de los productores agropecuarios es desacertado. Si bien hay terratenientes de ideas que no comparto ni compartiré, hay mucha gente de trabajo y sacrificio que invierte en el campo.
    Creo que te quedas en el estereotipo del estanciero que no es común ver en los pueblos chicos del interior, que vive del campo, en la Argentina que no mira el matrimonio presidencial. En esos lugares no hay polistas, hay hombres y mujeres que no tienen ni sabado ni domingo en pos de su trabajo y que, tal vez, tengan una 4×4 como herramienta, no como lujo.
    Sembrar un campo no es una inversión segura ya que el producto de esa siembra esta determinado por algo tan inmanejable como el clima.
    Creo que los pequeños productores merecen tener una oportunidad, porque el sector más pequeño del campo viene sufriendo, desde los 90, golpes de todo tipo.
    Ojala que las retenciones sirvan para redistribuir la riqueza, eso por ahora no se ve ni se nota.
    Es más, las retribuciones no son coparticipables. Es decir que el dinero del campo no vuelve a los hospitales municipales, las escuelas provinciales o los comedores comunitarios de barrios carenciados en el interior del pais.
    Creo que lo unico que le interesa al gobierno es dejar satisfecho al conurbano bonaerense.

    Marcos García

  13. Estoy muy de acuerdo con lo que escribio Marcos!
    Esta nota se refiere a los polistas, a grandes estancieros..
    Perdon, pero no tenes ni idea de lo que esta pasando Sandra…
    Me parece que tendrias que informarte mucho mas!

    La protesta la hacen PEQUEÑOS y MEDIANOS productores.
    Gente que hace años esta tratando de crecer y no puede!
    Gente que no sabe de violencia, gente que conversa entre mate y mate
    Gente laburante de sol a sol
    Gente que si tiene un problema grave de salud, tiene que ir corriendo a Buenos Aires porque en nuestro lugar natal nuestro Doctor hace lo que puede.
    Es gente que necesita buenos transportes para llegar al campo, porque las calles son un desastre. Porque llueven dos gotas de agua y es imposible pasar.
    Gente que ni siquiera tiene señal en el móvil porque las buenas antenas no estan para allá.
    Gente que colabora con la escuela, con el hospital, con los comedores, con la iglesia y hasta con los chicos de quinto que se van a Bariloche!

    Y no digo mas nada porque estoy cansada de tenta desinformacion como la tuya!

  14. Perdón, pero lamento disentir. No puedo creer como el resentimiento y rencor se han apoderado de su pluma.

    Señora Russo: sabe Ud. lo qué es el campo???. Por qué se mofa de nosotros??? Qué drama tiene con la gente que viste en Cardón???, O los que disfrutamos del polo???. Me asombra el snobismo del progresismo criollo, aunque ya no quede ningún estanciero mueren por resucitar uno!.
    Yo no tengo rencor ni resentimiento como Ud., sino más bien vergüenza por el cachivache que nos gobierna. Las medidas que el gobierno nacional ha implementado con nosotros, parten de la desidia e ignorancia y no de la realidad. Con gusto organizaría un tuor para que Ud. y la señora presidente conozca el campo y su gente.

    Miles de personas de buena voluntad partimos de nuestras casas a Plaza de Mayo en repudio a la agresión vertida en el discurso de la señora presidente. Ella no nos puede maltratar y humillar de esa manera y menos aún cuando no puede explicar su declaración jurada. Luego nos mandó a esa sarta de asesinos comandados por D Elía para que nos agarraran a palos. Le informo Sra. Russo que el pueblo somos todos, no hay ciudadanos de primera o segunda. Vivamos en Barrio Norte, tengamos campo, 4×4 y muchos hijos, somos argentinos que hemos obtenido nuestra posición como fruto de nuestro trabajo. No somos los nuevos estancieros, donde caben los K, los sindicalistas y demás ladrones de la política que se han quedado con nuestro país.

    Realmente no entiendo como se puede tener tanto rencor y defender a delincuentes que dicen actuar en nombre del pueblo y los más débiles. No entiendo por qué se burla de nosotros.
    Gracias por permitir el descargo.

  15. Leer esto me da vergüenza, este artículo me da lástima…esta es la clase de priodistas que tenemos en la Argentina…los que hablan de redistribución de las riquezas sin saber lo que eso significa, los que hablan de retenciones sin saber como se están aplicando.
    ¿Realmente hay gente que cree que este gobierno intenta redistribuir las riquezas??? entonces expliquen porque tenemos impuestos tan regresivos como en pocas partes del mundo, expliquen porqué el 21% del IVA. Expliquen porque el dinero recaudado de los impuestos van a propiedades de la familia real (presidencial perdón) y a matónes. ¿Eso es redistribuir las riquezas? ¿Redistrubir las riquezas o robar?, si se redistrubuyen las riquezas, porque la educación sigue tan olvidada, la educación publica de la que alguna vez nos sentimos orgullosos, porque las universidades son dejadas a su suerte, porque la salud pública sigue como está… sinceramente me parece que este gobierno no está redistribuyendo ninguna riqueza, está robando a mano armada, mano armada de los matones.
    Soy sumamente crítico de los grandes productores rurales de la Argentina, que son los culpables de que hoy estemos en el pozo que estamos…pero esta medida no los afecta, los beneficia, porque son ellos los que pueden seguir produciendo con el margen de ganancia que les queda, pero los pequeños y medianos productores ven sus propiedades perder rentabilidad, y terminaran cediendo sus terrenos a los terratenientes y latifundistas, que tanto critica la señora presidenta, pero que están tranqulios en sus casas aplaudiendo sus discursos.
    Han pasado más de 60 desde que Perón subió al poder…¿vamos a seguir dejando que nos dividan en campo y ciudad? o vamos a demostrar de una vez que somos Argentinos, y como argentinos que somos le exigimos a la señora presidenta… De una vez y para simpre, una DEMOCRACIA, REPRESENTATIVA, REPUBLICANA Y FEDERAL. Palabras que adornan nuestra bellisima constitución, esa constitución declarada al vicio, porque nadie fue capaz de ver que retenciones mayores al 30% son ilegales, porque nadie vio que la señora presidenta tiene el mismo respeto por la constitución que Videla, porque nadie ve que el dinero de las retenciones debería ser COOPARTICIPABLE, porque nadie dice que a las provincias les están robando millones y millones de dólares por años, porque nadie ve que la señora presidenta tiene una clara distribución de las riquezas: sacarles a los que más tienen, para comprarse una propiedad nueva en el calafate, dejemos de engañar a la gente con mentiras.
    Me siento avergonzado, no solo de mis representantes sino también de los medios de comunicación encargados de informar y difundir, no de engañar y falsificar, es hora de que exijamos a UN funcionario que respete el contrato que firmó con la totalidad del pueblo argentino al asumir a su cargo.
    señora presidenta, respete a su pueblo, que la llevó hasta donde hoy está.

  16. Hay un tema que quizá la sociedad todavía no entiende respecto de la fuerte reacción del campo, frente al cambio en el nivel de las retenciones y en las retenciones móviles. Una buena parte del campo, «y es el que está en las rutas», NO PUEDE SOBREVIVIR CON ESTA NUEVA RETENCION. Es injusto compararlo con un paro cualquiera para pedir algo que no tengo, pero que quiero conseguir. Este es un paro para que no me saquen algo que tengo y me quieren sacar. ¿Que sentirían los empleados de cualquier empresa si les redujeran los sueldos en un 50%?. Seguramente les resultaría inaceptable. Más aún, si piensan que la empresa anda muy bien. Pues bien. A la mayoría de los hombres y mujeres de campo que están en la ruta, con las nuevas retenciones, les sacan el sueldo entero, y parte de su capital. ¿Que sentirían los empleados si les sacaran el sueldo entero, y una parte de la casa?. Eso está sintiendo esta gente. El valor medio de rinde de soja es de 2,4 toneladas. Hay campos que dan 4 toneladas y campos que dan 2 o menos. A los que trabajan en campos que dan 2 o menos les sacaron toda la ganancia, y este año parte del capital. El año que viene no, porque no van a poder sembrar. La promesa del gobierno de dar subsidios, además de que siempre ha sido falsa, solo lo han recibido unos pocos, con amigos y «gestores», Y aunque llegue, llega tarde para pagar las cuentas. En general no llega, pero cuando lo hace la empresa ya está quebrada. Por otro lado, aún los campos que dan 4 toneladas, con lo cual esta retención reduce la ganancia a nada, pero deja alguna, también a veces dan 2 o 3, y también entran en quebranto. Si pensara que la intención del gobierno es quebrar al campo lo entendería. Pero creo que los mueve fundamentalmente la ignorancia, la soberbia y el desprecio por la gente de campo, «la p… oligarquía» de acuerdo a los dichos de uno de sus amigos.

  17. No veo más que resentimiento en tus palabras, si querés te invito a venir a mi pueblo para que sepas de que se trata esto.
    No escucho que te quejes de las carteras de Cristina, de sus alhajas, de sus autos, de las 4×4 que usan los funcionarios para cancherear y no para trabajar.
    Sabés cuanto nos llega a nosotros los del interior de lo que el Gobierno recauda? NADA, todo va a parar al conurbano.
    Se qued´´o con el discurso de los pasillos de la facultad la señora, donde estaba de moda la palabra Oligarquía.
    No soy oligarca y ni terrateniente, no jugamos al polo y no sé que tiene que ver toda las sarta de boludes que escribís.
    Te invito, vení, enterate, aprendé y después escribí.
    No tenés ningún derecho a ofender a los que trabajamos desde que sale el sol
    Así no se construye nada, lo único que hacés es alimentar el rencor y dividir con tus palabras.
    Vivo en Coronel Dorrego, date una vuyeltita por acá cuando quieras.

  18. Cuando leía Página 12, también te leía, creyéndote una seguidora mas de una ideología que poco tiene que ver con la de la gente que nos gobierna. Me desilusiona ver a las personas que creía estaban unidas y solidarizadas bajo una misma bandera, estar ahora en otro lugar, bastante incierto. Un lugar en donde desean confundir a los habitantes de este paciente y generoso suelo. Creo no hay nada peor que inducir a un pueblo a la confusión ideológica en donde pretenden con chicanas , de pésimo gusto, y un manipuleo aún peor, hacernos creer que pensamos de otro modo.
    No creo que este gobierno defienda los intereses de los pobres, y si hace distribución de la riqueza lo hace siempre pensando en la propia , en la de todo su plantel y grupos empresarios con los que negocia permanentemente.
    Por supuesto que no estoy de lado de los oligargas , ni de los terratenientes ni de nadie de esta clase adinerada que lo único que hace es seguir aumentando sus ganancias, igual que los que administran este país. Por supuesto que no golpeé ninguna cacerola porque no estaba muy clara la situación de lo que sucedía y previendo que meterían a todos en la misma bolsa, me abstuve de destruir mi sartén.
    De buena gana me hubiera manifestado a favor de todos los pobres , los verdaderos, los que no tienen qué comer. Por una inflación encubierta, por tener todo el sistema educativo y hospitalario descuidado, con sueldos que no llegan al costo del último modelito de la presidenta, con a. Por no poder ver en el rostro de la gente , ni una pizca de alegría, y ver , cotidianamente el desengaño en sus ojos. Por tener la permanente angustia de no saber qué futuro les espera a nuestros hijos en este país, que seguramente está mejor que hace unos años según dicen , pero nosotros, los del pueblo, nunca tenemos ese bienestar que merecemos. Y tantas cosas turbias , confusas. Patoterismos vergonzosos . Decisiones que no pasan por el Congreso . Conductas autoritarias .Contradicciones .
    Al principio creía que el gobierno era un sueño hecho realidad, pero ahora es mas de lo mismo.
    Porque al ver que le daban prioridad a todos los derechos humanos, sobre todo a los tremendos hechos ocurridos en los años mas negros, creía que no utilizarían esto, que es tan inmaculado, como bandera y escudo protector para que no viéramos que por detrás no cuidan por los derechos humanos del presente, ni distribuyen realmente la riqueza , repartiendo , pensando en los que menos tenemos.
    Ahora el aparato que armaron es muy grande y es un caldo bastante espeso al que no lo considero afín a mi ideología , pues para mi pertenecen a la contraria. . Los extremos se juntan, dicen por ahí.
    La verdadera izquierda no son solo palabras , son hechos, solidaridad , dignidad , sencillez, humildad, valentía, compromiso, respeto. Vos sabés.

