¿Quién tiene que pagarle al FMI?

Ejercicio de retórica política de cara al debate parlamentario. Nota de Jorge Elbaum

De todo laberinto se sale por arriba
Leopoldo Marechal

Nos endeudaron en dólares y se los fugaron los grupos más ricos del país y sus empresarios más prominentes. 

Hasta que llegó Mauricio Macri, nuestra Patria no le debía ni un dólar al FMI.

El 10 de diciembre de 2015, cuando asumió Juntos por el Cambio, el endeudamiento en dólares del sector público era casi nulo. 

Los montos recibidos por el FMI fueron cedidos a las grandes fortunas y la deuda quedó para la totalidad de la sociedad.  

El neoliberalismo político-mediático sigue confundiendo a la sociedad con que el endeudamiento en pesos es asimilable al que se pacta en dólares. El primero no tiene tribunales en el exterior ni el Estado tiene la potestad de refinanciarlo con políticas propias.  

El beneficio para los sectores concentrados fue doble: se les otorgó un inmediato rédito a los poderosos –que se apropiaron de esas divisas–  y al mismo tiempo impusieron una tela de araña fondomonetarista en la que se cede soberanía y se beneficia a los mismos grupos que evadieron y fugaron. 

Ahora, en connivencia con quienes otorgaron el crédito, los cambiemitas apoyan lo que siempre buscaron: la sumisión ante las políticas de Washington. 

El acuerdo con el FMI exige una tutela externa en formato de  “evaluaciones trimestrales” que nos van a ahogar durante dos décadas.

Acordar –en esos términos– con el FMI supone limitar el crédito a las PYMES (responsables del 90 por ciento del empleo), y restringir la inversión en educación, salud, infraestructura, rutas, energía y seguridad.

¿Qué pasa si decidimos pagar a nuestro ritmo, cuando realmente podamos, en el marco de nuestra real capacidad de ahorro, sin desatender los grandes problemas sociales que sufre nuestro pueblo?

Nuestro país puede ir a una moratoria. No será el apocalipsis. Podemos negarnos a los  condicionamientos estipulados y lanzarnos a vivir con lo nuestro.

Para eso se necesita movilización y poder popular. Los dirigentes del Freten de Todos tiene que convocar a esa defensa patriótica. 

Más allá del tembladeral inicial –inducido por los mismos que quieren vernos sometidos a las restricciones del Fondo– podríamos ir pagando nuestras deudas en directa relación con nuestra capacidad de ahorro. Siempre y cuando crezcamos. En nuestros términos. Sin condicionamientos. 

De lo contrario esta sometimiento financiero restringirá la inversión pública y social. 

Los costos de esta enajenación de la riqueza nacional deben ser costeadas por los grupos  concentrados. 

Los mismos que se enriquecieron y que fugaron esas divisas. 

Se podrá estipular un impuesto a las grandes fortunas para que sufraguen, durante treinta años, los 43 mil millones de dólares.  

Con unidad popular podríamos evitar la crisis a la que nos condena el FMI.  

Podemos vivir con nuestro trabajo social colectivo. 

Contamos con todos los recursos básicos para eso. 

Y podríamos terminar, de una vez por todas, con la extorsión cíclica de los mecanismos especulativos de la lógica neoliberal. 

Para lograrlo deberíamos convocar a lxs trabajadores, a los movimiento sociales y a las PYMES en un proyecto de autonomía económica. 

Hay que movilizar a las grandes mayoría para señalar a los responsables de este desfalco provocado por el macrismo fondomonetarista.

Para las grandes gestas las mayorías populares están siempre dispuestas. 

De aceptar pasivamente las exigencias del FMI es posible que entremos en una dinámica similar a la que se desembocó en el 2001.

Los cambiemitas se refriegan otra vez las manos: ellos se endeudan y el proyecto nacional y popular paga los platos rotos. 

Hay que cortar ese círculo vicioso. De la misma manera que los golpistas saben que pueden terminar en cárceles comunes condenados por genocidas, los endeudadores tienen que saber que nunca más se van a beneficiar con pactos fondomonetaristas.  

Necesitamos una gesta patriótica capaz de enfrentar los condicionamientos que nos quieren imponer.

Nos quieren sumisos y obedientes. 

Quieren atemorizarnos con una hecatombe irreversible. 

Nos quieren hacer que esos burócratas neoliberales son –al decir de Eduardo Galeano– monstruos poderosos y extraordinarios. Pero no les podemos regalar esa grandeza.

Si no somos capaces de preguntarnos sobre las alternativas posibles –sus costos y sus beneficios– nos están imponiendo el pensamiento único. 

El pueblo argentino ha dado muestras, a lo largo de su historia, de contar con las alas necesarias para practicar los consejos del inolvidable Leopoldo Marechal.

