Categorías
Política

Vocerxs destituyentes

Hay una variopinta banda desafinada que teme que a la Argentina le vaya bien. Nota de Carlos Caramello

VOCEROS
OFICIOSOS
Los ejércitos mercenarios y los auxiliares
son inútiles y peligrosos

Nicoló Macchiavelo

Suelta de cuerpo. Muy suelta de cuerpo, Juana Viale (a) “La Nieta”, con cara de inocente y tono pseudo-beboteo preguntó “Y, ¿termina el Gobierno?… ¿Termina el mandato?”. Fue la pregunta-respuesta a un comentario ya desafortunado de una de las históricas viudas del peronismo: Julio Bárbaro, otrora funcionario menemista, funcionario de Duhalde, funcionario de Néstor e interventor del PJ de la mano de Macri. Dijo: “Este Gobierno no gana las elecciones”, refiriéndose en los comicios del próximo año. La mesaza tembló. Tintinearon las copas de cristal. Y Juanita, que percibió una suerte de reconvención silenciosa, se retractó rápidamente. E insistió en su retractación luego del programa. Pero el huevo de la serpiente había sido depositado en tiempo y forma.

Rápido de lengua pero lento de reflejos políticos, Ernesto Sanz, el que denunció Pérez Corradi, el que avaló la inclusión de jueces de la Corte por decreto, utilizó un zoom con la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, para descerrajar su pregunta cuasi golpista: “¿Cuánto tiempo demora esto en explotar?”, dijo, consciente de que esa pregunta iba a filtrar y se iba a instalar en las calenturientas mentes de la oposición más cerril.

Con Luis Novaresio como contraparte (no es un dato menor) y en un canal de esos que los medios concentrados usan para disimular sus propias operaciones, Eduardo Duhalde, (a) “Tachuela”, se puso cómodo con la idea de un golpe militar en 2021. “Es ridículo que piensen que el años que viene va a haber elecciones ¿Por qué va a haber elecciones? Tenemos un récord, la gente no lo sabe o se olvida: entre 1930 y 1983 hubo 14 dictaduras militares presidentes militares?” dijo ante la cara de estupefacción del conductor que pidió mas explicaciones chocando con un Duhalde gestual, lleno de tic sobradores y con chamuyo sobre información que, claro, los pobres mortales no tenemos.

Tres frases destituyentes (descontando la de Javier Milei porque hay algo en mi formación que me impiden considerar los dichos de los dibujitos animados) en menos de 15 días, disparadas con mira infrarroja de armas cargadas en una misma cueva. Y con objetivos humanos precisos. Juanita a su platea de señoras antiperonistas, crédulas y paquetas; Sanz hablándole a un radicalismo gorilizado que pide sangre y sólo sangre y, Duhalde, atendiendo a un peronismo residual y trasnochado que sólo desea la derrota de cualquier cosa que se parezca al kirchnerismo, Alberto incluido, aunque no se parezca en nada.

Y atrás, en las sombras, como ventrílocuo experto, Beto de Chivilcoy & Sus Mariachis, poniéndole voz a figuras mudas, casi de cera; estáticas, pálidas, un poco aterradoras, que agradecen el momento en que les permiten volver a brillar aunque más no sea un poco.

Voceros oficiosos, hubiese definido algún viejo cronista destacado en cualquier palacio de gobierno. Operadores módicos, digo yo; los que incineran viejas o futuras glorias en servicios cada vez más humillantes e inútiles… Sólo por 24 horas de presencia discutible en medios y redes.
Bazofia mediática. Porquería.

¿Te gustó?  Compartilo 👇

WhatsApp
Telegram

4 respuestas a «Vocerxs destituyentes»

Caramello termina de conquistarme definitivamente.
Brillante .
Irónico, mordaz , impiadoso , letal , brutal .
Fue un caramelo ácido Caramello .

Los mercaderes de la muerte esparcidos por todos los canales como siempre disfrazados de corderos salen a tantear el terreno, pero el grito silencioso del #NuncaMas fue contundente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *