Categorías
Política

Néstor gobernó sin kirchnerismo

Hoy Néstor cumpliría 70. Columna para Página/12

Es imposible separar la figura política de Néstor del 22 por ciento de los votos con los que llegó a la presidencia. Si hubo un gobierno con condiciones objetivas de debilidad y presa fácil de quienes le habían preparado ese escenario, fue el suyo. Lo primero que hizo Néstor fue recuperar la confianza en que sí se podía vivir en un país soberano, que privilegiara a los ciudadanos por sobre la inercia de gobernar para la patria financiera, que sí se podía revivir al peronismo. Alguna vez, en aquellas entrevistas que hicimos para un libro, Máximo dijo una frase sencilla y potente, aplicable al 2003 y a hoy: “Si creés que se puede quizá se pueda. Si creés que no se puede, no se puede”. Era la práctica de su padre.

Lo más valioso, lo más entrañable que restauró Néstor en la sociedad argentina es que “no son todos iguales”, latiguillo que se vuelve a escuchar hoy en el sonido ambiente porque es el eje de deslegitimación de un gobierno para dejar fuera de juego a quien puede llegar a oponérseles. Es el germen de la antipolítica. “Los políticos son todos iguales”: lo dicen centenares de veces por día desde otros tantos micrófonos.

Ya sabemos, hoy, quiénes son los que se dedican a esparcir esa falacia. Sus beneficiarios, que acaban de destruir con la boca seca de ambición la construcción de derechos y el patrimonio del Estado. Néstor irrumpió con su 22 por ciento, sus mocasines, su traje cruzado abierto, su emocionalidad visible, y sus ideas. Y a él le debemos los juicios por Memoria, Verdad y Justicia, que hicieron cosa juzgada del genocidio y entonces sí, con la verdad y los procesos ajustados a las garantías de los acusados, se pudo hablar en serio de Nunca Más.

“No les tengo miedo”, había dicho en un Campo de Mayo que hasta entonces, ya dos décadas después de haberse retirado la última dictadura, seguía siendo un escenario amenazante. Y después hizo bajar los cuadros, y recuperó la ex Esma, y aún así, aún con la quita del 75 por ciento de la deuda, aún habiéndonos sacado de encima al FMI, Néstor gobernó sin kirchnerismo.

Tenía seguidores. Lo querían millones. La imagen, en el mundo cuadriculado de las encuestas, era altísima cuando se fue del gobierno y le cedió el bastón de mando a su esposa. Pero el recelo de la antipolítica respaldado por los arrugues y las entregas de los ´90, nublaba la confianza de muchos militantes peronistas que no terminaban de colocarse bajo la conducción del Presidente.

Lo que se llama kirchnerismo nació un año después, en 2008, con la que los grandes medios bautizaron “la crisis del campo”, regalándoles a los agroexportadores nada menos que esa palabra, que es una de las esencias argentinas. Lo que se llama kirchnerismo y aún late bajo el sol e integra el frente gobernante nació cuando vimos que todo peligraba, y que después de todo habíamos tomado los actos de extremo coraje y de una pericia en la praxis política de Néstor con bastante mezquindad. Fue entonces que decenas de agrupaciones que habían apoyado la gestión de Néstor desde lejos, se pusieron al hombro una identidad política que desde ese preciso instante fue combatida, injuriada, perseguida y desfigurada desde afuera y desde adentro.

El ataque persiste. Ese sector político lleva su nombre, que también es el de Cristina. Hoy que Néstor cumpliría 70 años, es bueno, sobre todo para lo que viene, recordar que cuando hay un gobierno que cambia la dirección del viento y vira hacia los sectores populares, no hay que ser tímido ni reticente. Que cuando el pueblo encuentra representantes, debe asumirse orgullosamente oficialista. Con la frente alta, destruyendo ese otro mito del establishment que pesa sobre esa palabra, que suena turbia cuando no lo es. Los dirigentes que como Néstor y Cristina se apartan del cinismo y empatizan con sus representados no son todos ni son muchos. Ese fue el bien más valioso que nos dejó él, que lo había pensado todo pero no llegó a verlo: es mentira que son todos iguales. A los que no dejan sus convicciones en la puerta de un despacho, a ésos hay que ponerles el hombro porque los hombros del pueblo son su único y su verdadero apoyo. Y su razón de ser.     

5 respuestas a «Néstor gobernó sin kirchnerismo»

Aleccionadora columna .
Néstor Kirchner fue un visionario, un estratega , un adelantado .
Creyó fuertemente en si mismo y en la memoria histórica del pueblo .
Sabia que debía remozar un peronismo adocenado , adormecido , aletargado , ferozmente pragmático por la mafia menemista.
Fue el mojón que apareció para revitalizar a las Madres y Abuelas: a las y los periodistas de 678 que estaban ávidos de encontrar alguien con quien identificarse , para así militar por un proyecto nacional y popular ; entusiasmó a los escépticos de la política , a los indiferentes , a los desganados .
En fin , Néstor Kirchner fue , es y será siempre un cometa de la historia que con su trazo , con su estela , nos marcará siempre el rumbo .

Es cierto, “no son todos iguales”, Néstor lo creyó y gobernó para todos, no olvidó restagnar las profundas heridas dejadas por la dictadura. Néstor no habló,hizo! Así el miedo que se esconde en un rincón de nuestras entrabas pudo irse retirando, no olvidado.Lo que queda hoy es restos de miedo alentado por oligarquías dirigidas por celos, no sólo aquí, en todo el Planeta. Alguien me dijo, hace poco, “los judios, los negros, los amarillos, en fin, las minorías, no son tales si son poderosas donde se instalen”, estas ideas están ganando cerebros. Hablando de cerebros, con Néstor crecían, hoy, en cambio, va a costar esfuerzo que pandillas de jóvenes sin piedad ni ideales solidarios dejen de matarse, para ellos , provocar terror es ver crecer su fortaleza empobrecida y, llegamos , otra vez ,al miedo, incluso agregando la ambición.
Sandra, por suerte, “no todos son iguales”, muchos compatriotas no van a permitir que hechos deleznables sucedan y sucedan y que los MCS transmitan y transmitan imágenes horribles y ,también, seductoras para los que de empaticos tienen solo la ropa de marca.

Nestor fue un fenómeno. Primero venció al gobernador de Santa Cruz que había apoyado las privatizaciones. Luego presentó a Cristina. Y juntos lo hicieron en la Constituyente de Santa Fe. Era otro cuando comenzaba a ser otro con el nuevo siglo. Se fue en el Bicentenario cuando ya Cristina era Cristina. Toda la generación nacida a la política con ese personaje de historieta para ellos y ellas es la que representa y forma parte del gobierno de los Fernandez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *