Categorías
Mi Archivo de Notas

El abrazo

Lo vieron todos, porque lo pasaron hasta el cansancio: cuando terminó su discurso, CFK fue abrazar a su marido, que a la sazón es el presidente del Partido Justicialista, y él quedó de frente, con los ojos cerrados, y se leía en los labios que le dijo “te amo mucho”, dos veces.

Antes, la Presidenta había dicho, en algún momento del discurso, que ésa era “la plaza del amor”, y en la conferencia de prensa que dio esta semana Néstor Kirchner creo haberle escuchado también esa palabra, “amor”. Cuando la escuché me hizo ruido, y me causó un poco de gracia, porque Kirchner tiene algo hippie. Le encantó, en su momento, ser criticado por su forma de vestirse. Los mocasines, el traje cruzado abierto, todo eso. La palabra “amor” hizo ruido porque no forma parte del vocabulario político K, o no lo hacía hasta ahora. Quien haya ido a la plaza quizá podrá comprender de qué se trata, a qué lazos colectivos puede corresponderle esa palabra, que sale al cruce de otras palabras que se dicen, se sugieren o se gritan.

Antes de las elecciones, cuando se postulaba Cristina y el que dejaba un gobierno tan exitoso que hubiese podido volver a postularse y ganar era él, este escenario que ahora es descrito con ánimo de denuncia constante era perfectamente previsible. Kirchner dejaba la presidencia pero no la política, estaba claro. Cristina se postulaba y ganaba por los méritos de la presidencia de Kirchner, pero era en sí misma y por sí misma, a todas luces, el mejor cuadro de esta nueva etapa del peronismo. Por eso en los correos que manda “el campo” dicen que “está loca”: no pueden decir que es estúpida, como dijeron de Isabel, que es lo que necesitan para hacer encajar a Kirchner con López Rega. Están intentando hacer cuajar esa imagen, que por cierto se descompondrá rápidamente, vista su precariedad maliciosa.

Pero el abrazo. Esa noche para respirar un poco de las noticias puse RSM, el programa de Mariana Fabbiani. Pasaron el abrazo, en un contexto de conductora y panelistas partiendo de la base de que el abrazo estaba preparado. Mariana Fabianni, que jamás termina una nota a favor o en contra de alguien sin mandarle un beso a esa persona y sin decirle “te quiero mucho”, dijo que las demostraciones de afecto entre personas adultas “hay que cuidarlas”, que no le caen muy bien. En el contenido del programa se juntaban entonces dos ejes: el abrazo fue una puesta en escena y la exposición pública del “amor” entre la Presidenta y su marido causaba rechazo.

Veo muy seguido RSM y Mariana Fabbiani casi nunca resulta irritante. Sin embargo, ese día en el que se estaba al borde del desabastecimiento, ese día en el que la fricción civil llegó a su punto más álgido, vi que en ese programa estaban dando por sentado que el abrazo no fue sincero, y que por añadidura, se daba por sentada la insinceridad del Gobierno. Gabriel Rolón, que no sé muy bien qué hace ahí, intentó meter su cucharada de sensatez, diciendo que cuando uno termina de hacer algo que le cuesta mucho necesita el abrazo de un ser querido. Mientras escribo todo esto siento un poco de vergüenza ajena, pero así es la televisión en estos días.

Un porcentaje altísimo de las críticas que recibe el Gobierno proviene de que ella sea la esposa de él. Lo que votó la mayoría de la gente, el resto no lo digiere. Ahora los legisladores de la oposición están montados también en eso. En que ella es la esposa de él. Pero eso se sabía, eso se votó. Así es este proceso. Podría ser de otro modo, pero es así. Y era obvio que ella gobernaría y él seguiría haciendo política. Y acá va decantando: que lo que no les gusta es la política.

Ninguna pareja presidencial, es cierto, ofreció hasta ahora una imagen de afecto tan demostrativa como la que se vio en ese abrazo. Desde que volvió la democracia, en materia de parejas presidenciales lo que hubo fue una primera dama escondida en Chascomús, otra primera dama expulsada por la fuerza de la quinta de Olivos, otra primera dama de acento zona norte emparentada con militares y de convicciones muy religiosas, y otra primera dama, Chiche Duhalde, que también es por sí misma un cuadro político, que también respalda con lealtad ciega a su marido, y viceversa; pero ninguna de esas parejas exhibió un abrazo como el de los Kirchner. El discurso hegemónico vigente invita a desconfiar, también, de que se quieran. El resultado es una operación según la cual no importa lo que digan o hagan, mientras se ejerza aplicadamente la desconfianza. En programas políticos, y mientras uno se entretiene.