  19. “Seria fantástico que no perdieran siempre los mismos”
    Joan Manuel Serrat

    Sandra:
    Permitime que te tutee, es que si bien no me conoces, yo me atribuyo cierta confianza descaradamente por haber leído tus columnas en Pagina/12 y en tu pagina de Internet, casi religiosamente, desde hace largo tiempo. Si, me convertí en un fiel lector tuyo y siempre te recomendé y aburrí a mis amigos leyéndoles tus escritos mientras decían: “otra vez”, seguramente, muchos de ellos, más atentos a la TV, esa que describís tan bien en tu columna titulada “El Yogur” (¡que delicia!), aunque debo confesar que mi preferida es: “Derechas”.( ¡Carajo! ¡que pedazo de texto!)
    Bueno, pero basta de adulaciones, que no son la causa de esta carta.
    Te escribo para disentir con vos ¡Si! Por fin! Después de tanta coincidencia conceptual e ideológica. (Bueno, si eso no te ofende)
    Es que escribiste sobre el campo, y yo debo confesarlo, fui un chico “de campo” pero no como los que describís vos en “Las trillizas de oro”, ya que nunca tuve dinero para comprarme una camisa Cardon (tampoco me interesa eh!), menos vivir en una torre y mucho menos jugar al polo (aunque si anduve sobre caballos de raza perro, arriando vacas raza perro, con perros, raza perro)
    Fui de campo, porque mi padre que es de campo, trabajó y trabaja en el. Siempre puso su cuerpo y sus manos en la cosa.
    Recuerdo una vez que vinimos a Capital Federal, recuerdo ver sus manos rotas, rusticas, ásperas pegadas a las demás en el pasamanos del subterráneo, recuerdo que comencé a preguntarme sobre ese tipo que es mi padre gracias a sus manos únicas por su imperfecto relieve en ese pasamanos habitado por manos cuidadas y lisas, blancas, de uñas blanquísimas. Entonces me interese por su pasado, esa vida anterior a mi, esa que estaba vedada hasta entonces para mi. Y entonces le comencé a preguntar y me contó. Me contó que trabajo desde los 5 años a partir de las 5 de la mañana ordeñando vacas, que iba a la escuela en sulky y que a la tarde hacían la huerta y vendían verduras en el pueblo. Todo muy duro desde mi óptica. Sin embargo nunca lo escuche quejarse a mi padre, nunca. Jamás. Siempre con una sonrisa me recordó esa vida anterior a mi. Su infancia en la pobreza, su adolescencia en la pobreza y siempre en el trabajo. Para mi padre que tiene 6º grado, todo fue duro, pero el no lo dice.
    Yo no recuerdo irme de vacaciones en mi infancia, y si heredar ropa de mi hermano mayor, una y otra vez. A diferencia de esa frase que ilustra a la oligarquía que José Pablo Feinmann utilizo hace un par de domingos en su ensayo sobre el peronismo que dice que:”el campo no se compra, se hereda” en mi casa se decía “la ropa no se compra, se hereda” Así fue siempre.
    A los 17 años me fui de mi pueblo hacia Bs As a estudiar porque mis padres decían “que vas a hacer acá” y tenían razón. La verdad es yo quería irme también.
    Hoy tengo 25 años, trabajo en capital y curso mi último año en la universidad publica.
    En Enero mientras brindábamos por las fiestas en su casa de E Ríos, donde vive, mi padre me dijo que quizás ahora se podría volver, que se habían abierto puertas para la vuelta, que ahora en el pueblo había “que hacer”, que el cargaba con 63 años y quería que alguien le de una mano. El es contratista rural. Le fue bien en los últimos años. Ayer hablamos y lo note triste, enojado con las ultimas medidas del gobierno, es que quizás el creía en el esfuerzo de toda la vida, que su actual mejor situación socioeconómica, se debía a ese esfuerzo acumulado y que ahora se lo estaban arrancando en nombre del pueblo, algo que nunca fue ajeno a el, el es pueblo, parte de el, la parte laburante de el, mas trabajo que capital.

    ¿Por que digo esto?

    El gobierno, aplico retenciones que redistribuyen el ingreso, bienvenida esa medida. No seré yo quien se oponga a una medida de fuerte carácter progresista. Es cierto además que nadie quiere ceder parte de su renta y que eso debe hacerlo el estado en nombre del conjunto y del mandato popular, como lo hace la Presidenta. Era previsible que los sectores afectados iban a alzar su voz y a utilizar todos los instrumentos que tengan a mano, entre ellos muchos medios de comunicación, para impedir esto.
    Ahora usan los medios de comunicación como antes el ejército. Larga y conocida es la historia de los medios de comunicación de la oligarquía, como el apoyo de esta a los golpes de estado (porque si a los muertos de la dictadura los puso el campo popular, a los ministros de economía los puso la Sociedad Rural)
    Pero cuidado. No vi en las rutas a “la oligarquía”, ni mi padre lo es. Créeme Sandra, en mi pueblo no hay oligarcas, sino productores pequeños, algunos dueños de campo pero muy pocos superan las 200 hectáreas. Mi pueblo, siempre fue un pueblo pobre, que experimento en el ultimo tiempo un crecimiento importante gracias a (¿porque no reconocerlo?) el tipo de cambio que el gobierno implemento, y a los precios internacionales de los comodities. Cayó el desempleo y floreció una clase media importante, experimentando una movilidad social ascendente inédita para el pueblo
    Pero Entre Ríos es una zona “marginal” del agro donde el rendimiento por hectárea es menor al de la provincia de Bs. As o a La Pampa
    Me da la impresión que esta medida que afecto las ganancias de muchos que obviamente se resisten, en E Ríos afecto mas que a la ganancia, sino que lo que esta en juego es la subsistencia de los productores.
    Y ojo, me estoy echando un parrafito funcional a la derecha. Lo lamento, es que no se realmente si el kirchnerismo no es mas funcional que este parrafito, con la medida que tomo sin discriminar entre chicos, grandes, Anchorenas, Miguens, Martinez de Hoz, Perez o Garcias. Los primeros se rasgan las vestiduras, lloran por los rincones, sobreactuan. Alzan su voz detrás de los cortes de ruta que ellos no hacen, sino los pequeños y se atribuyen su representación.
    “El campo” ¿Qué es el campo? El campo ya no tiene la homogeneidad que tenia, el campo hoy es un abanico de realidades.
    Tenemos a los grandes dueños de la tierra, a los pequeños productores, a los pools, a los prestadores de servicios, a los trabajadores. Y tenemos en los pequeños pueblos comercios, tiendas, bares, talleres, estaciones de servicio, kioscos, miles de cuentapropistas, que se nutren de las ganancias de los pequeños productores que viven en el pueblo y que gastan en el pueblo
    Esta medida de la Presidenta, indiscriminada, si bien redistribuye de un sector que tiene rentabilidad al conjunto de la sociedad, hacia en interior del sector produce un proceso de concentración de la producción, porque es bueno sincerarse y decir que el agro no muere aquí, sino que se va a concentrar en pocas manos. En los grandes pooles de siembra, que arriendan campos de grandes dueños de la tierra.
    Recuerdo cuando leí; “Las venas abiertas de America Latina” de Eduardo Galeano y este decía que la riqueza de Potosí fue su maldición. Creo que en ese sentido van los pueblos del interior. Pueblitos rodeados de sabrosos campos para los pools, sin productores ahora, que los ocupen, listos para ser devorados, sin resistencia. Grandes productores que nada tendrán que ver con los pueblos, que nada contrataran en los pueblos, nada invertirán en ellos, y que en el mejor de los casos, impondrán las condiciones para contratar fuerza de trabajo, servicios, etc.
    Ciudades pobres que no podrán contener a sus jóvenes, rodeadas de campos ricos de dueños ricos, producidos por productores ricos. Nada verán los pueblos, nada las “economías regionales”, todo pasara a su alrededor. A lo sumo uno de los dueños de la tierra un día pasara por uno de estos kioscos pueblerinos y comprara un helado o llenara el tanque de su auto, regresando así, migas de la enorme renta que se llevara de la zona.
    De modo que parece que la Presidenta esta mas interesada recaudar más sin importarle cuales son los actores desplazados y las economías regionales afectadas por esta medida La superficie sembrada aumentara, la recaudación aumentara, pero los actores cambiaran, serán cada vez menos y mas grandes. Y cuidado si la agricultura ¡ay! deje de ser lo suficientemente rentable como para satisfacer el apetito de estos pools de carácter financiero y estos se vayan buscando actividades más rentables
    ¿Quedaran los campos, ahí, en pocas manos, gastados por la busqueda de ganancia rápida de los pools, listos para ser avistados desde el alambrado por los ex productores, quien sabe convertidos en que cosa para ese tiempo e imposibilitados, por razones económicas de volver a ocupar esos espacios?
    Me cuesta ser funcional a las trillizas, creo no serlo, pero no veo en los grupos de choque del kirchnerismo (D’Elia vestido de camisa negra el día de la primera marcha, podía haberse ganado ese mote no solo por usarla, sino también por su proceder) el carácter progresista que se arroga, así como tampoco en su manejo discrecional de los ingresos provenientes de las retenciones
    De modo que parece que la Presidenta esta mas interesada en recaudar más sin importarle cuales son los actores desplazados por esta medida
    Falta discriminar entre pequeños y grandes y también (¿por que no?) una ley de coparticipación para que no perdamos grados de ciudadanía. Es muy triste haber oído durante las últimas elecciones en E Ríos. “votemos al candidato oficialista porque sino no vendrá plata para el pueblo” y mas triste aun a los candidatos oficialistas decirlo.¿Eso no es chantajear o una forma de clientelismo?
    Ojala, el oficialismo, revea algunas cosas, cambie lo que tenga que cambiar y continúe con lo que tenga que continuar. Reveer no es claudicar.
    Ojala el oficialismo no entregue el campo a los grandes en nombre de la redistribución.
    Ojala, yo no sea funcional a la derecha. Sobre todo con tanto Bullrich, Macri, Lopez Murphy, dando vueltas en la oposición.

    Pata

  20. Escribo estas líneas indignado, luego de ver por televisión la concentración de Gualeguaychú, convocada por el levantamiento del paro agropecuario.
    Escucho cómo se jactan de que no los llevaron en colectivos como a los “negros de mierda” a los actos de apoyo al gobierno, luego de haber visto en tomas panorámicas de que han ido con sus propios vehículos de los cuales 3 de cada 5 son camionetas doble cabina, las cuales cuando las compran les permiten descargar el IVA, porque se declaran como vehículos que se usan para trabajar, aunque las usen para irse de vacaciones a Florianópolis; ese IVA que todos estamos obligados a pagar, incluso los pobres cuando compran sus alimentos. También tienen la ventaja de declarar que el gas – oil fue usado para trabajar y no para irse de vacaciones y descargarlo de los Impuestos de Ganancias.
    También me pregunto quién atendió los animales durante las tres semanas de paro y quién los esta atendiendo ahora, ya que se por experiencia propia que hay que tener permanentemente personal atendiendo los animales.
    En realidad lo que hay que preguntarse es si realmente no están sosteniendo el mito de que en el campo todavía hay una mayoría de propietarios viviendo en los campos y levantándose antes del amanecer. Cuando en realidad lo que tenemos es una gran cantidad de rentistas con mucho tiempo libre a los que se les dijo que el próximo año como consecuencia de las retenciones les iban a pagar menos quintales de soja por el alquiler de sus campos.
    Una de mis experiencias agropecuarias fue en unos establecimientos agropecuarios que tenían problemas con el personal y me llamaron por mi experiencia en recursos humanos, al tener mis primeras conversaciones con los dueños de los campos manifestaron que todos sus empleados (salvo excepciones) eran unos “negros de mierda”, luego de ver como se manejaba el personal, hablar con ellos y preguntar por los incentivos, llegué a la conclusión que todo el personal se sentía tratado como “negros de mierda”.
    Inmediatamente tuve una reunión con los dueños y administradores de los campos y les planteé claramente que si los trataban como “negros de mierda” seguramente tendrían un personal que actuaría como “negros de mierda”.
    Por supuesto mi opinión resultó desgradable y no me consultaron nunca más.
    Ojalá pudiera escribir y tener tu poder de síntesis Sandra.

    Hasta pronto, Viejo Agrónomo

Responder a natibiCancelar respuesta