Categorías
Política internacional

Cuba es el ejemplo de lo que son esos valores que el mundo perdió

Siempre estás. Desde que tuve conciencia más o menos imprecisa de lo que está bien y lo que está mal, siempre estás. Durante mi adolescencia, te imaginaba. Yo era una piba que crecía en una dictadura feroz y no entendía nada de política, pero sabía perfectamente, con una certeza tajante, que vos estabas bien, Cuba.

Y muy, muy poco después ya entendía más, y vino el 83 y te conocí. Desesperaba por experimentarte, por olerte, por abrir el pecho como nunca antes, quería saber el gusto de tu café y babearme en la blandura de tus aguacates.

Siempre estuviste colocada en el lugar de lo extraordinario, de lo que alguna vez venció lo invencible desde su pequeñez y su fe.

Hay miles de motivos para amarte. Quien ha escuchado reír a tu pueblo, piensa que cómo no van a perdonarlos los muertos de esa felicidad. Si lucharon y se ofrecieron para que tantas generaciones de cubanos hayan vivido y vivan sus vidas con la alegría de las necesidades básicas satisfechas, y el conocimiento a su
disposición.

Hoy veo tus médicos llegando a Italia y escucho los aplausos que los reciben. Tu medicina fue clave en la meseta que logró China. Tus médicos siempre están donde se los necesita. En paz, en guerra, en pandemia. Cuba, mi amada isla orgullosa, quería decirte hoy, que todos tenemos miedo, que el amor que te tenemos es porque desde hace más de medio siglo sos la gema que se refleja en los arroyos tranquilos del alma. Mientras afuera ruge el mal.

¿Te gustó?  Compartilo 👇

WhatsApp
Telegram
Categorías
Política

El análisis descarnado y autocritico de Frei Betto

La Habana, 31 ene.- El teólogo brasileño Frei Betto llamó a la izquierda de América Latina hacer un análisis crítico sobre su proceder en los últimos tiempos y comenzar un trabajo dirigido a organizar a las masas populares.

“La izquierda tiene que ser autocrítica, sentarse a pensar que equivocaciones cometieron para permitir que la derecha vuelva con tanta fuerza en nuestros países”, declaró Betto a Prensa Latina en el contexto de la IV Conferencia Internacional Por el equilibrio del mundo, que concluye hoy en el Palacio de las Convenciones.

No basta decir que son cosas del Imperialismo, todo eso lo sabemos y jamás va a descansar, mucho menos a facilitarnos nuestras tareas, subrayó Betto en la cita que agrupa intelectuales y politólogos de 65 naciones.

“Hemos cometido algunos errores, como por ejemplo la corrupción, no hacer trabajo de alfabetización política con el pueblo y no organizar las bases populares”, lamentó el escritor brasileño.

“Muchos de nosotros se equivocaron pensando que estar en el Gobierno era estar en el poder, y estar en el poder es una cosa y quien tiene el poder es otra”, expresó.

“No hemos sabido fortalecer el poder popular y es lo único que nos permite que un Gobierno progresista tenga el verdadero poder”, recalcó Betto.

Es vital, expresó, hacer un trabajo para concientizar y organizar a las masas, como se hizo en Cuba con los Comités de Defensa de la Revolución, la Federación de Mujeres Cubanas, y el movimiento sindical.

Todos estos factores se movilizaron desde el inicio de la Revolución cuando la nación caribeña fue fuertemente agredida, recordó Betto.

Esa es la única manera y ustedes tienen lecciones para darnos, enfatizó el intelectual brasileño.

La IV Conferencia Internacional por el Equilibrio del Mundo es un foro multidisciplinario y plural para promover el intercambio de ideas entre intelectuales de las más variadas corrientes del pensamiento. (Texto y fotos: PL)

Categorías
Política

Chispazos pero adentro

Los chispazos por los presos políticos fueron inevitables, pero se equivoca la derecha si cree que las disidencias o los diversos estilos y procedencias que integran el Frente de Todos caerá en la trampa de la fricción destemplada (lo que no quita, claro, que alguna declaración lo sea). No los hemos padecido en vano a ellos. No los hemos sufrido sin aprender un tono que nos permita no ser hipócritas ni disciplinados, y al mismo tiempo hacer lo que el propio presidente pidió: que le digamos lo que pensamos.

Todavía no hemos recuperados índices de libertad de expresión asimilables a una democracia. Y no es porque el gobierno acalle a nadie esta vez: el problema de la libertad de expresión en nuestros países tiene que ver con el mercado de medios. Todo el aparato mediático está presto a tender zancadillas, cuando no operaciones cotidianas, como las dirigidas al gobernador Kicillof. No hay voces que equilibren, salvo tres o cuatro excepciones… contra miles.

La Nación tituló ayer que Cristina dijo en Cuba que está en contra del lenguaje inclusivo. No lo dijo. Dijo que no le gusta el lenguaje inclusivo, que no lo cree efectivo, pero también dijo, en una posición parecida a la de la legalización del aborto, que ése es su punto de vista pero que contempla los de los feminismos. Hacer esa salvedad de honestidad intelectual que la dispensan de cualquier cosa parecida a la demagogia, es imposible para ella sin que su voz sea alterada, puesta a punto para la reacción rápida y en contra. Si es a lo que juegan todos los días desde hace años. No al periodismo. A eso.

Entre nosotros habrá más diferencias como la de los presos políticos. Para una base importante del electorado del FdT son una bandera. Porque hemos visto lo que los diarios no publican. Desde hace años leemos lo que los diarios no publican. Porque no tenemos dudas. Vivimos en la realidad, no en la agenda de Clarín. Por eso pudimos organizarnos y ganar.

No vamos a desperdiciar torpemente esta oportunidad. Será así: diciéndonos con honestidad lo que pensamos y sentimos, y en qué el apoyo es incondicional pero en qué, también, se nos debe
responder como electorado. Todos nosotros, los dirigentes y los ciudadanos que votamos este gobierno estamos haciendo política. De modo que nada es personal. Discutimos posiciones y tiempos.

No seríamos quienes somos, ni hubiésemos afrontado la vida como lo hemos hecho quienes insistimos en que los presos son políticos. Y se lo decimos a un gobierno que consideramos nuestro. Tenemos paciencia y la seguiremos teniendo porque vemos el trabajo cotidiano, titánico para un mes y medio. Así que los grandes medios y el macrismo pueden dejar de ilusionarse con que caeremos una vez y otra vez y otra más en sus cantos envenenados. Esa fisura que buscan como sabuesos está blindada por la experiencia y la esperanza.