Categorías
Política

Chispazos pero adentro

La derecha se entusiasma con una fisura cuando surgen divergencias en el FdT. Pero no somos ingenuos. No celebren que no se rompe.

Los chispazos por los presos políticos fueron inevitables, pero se equivoca la derecha si cree que las disidencias o los diversos estilos y procedencias que integran el Frente de Todos caerá en la trampa de la fricción destemplada (lo que no quita, claro, que alguna declaración lo sea). No los hemos padecido en vano a ellos. No los hemos sufrido sin aprender un tono que nos permita no ser hipócritas ni disciplinados, y al mismo tiempo hacer lo que el propio presidente pidió: que le digamos lo que pensamos.

Todavía no hemos recuperados índices de libertad de expresión asimilables a una democracia. Y no es porque el gobierno acalle a nadie esta vez: el problema de la libertad de expresión en nuestros países tiene que ver con el mercado de medios. Todo el aparato mediático está presto a tender zancadillas, cuando no operaciones cotidianas, como las dirigidas al gobernador Kicillof. No hay voces que equilibren, salvo tres o cuatro excepciones… contra miles.

La Nación tituló ayer que Cristina dijo en Cuba que está en contra del lenguaje inclusivo. No lo dijo. Dijo que no le gusta el lenguaje inclusivo, que no lo cree efectivo, pero también dijo, en una posición parecida a la de la legalización del aborto, que ése es su punto de vista pero que contempla los de los feminismos. Hacer esa salvedad de honestidad intelectual que la dispensan de cualquier cosa parecida a la demagogia, es imposible para ella sin que su voz sea alterada, puesta a punto para la reacción rápida y en contra. Si es a lo que juegan todos los días desde hace años. No al periodismo. A eso.

Entre nosotros habrá más diferencias como la de los presos políticos. Para una base importante del electorado del FdT son una bandera. Porque hemos visto lo que los diarios no publican. Desde hace años leemos lo que los diarios no publican. Porque no tenemos dudas. Vivimos en la realidad, no en la agenda de Clarín. Por eso pudimos organizarnos y ganar.

No vamos a desperdiciar torpemente esta oportunidad. Será así: diciéndonos con honestidad lo que pensamos y sentimos, y en qué el apoyo es incondicional pero en qué, también, se nos debe
responder como electorado. Todos nosotros, los dirigentes y los ciudadanos que votamos este gobierno estamos haciendo política. De modo que nada es personal. Discutimos posiciones y tiempos.

No seríamos quienes somos, ni hubiésemos afrontado la vida como lo hemos hecho quienes insistimos en que los presos son políticos. Y se lo decimos a un gobierno que consideramos nuestro. Tenemos paciencia y la seguiremos teniendo porque vemos el trabajo cotidiano, titánico para un mes y medio. Así que los grandes medios y el macrismo pueden dejar de ilusionarse con que caeremos una vez y otra vez y otra más en sus cantos envenenados. Esa fisura que buscan como sabuesos está blindada por la experiencia y la esperanza.

7 respuestas a «Chispazos pero adentro»

Comparto totalmente.
Fernandez da la saludable sensación de que sabe lo que hace y hacia dónde se dirige .
Eso da tranquilidad.
No obstante , es comprensible la urgencia que nos causa la injusticia de la situación de los presos políticos .
De todas maneras , el tema es cada vez más candente .
Por último , hay que ir creando más y más y más masa crítica para maniatar primero , y terminar después, con los medios de no comunicación de la derecha .
La Argentina es siempre pionera en todo . Es punta de lanza para el mundo .
Se puede hacer .
Reflexionar profundamente sobre esto .

Concuerdo con vos, luis María, nuestro país tiene el privilegio de contar con capacidad científica y tecnológica, con mano de obra altamente capacitada, con tipos que hacen andar una máquina con un alambre y con un territorio envidiado por muchos. Si Alberto y Cristina consiguen mantener el apoyo firme de la mayoría del pueblo no nos para nadie.

Ojalá fuese así, disculpa el pesimismo.
Los medios alternativos no solo son pocos, sino que además la mayoría de ellos, en parte por problemas de presupuesto tal vez, no cuentan con lo necesario, y los más masivos que publican noticias permanentemente no tienen jefes de redacción ni personal idóneo que controle el material (muchas veces sin darse cuenta caen en las trampas de Magnetto, llaman Bergoglio al Papa Francisco -por citar un ejemplo simple- y hasta republican fake news).
Me parece que Clarin, más con el poder extra acumulado estos últimos cuatro años, la tiene bastante fácil. Mucha gente parece ser manipulable.
Ojalá yo esté equivocado, y Cristina, con su gran inteligencia que ya ha demostrado sobradamente, tenga un plan al respecto.
Esperar que fallezca Magnetto ya se intentó y no dio resultado, es como Mr. Burns, con una gota de sangre en las venas puede seguir vivo.

La «e» y los «presos políticos». Temas vigente ¿no?. La lengua es dinámica y dirá por sí misma si, guste o no, usaremos un lenguaje más inclusivo. Lo otro es más urgente. Yo banco, comprendo y apoyo en general a este gobierno. Pero, como vos decís, Sandra, no me callo algunas cosas que me parecen injustas, sobre todo, porque fue Fernández (A), quien pidió que le digamos qué está mal. Por una u otra cosa (peleénse en las instituciones y no en los medios: eso déjenlo a nosotres, les comunes) esas personas están injustamente presas. Los procedimientos judiciales deben cumplirse, lo sé. Pero, si hay buena fe, se aceleran. Ni siquiera pido que sean parciales. Pido que se dejen de joder y RESUELVAN.