¿Te gustó?  Compartilo 👇

WhatsApp
[Continuar leyendo...] El abrazo.&url=https://dejamelopensar.com.ar/2008/06/23/el-abrazo/" target="_blank" rel="noopener" aria-label="Compartir en Telegram" onclick="gtag('event', 'te', {'event_category': 'El abrazo', 'event_label': 'share-te', 'value': '1'});">
Telegram

8 respuestas a «El abrazo»

No solo este abrazo molesta.
El abrazo de las madres y las abuelas con Cristina y Néstor molesta… me conmueve el abrazo de madres y abuelas de Plaza de Mayo con ellos… por lo que representa humanamente, y muchas de ellas desde distintos lugares ideológicos pero desde la misma lucha, representando a madres de parte de una generación, en actitud maternal, que más allá de los errores de los hijos, apoyan y nutren. Veo un simbolismo muy grande allí, y una cuestión humana, más allá de la política, que pretende ensuciar con la motivación del dinero algo que me parece más puro…
Pareciera que hay lugares donde no podrían existir sentimientos humanos, debilidades, crecimientos, desarrollos…
En cuanto al abrazo y la declaración amorosa en la pareja… Qué es lo que molesta tanto? Hay amor o no hay amor? A quién le molesta?
Amores, pasiones…Yo fui a la plaza a ofrecer y a buscar(me)…
Si algunas crisis sirven para que uno se reencuentre con las pasiones y con el sentimiento de estar vivo, y palpitante luego de tanta “muerte”, bienvenidas sean. Yo encontré algo mío que se había perdido u olvidado. Lo encontré caminando en esa Plaza. Mirando, escuchando, compartiendo, caminando al lado de otros.
Algunas parejas se basan o nacen a partir de la lucha compartida. Muchos de nosotros nos definimos o hacemos a partir de la lucha también, contra prejuicios, mandatos, traumas… Y a veces nos acomodamos en un lugar e hibernamos….hasta que algo nos sacude…
Hay sobreactuación? No sé. Sólo sé que uno precisa de la energía de la pasión para seguir adelante… A lo mejor fue una comedia (parafraseando a la presi), pero a veces la actuación es muy catártica….
Muchas veces uno despierta o valoriza lo que tiene, imperfecto o no cuando ve que corre el riesgo de perderlo… y si hay amor abraza y pone garra y corazón para salir adelante y recomenzar… las parejas, las amistades…vínculos de amor complejos, muchas veces pasan por estas instancias… no sé que pasará con la pareja gobernante. Pero sentí en esa plaza, que abrazábamos con fuerza y amor a nuestra joven democracia… y que yo la amo mucho!
Hay muchos “muertos” tratando de volver…
Un abrazo
Daniela Casalla

La teoría de juegos y el enfrentamiento campo-gobierno

Un juego de suma cero es aquel en el que los jugadores tienen intereses opuestos. Un ejemplo es el póker con una cantidad fija de dinero en la mesa. Si un jugador gana algún dinero, es a costa del resto. Un ejemplo muy interesante fue presentado por Edgar Allan Poe en “La Carta Robada” donde cuenta el caso de un chico de ocho años que logró fama por su habilidad para ganar al juego “par o impar”. En este juego uno de los jugadores tiene entre sus manos un número de bolitas y el contrincante debe decir si este número es par o impar. No entraremos en mas detalles (lea “La Carta Robada”) pero este chico se las ingeniaba para adivinar la estrategia del otro chico y por lo tanto la paridad del número elegido.
Imaginemos que debemos jugar a este juego frente a un contricante que sabe nuestra estrategia y por lo tanto nos gana siempre porque adivina nuestra movida. A primera vista estamos condenados a perder. Sin embargo hay una posibilidad de mejorar nuestro rendimiento y es no tener estrategia. Cómo jugamos entonces? Dejamos que el azar nos guíe: tiramos una moneda y si sale ceca jugamos par o impar si cae cara. Eso hace que el jugador superior que tenemos enfrente no pueda ejercer sus capacidades.
Creo que en el enfrentamiento campo-gobierno, que vamos a pensar como de suma cero, se dio algo parecido. Sin analizar razones, los que están del lado del campo estaban neutralizando todas las movidas del gobierno hasta esta semana. Y entonces el gobierno decidió pasar la puja al Congreso. En el mismo hay mucha mas incerteza del resultado: depende de los diputados y senadores entre los que hay a favor y en contra. No se puede decir si va a salir aprobada o rechazada la propuesta, de la misma forma que no se puede predecir si la moneda va a caer cara o ceca. Pero por eso mismo, así como nosotros en el ejemplo de par o impar el gobierno mejoró sus chances de ganar.
En teoría de juegos este tipo de estrategias se llama mixta y está asociada a un teorema fundamental demostrado por John von Neumann, el genial matemático creador de la teoría de juegos con trabajos entre 1928 y 1937. Este teorema, llamado de “minimax” afirma que en todos los juegos de suma cero de dos jugadores existe una solución de equilibrio considerando estrategias mixtas. Esta solución de equilibrio es tal que a ninguno de los jugadores le conviene salir de la misma.

Ayer, al salir del trabajo, fui caminando despacio por San Martín y me senté un rato en un lugarcito de Plaza de Mayo. Está más linda que nunca.

Ver la realidad con un cuarto de pupila y tres cuartas partes hundidas en el milagro del amor, puede ser contraproducente. Escribir de la misma cual novela de buenos sufridos y malos obsesivos, ya no engancha al televidente (a no ser que los buenos terminen siendo malos). Y hablando del amor, como sera el abrazo y las palabras de amor que dijo aquel padre mientras enterraba a su hijo que la plaza se llevo, por 2 billetes con la cara de roca y una promesa escualida de progreso? Habra desabastecimiento de exusas y habran retenciones a los productores de enemigos de la democracia? Los abrazos son buenos si hablamos de amor, pero la verdad es que esto encandilan la pura verdad que es la falta de capacidad de resolver lo contraproducente que son las hormonas, celulas y adn de la gente que se siente defraudada (una vez mas) por actitudes infantiles con olor a poder? Salud

Padezco de escepticismo patológico (¡sí, dije patológico!). Lo único que puso un freno a la total desintegración del universo que supone un escepticismo como la gente (alimentado a base de soja en los últimos tiempos) fue ese abrazo.
¿Qué hay detrás de ese abrazo? ¿Intereses políticos? ¿Camaradería? ¿Ideales? ¿Pasión? ¿Estrategia? ¿Amistad? ¿Costumbre?… Lo que sea que haya, seguro es compartido por quienes se abrazaron.
Porque, al fin y al cabo, ¿alguien sabe exactamente qué carajo es el verdadero amor?

Querida Sandra:
Acá estoy de nuevo…semanas intensas de viaje interno y miradas hacia afuera, buscando el camino de una realidad que me permita seguir aferrada a los sueños, y es tan difícil, ya que seguramente la realidad no alimenta a los sueños, tal vez sea al revés?
Muchas de tus notas quedan resonando en mí y me alegra haber encontrado este sitio donde poder releerlas y compartir con vos y los demás la búsqueda de sentido? es eso? No sé…
Así como vos me das aire en medio del humo, y muchas veces me identifico con tus escritos e ideas, tengo otros referentes admirados y queridos. Uno de ellos, el Tato Pavlovsky….que hoy escribe en Página un artículo que me dejó sin aliento y boqueando… Y pensando…cómo sigo?
Se me vino a la cabeza inmediatamente la imagen de Edipo Rey, ese rey que en aras de su pueblo, de solucionar el tema de la peste, se empeña en la búsqueda de la verdad, de la causa, y que cuando finalmente lo descubre, vé, no puede soportar lo que vé y se quita los ojos….y así, sangrando sigue su camino, errante, exiliado y con la única compañia de su guía… y me angustié, mucho. Y me puse a pensar que no quiero eso….no quiero cegarme, pero…entonces? Dice Tato en su nota, al final, que quiere creer, que debe creer, pero que no cree…. y yo grito en mi interior, que necesito creer…NECESITO sedientemente creer, luego de tantos años de sed…
Y entonces se me cruza por la cabeza un artículo tuyo, el que habla de «que no nos une el amor sino el espanto»….y no sé por qué se me cruza ese artículo…será porque en estos días estoy leyendo el libro de Pínkola Estess («Las mujeres que corren con los lobos»)y justo caigo en el capítulo de la Mujer Esqueleto…. esa que hace que uno quiera salir corriendo, abandonar, porque trae lo horrible, lo temido, la muerte…. y entonces Pínkola dice que para poder dar el salto y pasar el límite hay que arriesgarse, ser valiente y abrazar y cobijar a la muerte… y entonces me pregunto….será que en vez de unirnos por el amor o por el espanto, es posible que nos unan el amor Y el espanto?… que abracemos a la mujer esqueleto, ese símbolo de lo que perece, para que le demos vida nueva?
Un beso
Daniela

Quiero decirle a Fénix que a mí me pasó lo mismo….
Pero es tan difícil vencer el escepticismo… y creer y a la vez conservar el espíritu crítico, no?
Un abrazo

Sandra, querida!!! estoy leyendo tu libro La Presidenta…Me lo estoy devorando…mientras mi hija Ariana Cristina de 6 meses ya esta en cunita, anoche 11pm empece a leerlo. Hoy queria venir a la multinacional donde trabajo y regodearme con la tapa y mostrarlo a cuatro vientos , asi de paso provoco y tambien salgo a embatir a todo aquel que pueda criticar t a mis compañeras de genero: Sandra y/o Cristina….Sinceramente , de corazon , no me sorprendio tu libro. Sabia que seria buenisimo. Guardo una foto «cholula con vos» por aquellos veranos del 2009 cuando fuimos a 678,foto que fue perfil de facebook mucho tiempo.A la cual amigos y fliares preguntaban desorientados «quien es esa señora con la que estas» Por esos años lo miraba yo, Hernan mi marido, y unos pocos..no? Guardo los coros el 12 de Marzo de 2010 en Plaza de Mayo, Sandra Diputada , Sandra diputada… !!!entre otras cosas, que descarga sobre el vicepresidente,,, inolvidable noche veraniega!!Siento un cariño hacia vos o tal vez el cariño de los que somos del palo, los que bancamos este proyecto desde los inicios, desde la nada.., los que no somos amigos, pero como dijo Feinmann una vez»gana la buena gente» Un cariño.Termino este y voy por el de Milagro Sala…

Andrea (30 años)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *