Manzanas, huevos, mandarinas

Ilustración Gio Fornieles

-Buen día Luis.

-Hola, ¿todo bien?

-Y… todo lo que se dice todo… ¿qué onda con el tomate hoy? ¿Subió o bajó? 

-Subió, y es tomate viejo, no compres, se te va a pudrir enseguida. 

-¡Ah bueno! Así no vas a vender mucho jaja.

-No, pero esta info es sólo para compañeres, que como sabemos, en este barrio no abundan.

-Bueno, dame un kilo de manzanas.

-Son dos kilos por 400, por kilo sale 220.

-¡Qué es eso de vender todo por dos kilos ahora! ¿Para qué quiero dos kilos yo que vivo solo?

-Llevá llevá que la manzana no se pudre y está buena… Te doy un kilo por 200, por ser vos.

-Está todo recaro que lo parió.

-La verdad… si Alberto no se pone las pilas… el año que viene sabés qué… Va a estar muy complicado, Si nosotros que lo votamos ya ni ganas de criticarlo tenemos… Hola Doña. ¿Cómo anda? 

-Bien. Muy bien. ¿De criticar a quién? 

-Ah, de … estábamos hablando de fútbol. ¿Le gusta el fútbol?

-De futbol no entiendo nada. Termine de atender al señor que yo espero. 

-El señor ya compró y se estaba yendo. Después me paga señor no se preocupe. Vaya nomás.

-No terminé de comprar, quiero mandarinas también, y una docena de huevos. Pero si querés espero, atendé a la señora que se la ve apurada.

-No sé si creerle Luis, seguro estaban criticando a alguien… ¿alguien del barrio? Cuénteme.

-No. La verdad estábamos hablando de … cualquier cosa. ¿Está cambiada no? ¿se hizo algo en … el pelo o…? ¡Está muy linda! 

-¡Hay gracias! Sí, fui a la peluquería porque necesitaba cambiar algo, y después me fui a un spa, me hice unos masajes hermosos, hay un muchacho ahí que tiene unas manos…. estuve en la cama solar. ¿No se me ve que estoy un poco mas quemadita?

-Si, se la ve … como… más relajada. 

-¡¡¡Cuánto está el tomate!!!  No lo puedo creer. ¡Qué barbaridad. ¡Esto ya no se aguanta! ¡Adónde vamos a parar! ¡Sale casi como un masaje! 

-Y si, está un poco caro el tomate, pero está muy bueno. ¿Cuánto le doy? 

-Y que quiere que pase, con este gobierno de mierda perdone la expresión que alguna gente descerebrada votó, no hay mucho para esperar. Todo es un desastre, pero todo. Encima la ladrona esa, la chorra lo maltrata al presidente que es como un títere y le dice lo que tiene que hacer, como si cuando ella era presidenta estaba todo bárbaro. ¡Debería estar presa y la tenemos de vicepresidenta! Que increíble… 

-Bueno, algo mejor estábamos en el 2015 ¿no? Me vas a dar Luis las mandarinas o no?

– Si si, ya le doy don Rodolfo, dos kilos o uno?

-Uno.

-No veo el momento de que esta gente se vaya a alguna cloaca de donde nunca tendría que haber salido. Todos chorros y delincuentes.

-Disculpe señora, pero no sé si todos, siempre hay alguno que se tienta, pero la verdad que el macrismo sí que robó por todos lados, y encima nos dejaron una deuda impagable que… 

-¡Es distinto, no va a comparar! El gobierno anterior eran empresarios, que hicieron la plata tra-ba-jan-do, no como estos que se quedan con la plata de nuestros impuestos. Y la usan para mantener vagos para que los voten. Todos deberían estar presos, ¡todos! por chorros y algunos incluso como asesinos. Pobre Nisman, ese hombre… 

-Pero… 

-Acá están las mandarinas, después seguimos vaya nomás Don Rodolfo, que lo están esperando.

-¿Quién me está esperando? ¡Nadie me está esperando!  Un momento, ¿usted de verdad cree que a Nisman lo mataron? ¡Se suicidó Nisman! Si estaba encerrado en el baño apoyado en la puerta, y no había manera de que alguien salga de ahí, imposible, y pidió un arma antes…

-Todo arreglado por la chorra ladrona corrupta que lo mandó a matar. Y que encima cobra una jubilación de más de 500.000 pesos que pagamos todos! ¿Sabía usted eso? ¿Qué le parece eso?

-Pero no vio que todas causas que le armaron se van cayendo? Y la jubilación es…

-¡Claro, porque tiene comprada a la justicia! Por eso se van cayendo. 

-Hablando de comprar, además de las mandarinas, quiere algo más, sino atiendo a la señora y usted ya se puede ir yendo… después me paga.

-No quiero nada más. Anotálo. Chau.

-¿Ese es amigo suyo? Es K ese, es kirchnerista, se le nota enseguida. Además vio como tenía los dientes, todos sucios. Seguro que cobra alguno sueldo del gobierno. Debe ser ñoqui.

-Si, esta gente, ¡no sé porque no se muda a la matanza! Pero yo lo tengo que atender vio.

-Deme medio kilo de tomate y tres mandarinas. Estoy con poca plata hoy. ¿Usted le fía a él? A mí nunca me fió. Mire que esa gente es capaz de no pagarle nunca eh.

-Eh… no no, es que me compró algo que yo necesitaba porque anda por once, y le tengo que dar la plata entonces la voy descontando.

-Bueno me voy. Tenga cuidado con quién se junta. 

-Sí, claro. Adiós, cierre la puerta por favor cuando sale que hace frío.

-Que se la cierre el señor que parece que se olvidó de algo. ¿Se olvido de algo usted? ¿De la decencia por ejemplo? Yo que usted Luis no le vendería nada al señor, si puede llamárselo así. Adiós.

-Uf casi me rompe la puerta. Oíme una cosa: ¿Sos boludo vos?

-Es que me olvide de los huevos. Los que te faltan a vos me parece. 

-¿Pero te das cuenta lo que le puede pasar a mi negocio en este barrio de garcas si se enteran a quién voté?

 -Ah…

Compartí tu aprecio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.