Eso puede ser verdad para la aglomeración de «los votantes» – que lo son por muy disímiles causas anecdóticas, pero para el Movimiento, CRISTINA ES LA JEFA y si ella no está contenta con el fundamentalismo de género, NADIE la puede apretar… ¡¡¡Ni las feminazis!!!

«Todo el aparato mediático está presto a tender zancadillas, cuando no operaciones cotidianas, como las dirigidas al gobernador Kicillof. No hay voces que equilibren, salvo tres o cuatro excepciones… contra miles».

Muy cierto, pero, ¿cómo se enfrenta eso?
Sabemos bien que son periodismo ciego. No, no se hacen, son. O algunos se hacen, no sé, pero siempre terminan con sus relatos mentirosos en un abismo tras otro, y allí conducen a todos sus seguidores, cual chanchos bíblicos. ¿Pero cuántas veces más?
Veamos, las usinas en realidad no son tantas, sino dos o tres a lo sumo.
¿Cómo encarar entonces el tema?
Siempre pensé que hay una sola forma, la más eficaz, la más sencilla, tan sencilla y tan eficaz que yo no sé cómo no se le ocurrió a nadie, o quizás sí, a alguno se le habrá ocurrido, el tema es cómo llevarlo a la práctica de manera colectiva o concurrente.
¿Ya se dieron cuenta?, ¿no?, ¡pero qué les pasa, intelectuales!
¿No descubrimos todavía que son puro veneno esos pasquines?, (no les hablo a los intelectuales que relativizan todo, que contra ellos no hay remedio alguno, hablo a los demás, a los que todavía distinguen o creen distinguir entre el bien y el mal, sencillamente, que cuando ven una mentira, dicen, mentira, y la odian, y cuando ven una verdad dicen verdad, y la aman, no es tan complicado).
¿Y qué se debe hacer con los “alimentos” que contienen tanta muerte en sí? ¿No será que lo mejor sea abstenernos de comerlos? ¿O será mejor comerlos e inducir a otros a hacer lo mismo, con comentarios o alusiones?
La propuesta está. Ustedes deciden. Después no me digan que no se los dije, eh?

Consumar nuestra soberanía mental o Nacional es un proceso en marcha a una muy lenta velocidad histórica, la paciencia colectiva es un acto permanente, sin embargo en términos generales esa continuidad trasciende los períodos de la conquista y las colonias con una mejora constante e imperceptible desde la mirada de época en donde existe la sensación general que el mundo comienza solo desde el nacimiento personal. Las evidencias se miden con la libertad individual-colectiva que brindan bienestar y felicidad en el bien común, muchas personas consuman su libertad solo desde su egocentrismo con el inevitable choque con la realidad. La inteligencia solo se aplica en el campo de consciencia de las personas, lo no visto o experimentado no existe salvo en una ficción compensatoria y necesaria bajo el poder del significado de la palabra con la que pensamos y que nos brinda la sensación de estar comunicados para pertenecer a la tribu mostrando los conceptos de poder necesarios con el lenguaje y mejor aún, en los títulos o etiquetas de poder, no hay que confundir ésta máscara de cohesión social con lo cierto del acto o ejemplo, pretender ser algo o alguien es un proceso de transición de vestimentas y mascaradas de pruebas.

La función fundamental de cualquier educación es la liberación de las personas, el problema subyace en que primero se constituye el aparato pensativo-creativo y del juicio como automatismos reflejos con el principio inevitable de supervivencia y que en una segunda etapa nos liberamos para discernir y re adaptarlo a nuestra voluntad creativa, en general esto segundo no sucede y las personas asumen que su maquinaria pensativa forma parte de su personalidad y por lo tanto es imposible una modificación ya que afecta directamente a su supervivencia y existencia desde la simulación de un YO constituido lógicamente desde el colectivo. En las personas que consuman su principio egoico de libertad y poder convenido desde la tribu desde un espíritu básico de supervivencia es prácticamente imposible que la información de cambio logre derribar las defensas mentales del juicio, para estas personas solo funciona el efecto desde las experiencias para que logren abrir paso a una comparación superior sin negación, generalmente un shock positivo o negativo como lo es tener un hijo, una crisis o una enfermedad puede lograr este objetivo si poseen la información correcta, los efectos negativos no solo solo son señales de alarma sino también parte del proceso lógico de cambio de romper con un orden caduco. Lo que aumenta la fuerza del no cambio es la idea de Dios(colectivo) que es asimilada por el juicio del aparato pensativo como un fenómeno exógeno, una mirada externa e inalcanzable desde donde es más sencillo influir con la palabra sobre la voluntad de las personas en lo que denominan el alma, haciéndolas dependientes de un intermediario interpretativo de la realidad, sin embargo este espacio exógeno puede ser llenado por otras ideas como paradigmas científicos que logran el mismo efecto sobre la voluntad con la que justifican sus actos, por lo tanto empoderar al intelecto sin la consciencia es posicionarlo solo bajo las ideas dominantes, es decir que el engaño es posible en cualquier IQ fomentando sus «fortalezas» desde sus debilidades, esa captura corporativa de las mentes brillantes tienen un propósito claro, la herramienta que dirige a la persona con un estímulo de bienestar.
El conocimiento es el real capital de poder, sin embargo debe ser acompañado por la sabiduría que es la forma correcta de aplicación del conocimiento y una fuerza llamada Valor para iniciar el proceso de cambio de lo caduco, y lo más importante, sin romper la cohesión social sostenida y dirigida por las ideas dominantes que se adhieren como parásitos a lo fundamental que no necesita de esas ideas, de la explicación o interpretación posterior del acto.
Llevamos miles años en este juego de liberación que es aprender a usar nuestra maquinaria biológica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *