Ya no somos los que fuimos

La cuarentena, que respetamos por instinto de supervivencia y defendemos, nos obliga a reelaborar internamente nuestra falta de contacto.

2 comentarios

  1. Creo que los argentinos somos un pueblo individualista , con fuerte sentido solidario. No todos , por supuesto .
    En función de esa impronta individualista , en lo que a mi respecta , no me afecta en absoluto la cuarentena , en cuanto a no establecer contactos físicos.
    Siempre tendí a ser solitario ; por el contrario, dejando de lado las implicancias económicas y de salud que revisten para determinadas personas, por su actividad y grupo de riesgo, señaló que nos viene muy bien para poner en pausa ese caos de contactos frenéticos, esas ansiedades por concretar realizaciones de todo tipo … que por lo general nos llevan a desengaños , a desilusiones .
    Así como la naturaleza, el mundo se está beneficiando con el encierro de los humanos, también nuestra psiquis y nuestro yo descansan de tanto vértigo ; de tanta alienación provocada por los medios .
    Con este encierro pierden quienes hacen cosas malas ; las y los que no estamos en actividades » non sanctas » estamos muy bien.
    Ya pasará esto , y volveremos al fragor ee la batalla , interna y externa .

Deja un comentario