Compartí tu aprecio

5 comentarios

  1. Es un escrito desolador , por lo crudo ; e impulsador , por la necesaria reacción que debe haber .
    Mi impresión, idignante ; es que estamos en un callejón ; en un brete ; en un cuello de botella.
    Siento que el presidente , escogido y elegido, no es apto para liderar una gesta histórica.
    En circunstancias , como las pasadas y actuales, hace falta un hombre o una mujer , con temple , coraje , decisión, grandeza . Hace falta un o una estadista . Va de suyo que Fernández no lo es .
    Se decidió entregarle el poder a la ala o sector , perdedor , irreoresentativo , y hasta inútil del Frente de Todos . Estas personas que gobiernan el Ejecutivo nacional provienen del PJ porteño ,históricamente perdedor . ¿ Qué soluciones plausibles pueden tomar ? Ninguna. Carecen de talento , visión , arraigo popular . No tienen épica, como diría Sandra Russo.
    Jorge Elbaum es un soñador impenitente . Tiene formación, preparación, visión, patriotismo ; está enraizado con el pueblo .
    El punto es que todo depende de nosotrxs . Y no estamos preparadxs ; pero debemos estarlo . Somos comos los dieciochoañeros de Malvinas . Se tuvieron que hacer hombres a la fuerza , siendo niños .
    No contamos con la guía y el acompañamiento necesario de quienes conducen el Ejecutivo . No tienen madera ni agallas . Ahora se entiende lo de Cristina de » salgan a la calle si algo no les gusta ; sean dirigentes y dirigentas de ustedes mismxs » .
    Lo dijo porque estaba conociendo a Fernández Alberto . Sabía de su falta de coraje innata . La pregunta, insólita y amarga , se cae de madura: » ¡ Para qué lo designó, si sabía que no servía ! La respuesta puede ser » para que lo traiga a Massa y así ganar en primera vuelta » . A dos años de gobierno ¿ sirvió ganar en primera vuelta ? NO .
    Alberto Fernández y su entorno porteño no tenían la menor idea de lo qye era gobernar , y lo que es peor , tampoco les importaba .
    Se encargaron de dilapidar vertiginosamente el caudal electoral . Se cayó , una vez más , en la justificación de todo . Anibal Fernández , Valdez , ahora Cerrutti, se encargaron de justificar todo . Hasta Tailhade al ser entrevistado por Jugo de Limón, casi resugnsdo dijo que no creía que se llegué a nada con la » Gestapro » . Y es , junto con Moreau , en quienes más confiamos .
    Esto es porque desde la presidencia de la Nación se bajó un mensaje de abulia , apatía, desinterés ; todo de manera dekiberada y calculada.
    Ahora , Jorge Elbaum , nos convoca a la épica ; a guapear . Tenemos que salir a csmpo traviesa . Somos los chicos dieciochoañeros de Malvinas .
    No fue justo aquella vez ; no es justo ahora .
    Hemos permitido que la derecha de mierda , nos robe siempre , y nos mate siempre .
    ¿ Quedaremos en los libros de historia por algo bueno ?

  2. Ahora en el.debate parlamentario aparecerá con que subjetividad cuenta el pueblo representado. Es fundamental la movilización para discutir soberanía.

  3. El pueblo es un desastre yo no confío ni creo en el ! Voto a macri !! A estos dos últimos desastrosos mal llamados políticos que ni el nombre recuerdo bien ! Como creer en esa gente que te llevo adonde estamos

  4. Vamos todavia SOBERANOS. Ayer al enterarme de la renuncia de Maximo me volvio el alma al cuerpo. Es mucha gente que se siente FELIZ de volver mejores (no renovadores)y de sentirnos identificados y representados por Ustedes. Volvemos a Ser un NOSOTROS. Ni Ustedes ni Nosotros estamos Solos. Fueron 2 años de Soledad…NUNCA MAS✌

  5. «El neoliberalismo político-mediático sigue confundiendo a la sociedad con que el endeudamiento en pesos es asimilable al que se pacta en dólares. El primero no tiene tribunales en el exterior ni el Estado tiene la potestad de refinanciarlo con políticas propias. »

    Este parrafo explica con creces por que el ahorrista NO cree en el peso y nadie invierte un peso.
    Ni siquiera se plantean que esta mal tener un Estado constantemente deficitario.
    Se desprende que endeudándote en pesos vos podes:
    a) pagarlo con impresión monetaria
    b) postergar o suspender los pagos, hacer quitas de capital e intereses, cambiar los plazos y/o montos
    c) manipular la Justicia para que los fallos sean lentos o rapidos segun se necesite.
    Plan Bonex y Corralito mas posterior pesificación asimetrica en eterno loop!!!

Deja un comentario