Categorías
Política

Intendenta de Humahuaca, coya y coplera

Karina Paniagua y su visión sobre Jujuy.

Karina Paniagua tiene 44 años y viene de una familia tradicional de Humahuaca, que siempre ha trabajado por la preservación de la cultura: pertenece a la Cuadrilla de Cajas y Copleros del 1800 – por costumbre de sus abuelos y sus padres- una asociación cultural que conserva el canto propio y tradicional de su tierra, la copla.
En su adolescencia empezó a insertarse en distintos ámbitos de la sociedad humahuaqueña, comenzando por los centros de estudiante. Terminó la escuela primaria y secundaria en su pueblo y a los dieciocho años se afilió al Partido Justicialista. Desde ahí milita y trabaja para buscar espacios de poder para la gente del interior. No teniendo más alternativas académicas, se recibió de docente en su pueblo.
Sus abuelos siempre hablaban de la vida de Perón, y su mamá formó parte del Concejo Deliberante de Humahuaca, como secretaria administrativa. Karina es la primera dentro de su familia en lograr ocupar espacios dentro de la política.
En el 2003 la convocaron para formar parte del Ejecutivo Municipal como Coordinadora de Cultura. Desde ese momento fue funcionaria en distintos estamentos y durante los últimos cuatro años trabajó como concejal.
También es vicepresidenta de la Mesa Ejecutiva del Justicialismo de la provincia de Jujuy. Asegura que es la primera vez que ingresan representantes que no portan apellidos tradicionales de la política, y dice “No fue fácil, hubo que ir haciendo los espacios y rompiendo esos viejos esquemas”.
En Jujuy se desdoblaron las elecciones y le tocó competir el 9 de junio con siete candidatos a Intendente, todos varones. El número de candidatos fue histórico. Karina cree que su pueblo la apoyó porque la conoce y siempre la vio trabajando. Hace una semana uno de los funcionarios que la acompaña, y su familia, fueron amenazados de muerte. Karina no lo desestima, pero está convencida de que es una amenaza de tinte político, por eso se concentra en lo importante: en pocos días se convertirá en la primera intendenta mujer, peronista, y con raíces indígenas de la provincia.

-¿Cómo se entrelazan la cosmovisión indígena con la militancia dentro del justicialismo?
-Se complementan, esa es la verdad. Humahuaca es un pueblo con arraigos culturales muy fuertes, y la cuestión política no es ajena todo lo que va aconteciendo en la vida ciudadana. Yo personalmente siento que en mí se complementan estos dos pensamientos, y con ellos vengo trabajando en la comunidad.

-¿Cuáles son los reclamos de las comunidades originarias para con el Estado?
-Durante estos años recorrí mucho los distintos pueblos del interior para poder formalizar proyectos necesarios para la comunidad. Estamos permanentemente reunidos, venimos solicitando que las políticas del Estado lleguen a los pueblos, porque han estado totalmente ausentes. Las comunidades no piden mucho, quieren respeto a su cultura y su territorio. Hay muchas peticiones por los títulos de la tierra, de propiedades comunitarias. Y también las estructuras y necesidades básicas. Hay pequeños productores que necesitan arreglar las tomas de agua para poder comercializar sus productos, y también necesitan el acceso a la salud y a la justicia. Las distancias son largas, por eso necesitamos contar con esos servicios en los distintos pueblos. Lo que queremos nosotros fundamentalmente es evitar el desarraigo de las comunidades, nuestra gente se está yendo a las ciudades grandes en
busca de una mejor calidad de vida, de un progreso. Hay que generar una contención para evitar que se vayan lejos y abandonen sus tierras, sus familias.

-¿Cuáles son los conflictos por la tierra?
-Muchas comunidades ya han hecho reclamos formalmente. Hay que seguir visibilizando esta problemática en las esferas nacionales, porque hay mucho por hacer en nuestras comunidades a lo largo y ancho de todo el país.

-¿Cómo fueron estos cuatro años de macrismo?
-No fueron fáciles. Humahuaca ha sido el epicentro del gobierno provincial y nacional. Macri ha llegado cuatro veces a la ciudad. Y esto gobierno ha venido a sacarse una foto y no nos ha dejado nada, ningún beneficio para los humahuaqueños. Seguimos postergados en el tiempo. Ha sido duro, las diferencias políticas han hecho que no se gobierne para todos.

-¿Cómo viven desde ahí el golpe de Estado en Bolivia?
-No somos ajenos a esas noticias. Estamos cercanos a la Quiaca y tomamos muy de cerca el golpe, tenemos muchos hermanos bolivianos trabajando en Humahuaca en los distintos sectores de producción agrícola. Estamos atentos a lo que pasa por esta cuestión de hermandad que tenemos, por la cercanía.

4 respuestas a «Intendenta de Humahuaca, coya y coplera»

Evitar del desarraigo…lograr que las generaciones en edad productiva tengan acceso a educación, formación y generar trabajo autóctono…el turismo es una gran fuente de ingresos. Agua, tierras y accesos fáciles de las zonas mas alejadas, que productores agropecuarios puedan traer fácil sus productos. Salud y Justicia son básicos para contener a sus habitantes de todas las edades. Mucha suerte Intendenta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *