Categorías
Política

Vocerxs destituyentes

VOCEROS
OFICIOSOS
Los ejércitos mercenarios y los auxiliares
son inútiles y peligrosos

Nicoló Macchiavelo

Suelta de cuerpo. Muy suelta de cuerpo, Juana Viale (a) “La Nieta”, con cara de inocente y tono pseudo-beboteo preguntó “Y, ¿termina el Gobierno?… ¿Termina el mandato?”. Fue la pregunta-respuesta a un comentario ya desafortunado de una de las históricas viudas del peronismo: Julio Bárbaro, otrora funcionario menemista, funcionario de Duhalde, funcionario de Néstor e interventor del PJ de la mano de Macri. Dijo: “Este Gobierno no gana las elecciones”, refiriéndose en los comicios del próximo año. La mesaza tembló

¿Te gustó?  Compartilo 👇

WhatsApp
Telegram
Categorías
Política

Memoria de Evita

«Yo sé que ustedes recogerán mi nombre
 y lo llevarán como bandera a la victoria». 

Eva Perón

Ella sólo cabía en la palabra Compañera.

Tanta mujer debía, necesariamente, llamarse como la
primer mujer: Eva.

Lo demás puede ser historia, mito, casi sueño. Las
polvorientas calles de Los Toldos, la infancia sin juguetes.
La Evita pequeña, delgada, los ojos muy abiertos frente al
cadáver de un padre que apenas si la reconoció con un
apellido.

Evita niña, arrullada por la letanía de la máquina de coser
que no acababa nunca su tarea pero servía para darles de
comer a ella y a sus cinco hermanos

¿Te gustó?  Compartilo 👇

WhatsApp
Telegram
Categorías
Cultura

Volver a pelear Cepeda y Pavón

No dispare, general… ha ganado”. La frase -que José María Rosa pone en boca de un gaucho del ejército porteño para evitar que Bartolomé Mitre huya al galope del campo de batalla de Pavón-, bien podría ser la síntesis de una recurrencia histórica que vale la pena revisar a la luz de los últimos actos de la derecha porteña, tanto los destituyentes y como los violentos.

Justo José de Urquiza, a pesar de haber ganado, abandona la escena al tranco de su caballo, como para dejar en claro que se trataba de una retirada voluntaria. No recoge las mieles de su éxito militar en Pavón así como dos años antes, en octubre de 1859, se había contentado con tomar un puñado de prisioneros en lugar de terminar definitivamente con el ejército de Buenos Aires, al que había derrotado en la batalla de Cepeda

¿Te gustó?  Compartilo 👇

WhatsApp
Telegram